Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

El Universo

El Sistema Solar

Vida Extraterrestre

¿Estamos Solos?

Los Mundos Alienígenas Más Extraños

Vida en el Sistema Solar

Vida en los Exoplanetas

Primer Contacto Alienígena

Planeta Tierra Alienígena

La Búsqueda de Vida Inteligente

Aliens: ¿Estamos Solos?

Mundos Alienígenas

La Ecuación de Drake

Alienígenas

¿Sobreviviremos al Primer Contacto?

Buscando una Segunda Tierra

Safari Extraterrestre

Colaboradores Habituales

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.84.236.168

Datos de Pagina

Últimos datos conocidos sobre la existencia de exoplanetas y la posibilidad de que algunos de ellos sean habitables.

Creada20-07-2015
Modificada18-05-2017
Total Visitas96
Diciembre1

Reseña del Documental Planeta Tierra Alienígena

Planeta Tierra Alienígena

Documental del año 2.014 en el que se muestran los últimos datos conocidos sobre la existencia de exoplanetas y la posibilidad de que algunos de ellos sean habitables.

Miles de Millones de Mundos

Durante mucho tiempo hemos pensado que nuestro Sistema Solar era una excepción en el Universo. No teníamos medios de saber si las demás estrellas de nuestra galaxia tendrían planetas como el nuestro.

Pero en 1.995 descubrimos el planeta 51 Pegasi B, muy parecido a Júpiter pero a 50 al de la Tierra.

Fue el primero de una larga lista de descubrimientos. Desde entonces hemos encontrado miles de planetas alrededor de otras estrellas.

La mayor parte han sido descubiertos en los últimos 4 años gracias al Telescopio Espacial Kepler, y gracias a precisas observaciones hemos podido determinar el tamaño de esos planetas y la distancia a la que se encuentran de su estrella.

De las 200.000 millones de estrellas de la Vía Láctea, sólo la cuarta parte, 50.000 millones, son similares a nuestro Sol, y ahora sabemos que probablemente una de cada cinco podría tener planetas de un tamaño similar a la Tierra dentro de la zona habitable de su sistema solar.

Once mil millones de planetas terrestres habitables en estrellas amarillas como el Sol, sólo en nuestra Vía Láctea.

Un Mundo como la Tierra

El candidato más prometedor, de momento, es Kepler 62, una estrella con cinco planetas detectados, dos de ellas supertierras dentro de la zona habitable.

K-62f es un 40% más grande que la Tierra y está en el límite exterior de la zona habitable. En él el agua estaría congelada, pero si tiene una atmósfera es posible que el efecto invernadero lo mantenga más caliente y podrían existir océanos líquidos.

K-62e está más cerca del sol, y es un 60% más grande que la Tierra. Será más cálida, pero probablemente no tanto para que toda el agua se evapore. También es un firme candidato para tener océanos líquidos.

Soles Rojos

El astrónomo John Johnson está estudiando los planetas situados en la órbita de estrellas Enanas Rojas.

En nuestra galaxia hay muchas más Enanas Rojas que Estrellas Amarillas. Son más pequeñas, así que el paso de un planeta atravesando su disco solar es más fácil de detectar, lo que nos ha permitido observar que hay aproximadamente 1'5 planetas del tamaño de la Tierra orbitando Enanas Rojas.

Eso significa que en total hay unos 200 mil millones de planetas terrestres alrededor de enanas rojas, casi veinte veces más que alrededor de estrellas amarillas.

Al ser más débiles que el Sol, la zona templada de una Enana Roja estaría mucho más cerca de su estrella, en una órbita que duraría unos 30 días.

Sus paisajes estarían teñidos de un intenso color rojo, y por las noches se verían los demás planetas del sistema con un tamaño mayor que el de la Luna.

Lunas Habitables

La mayor parte de los exoplanetas encontrados son gigantes gaseosos, y muchos están en la zona templada de su sistema. En ellos no parece probable que pueda existir vida como la nuestra, pero muchos podrían tener lunas.

¿Podrían esas lunas ser habitables?

Aún cuando esas lunas se encontraran más allá de la zona templada, no necesariamente estarían congeladas. Si la órbita de la luna alrededor de su planeta es ligeramente excéntrica, el acercamiento y alejamiento de cada órbita producirá un efecto marea que generará calor, haciendo que la luna se caliente más desde el interior que desde su estrella.

Planetas como la Tierra girando en torno a Estrellas Amarillas o a Enanas Rojas, Lunas orbitando alrededor de Gigantes Gaseosos, calentados por el efecto marea.

Cada vez se nos abren más posibilidades de encontrar exoplanetas o exolunas capaces de albergar Vida.

Con esas cantidades de cientos de miles de millones de planetas y lunas posiblemente habitables en la Vía Láctea ¿cómo no va a existir la Vida en algunos, quizás muchos, de ellos?

Planetas con Vida

Para saber si existe Vida en un exoplaneta o exoluna podemos analizar la composición de su atmósfera, ver los elementos químicos que la componen y detectar algunos elementos que, por lo que sabemos, sólo pueden encontrarse como residuo de procesos orgánicos.

Hasta hace pocos siglos se pensaba que eso sería imposible, pero gracias a los descubrimientos de Newton, Fraunhofer y otros físicos, hemos aprendido que la luz de las estrellas se puede descomponer en su espectro, un arco iris con todos los colores del rojo al violeta, en el que hay franjas negras, llamadas líneas de absorción, que nos pueden indicar los elementos químicos que existen en el lugar del que procede la luz.

Analizar la luz de una estrella es fácil, pero un planeta sólo emite la luz que refleja desde su estrella. Es una luz mucho más tenue y resulta casi invisible ante el intenso resplandor de su estrella.

Para poder observar la luz de los exoplanetas se ha planeado construir una sombrilla estelar y colocarla a unos 50.000 Km de distancia por delante de un telescopio espacial. La sombrilla eclipsaría la luz de la estrella y permitiría ver de forma individualizada la luz procedente de los planetas que la orbitan.

Se espera poder lanzar la sombrilla en la próxima década, y si todo va bien podremos fotografiar exoplanetas y analizar la composición de su atmósfera y su superficie para saber si contienen productos químicos de origen orgánico.

Agua y Vida

Por lo que sabemos, para que exista Vida es imprescindible que exista agua en estado líquido.

Hace 4'5 Ga, nuestro planeta era una bola de magma hirviente a muy alta temperatura debido a las frecuentes colisiones de asteroides. Cuando los impactos se hicieron menos frecuentes la Tierra se enfrió y el vapor de agua que había en la atmósfera se condensó en forma de lluvia.

Fue un chaparrón gigantesco, la Tierra aún estaba muy caliente y la lluvia se volvía a evaporar antes incluso de llegar al ardiente suelo, pero al cabo de millones de años se enfrió lo suficiente para que se empezaran a formar ríos, lagos y océanos con el agua a 90 grados, que con el paso de más millones de años siguió enfriándose.

Y casi inmediatamente después de que se formaran esos océanos apareció la Vida.

Da la impresión de que la Vida surge en el momento en que se dan las condiciones idóneas de presencia de agua en estado líquido, y eso nos indica que, probablemente, de los cientos de millones de planetas habitables de la Vía Láctea la mayoría tendrán organismos vivos.

La ciencia-ficción siempre ha imaginado plantas y animales de lo más extraño, de apariencia alienígena, pero lo más probable es que los animales que vivan en los océanos tendrán forma de moluscos o peces mientras que en la tierra firme vivirán animales similares a reptiles y mamíferos. Y surcando los cielos muchísimas variedades de aves e insectos.

Internamente serán muy diferentes a nosotros, pero la química será la misma y las formas serán similares.

Aún tardaremos miles de años en visitar esos planetas, pero cuando lo hagamos encontraremos organismos que, externamente, podremos reconocer como calamares, peces, reptiles, aves y toda la maravillosa variedad de formas que habitan nuestro planeta.

¿Habrá seres como nosotros?

Sin Noticias de los Vecinos

Desde hace 50 años, el proyecto SETI está examinando el espacio en busca de señales de radio de civilizaciones extraterrestres.

Se supone que si existen seres inteligentes en otros planetas usarán ondas de radio para comunicarse entre ellos y esas ondas de radio, viajando a la velocidad de la luz, se transmitirán en todas direcciones y deberíamos ser capaces de captarlas.

Pero hasta ahora no hemos encontrado ninguna señal de radio de origen inteligente.

Los descubrimientos de los últimos años nos dicen que hay cientos de miles de millones de planetas habitables tan sólo en nuestra galaxia.

Nuestros conocimientos de física, química y biología nos sugieren que la Vida es un fenómeno muy probable, casi seguro, que se habrá desarrollado en la mayoría de esos planetas.

Y suponemos que si un planeta desarrolla una civilización tecnológica usará el espectro electromagnético, en forma de ondas de radio o de luz, para comunicarse.

Y si es así, después de escuchar atentamente las ondas electromagnéticas de millones de estrellas ¿por qué no hemos detectado ninguna que delate una inteligencia extraterrestre?

La Improbable Posibilidad

Tomando un único planeta como ejemplo, el nuestro, hemos supuesto que en todos los planetas la Evolución dará los pasos necesarios para que surjan seres inteligentes, pero esta bonita idea podría no ser cierta.

La Evolución no recompensa a los seres más inteligentes, sino a los que se adaptan mejor a los cambios y tienen más descendientes.

De los 4'5 Ga de edad de la Tierra, la Vida apareció hace algo más 3'5 Ga. Estuvo enclaustrada en el fondo de los mares hasta hace 600 Ma, en que empezaron a colonizar los continentes. Durante 200 Ma reinaron los dinosaurios, que evolucionaron para ser cada vez más rápidos y fuertes pero no desarrollaron la Inteligencia y que no pudieron sobrevivir al impacto de un asteroide en Yucatán, hace 65 Ma.

Se inició el reinado de los Mamíferos, y hace unos 8 Ma empezaron a desarrollarse los primates. De una especie de primates evolucionaron unas 20 especies homo, hasta que hace unos 150 Ka apareció el homo sapiens, la única especie de homínidos que ha sobrevivido en la Tierra.

Sólo hace unos 10.000 años que empezamos a formar ciudades y civilizaciones. Y sólo hace unos 200 años que empezamos a dominar la tecnología. Salimos al espacio hace 50 años y aún no nos hemos despegado de nuestro planeta.

Pasar de Planeta en Formación a Planeta Habitable requirió 500 Ma.

De Habitable a Habitado, otros 500.

De Habitado a Inteligente, 3.500 Ma.

De Inteligente a Tecnológico, menos de 100.000 años.

Como Planeta Habitado por seres Inteligentes capaces de investigar y extendernos fuera de nuestro planeta apenas llevamos 50 años.

Y en todo este proceso evolutivo la posibilidad de nuestra existencia estuvo siempre en un tris de no llegar a ocurrir.

Si existimos es gracias a una serie de carambolas cósmicas, sucesos tan improbables que resulta difícil determinar si la Vida Inteligente y Tecnológica es algo tan común como la Vida o es algo mucho más improbable de lo que queremos pensar.

Y es posible que este nuevo período que acabamos de iniciar termine con nuestra propia extinción o que nos extendamos a otras estrellas para colonizarlas.

La falta de señales de radio extraterrestres parece indicar que éste último paso es muy improbable. Tal vez no haya civilizaciones tecnológicas en muchas galaxias a la redonda.

Tal vez seamos los primeros.

Esperemos no ser los últimos.

En mi opinión

La Vida surgirá en todo planeta donde se den tres requisitos imprescindibles:

  1. Agua en estado líquido.
  2. Minerales en suspensión.
  3. Aporte energético suficiente pero no excesivo.

También podría aparecer con otros líquidos cuya estructura molecular sea dipolar, como el Amoníaco, pero para que permaneciera líquido tendría que estar muy frío o sometido a una presión muy alta, que impida que se evapore. Las reacciones químicas serían más lentas pero podrían llegar a producir moléculas complejas autoreplicantes, aunque pasaría muchísimo más tiempo que el que se ha necesitado en la Tierra.

Personalmente opino que el candidato perfecto para originar la Vida es un géiser submarino por donde broten muchos minerales con agua a 300 grados, que no hierve por estar a varios centenares de metros de profundidad bajo el mar.

Energía constante, temperatura alta y minerales disueltos son la receta perfecta para que se formen todo tipo de moléculas, trillones de ellas, hasta que el azar genere las primeras moléculas autoreplicantes, dando origen a los primeros organismos vivos.

Pero falta un cuarto factor muy importante: Tiempo.

El planeta tiene que permanecer estable durante tiempo suficiente para que la Evolución haga su trabajo.

La Tierra no ha tenido una estabilidad perfecta, ha sufrido catástrofes que han estado a punto varias veces de destruir toda forma de Vida. Han habido extinciones masivas, algunas de las cuales han dejado la Vida al borde de la extinción durante millones de años. La Vida ha sobrevivido casi de chiripa a esas extinciones.

Y hay dos factores que hacen que, aunque la Vida es muy probable, casi segura, la Vida en la superficie terrestre sea mucho más improbable.

Los rayos cósmicos y las erupciones solares bombardean con radiación todos los planetas de su entorno. Para que los seres vivos puedan vivir y evolucionar en la superficie terrestre hace falta que el planeta esté protegido por un intenso campo magnético, y los planetas del tamaño de la Tierra no tienen campo magnético a no ser que tengan una Luna de tamaño suficiente para que el efecto marea mantenga fundido el núcleo metálico de la Tierra.

Y la Luna no sólo se encarga de mantener un escudo magnético protector contra radiaciones solares y cósmicas. También hace que el eje de rotación de la Tierra sea estable.

Si no tuviéramos Luna, y aún obviando el peligro de las radiaciones, el eje de la Tierra podría estar perpendicular al plano de la elíptica durante 100 o 200 mil años, haciendo que el clima del planeta sea más o menos estable y benigno, pero el eje podría derivar de forma aleatoria y llegar a ponerse paralelo a la elíptica, con lo que el planeta tendría un hemisferio permanentemente iluminado durante la mitad del año mientras el hemisferio opuesto estaría en una completa y gélida oscuridad.

Los seres vivos que evolucionaran durante los períodos de eje perpendicular podrían verse aniquilados durante los períodos en los que el eje de rotación esté paralelo a la elíptica.

Concluyendo: La Luna es necesaria.

Que un planeta del tamaño de la Tierra tenga un satélite del tamaño de la Luna es muchísimo más improbable de lo que desearíamos, por eso pienso que aunque la Vida existirá en los mares de miles de millones de planetas de nuestra galaxia, es bastante más improbable que exista en la superficie de los continentes del planeta. Y en un entorno submarino, por mucho que la ciencia-ficción insista, no veo cómo se podría desarrollar una civilización inteligente y tecnológica.

Ver Ficha de Planeta Tierra Alienígena

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies