Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

Imágenes y Sudarios

En Busca del Rostro de Jesús

Los Misterios del Santo Sepulcro

El Velo de la Verónica

La Sangre de Cristo

Cómo se Creó la Sábana Santa

El Sudario de Turín

El Sudario de Turín

La Sábana Santa

La Sábana Santa

El Cáliz de la Última Cena

La Piedra de Jacob

La Vera Cruz

La Ciencia y los Santos

Hitler y la Lanza del Destino

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Los lugares en los que transcurrieron los últimos días de la vida de Jesús, y las reliquias que nos han dejado pistas sobre su muerte y resurrección

Creada07-02-2017
Modificada17-05-2017
Total Visitas38
Julio1
Junio4
Mayo15
Abril5
Media Mensual6

Reseña del Documental Los Misterios del Santo Sepulcro

Los Misterios del Santo Sepulcro

Jerusalén es una ciudad santa para tres grandes religiones, la judía, la cristiana y la musulmana.

Todos los años es visitada por miles de creyentes que buscan seguir las huellas de los grandes reyes y profetas que han recorrido sus calles.

En ella está el Templo del Santo Sepulcro, donde varias religiones cristianas creen que se produjo el milagro de la resurrección de Jesús.

¿Tienen fundamento histórico o científico esas creencias?

El Cuerpo Desaparecido

A Jesús lo colocaron en el Sepulcro un viernes por la tarde, antes de la puesta del Sol. En la madrugada del domingo su cuerpo ya no estaba allí.

Según los Evangelios, María Magdalena, María, la madre de Santiago, y Salomé, acudieron a la tumba a terminar de amortajar el cuerpo, ya que el Viernes, debido a la puesta del sol que daba inicio al Sábado, no habían tenido tiempo de hacerlo. Al ver que el cuerpo había desaparecido, María Magdalena corrió a donde estaban Pedro y Juan y les dijo que se lo habían llevado. Ambos entraron en el sepulcro y sólo encontraron las telas de su mortaja, enrolladas y puestas aparte. Y Juan supo de inmediato que Jesús había resucitado.

Según algunos estudiosos bíblicos, el cuerpo de Jesús se transformó en una figura insustancial atravesando las telas que lo cubrían, que quedaron sobre la losa sepulcral sin alterar su posición. Pero el sudario que había cubierto su cabeza en el traslado desde la cruz estaba perfectamente doblado.

¿Es posible que este relato evangélico sea veraz? ¿O se alteró y exageró la historia en las décadas transcurridas hasta que los evangelios fueron escritos por primera vez?

Las Escrituras Cristianas

Contamos con más de 15.000 escritos evangélicos. 5.300 en griego, 8.000 en latín y dos o tres mil más en otras lenguas antiguas.

De otras obras antiguas tenemos muchos menos manuscritos. Por ejemplo, de Platón sólo hay 11 copias transcritas. De Tácito sólo dos.

Algunos papiros y pergaminos evangélicos que originalmente habían sido datados en el siglo II, han sido reexaminados y ahora se piensa que pudieron tener un origen anterior, algunos tan antiguos como el año 50, menos de 20 años después de la muerte de Jesús.

Otros testimonios antiguos no cristianos también mencionan a Jesús, como Tácito, Suetonio, Serapion y Josefo. Éste último era un judío que pudo recibir información de primera mano y cuando estuvo en Roma describió a Jesús como un hombre sabio que hizo cosas maravillosas y fue condenado a muerte por las autoridades.

Pese a lo dicho en el documental, debo aclarar que eso no es cierto. Ni Tácito, ni Suetonio, ni Serapion mencionan nunca a Jesús, aunque sí a los cristianos.

En cuanto a Josefo, de su obra Antigüedades Judías se han encontrado varias reproducciones antiguas y la mención a Jesús sólo aparece en una de esas reproducciones. En el mismo lugar de las otras reproducciones no existe esa mención, lo que nos ofrece dos alternativas: O un copista del escrito original añadió ese comentario o los demás copistas se lo saltaron.

Personalmente creo que la mención a Jesús fue añadida por un copista cristiano que pretendía con ello legitimar sus creencias.

¿Hay otras pruebas, aparte de las escritas?

Las Telas Manchadas

En Turín se conserva la tela que supuestamente sirvió de mortaja a Jesús. En ella se reconoce la imagen de un hombre que sufrió tortura y fue crucificado. Se distinguen las manchas de sangre de sus muñecas, el empeine de los pies, los latigazos de la espalda, la herida del costado y las heridas de la frente y el cuero cabelludo que podrían corresponder a una corona de espinas.

Los restos de polen encontrados entre las hebras de la síndone han sido identificados como de más de 70 plantas existentes en Jerusalén, la mitad de las cuales no existen en Europa. Una de ellas en particular sólo crece en la península del Sinaí, y en ningún otro lugar.

Tres de esas plantas tienen flores que en Judea se solían colocar sobre los difuntos entre los meses de Marzo y Abril, que es cuando florecen.

Presumiblemente Jesús murió el 7 de Abril del año 30. No hay ninguna otra figura histórica de la que podamos asegurar con tanta certeza la fecha de su muerte.

??? Si esto fuera cierto, sobraría lo de "Presumiblemente". Lo cierto es que NO HAY ninguna prueba, más que narraciones muy posteriores, de que Jesús existiera, y mucho menos de las fechas de su nacimiento, ministerio o muerte.

Es perfectamente lógico y normal que un creyente quiera aportar pruebas de sus creencias, pero no es nada ético que mienta o que, más frecuentemente, oculte las informaciones que las rebatirían.

De la Cruz al Sepulcro

Según la ley romana, los crucificados eran arrojados desnudos a una fosa común, sin distintivos que los identificasen. Jesús se libró de ese destino gracias a la intervención de José de Arimatea, miembro del sanedrín, que tras la muerte de Jesús pidió autorización a Pilato para llevar su cuerpo a un sepulcro de su propiedad.

Adquirió un rollo de tela de cuatro metros de largo que serviría para amortajarlo según la costumbre judía y un trapo más pequeño con el que envolvieron su cabeza durante el descenso de la cruz y su traslado al sepulcro.

Ver La Sangre de Cristo

Durante el traslado se vertió sangre y pleura de sus pulmones que mancharon el sudario. Se cree que este sudario es el que se conserva en la catedral de Oviedo, España.

Los análisis del polen del Sudario de Oviedo también confirman un origen en Palestina y un recorrido de varios siglos hasta llegar a Oviedo.

E incluso el análisis de polvo y tierra impregnados en las telas, la de Oviedo y la de Turín, indica que es tierra caliza con algunas trazas de aragonita, propias de la zona de Jerusalén.

También el análisis de la sangre de ambas telas ha mostrado que se trata de sangre de varón, del grupo AB, el más frecuente entre la población judía y Palestina.

Todo ello sugiere que ambas telas tienen el mismo origen, la misma antigüedad, y no hay indicios de que puedan haber sido falsificaciones posteriores.

El Amortajamiento

El rito del entierro judío requiere lavar el cuerpo y untarlo con aceites aromáticos antes de envolverlo en la mortaja, pero si el cuerpo ha sufrido heridas sangrantes la costumbre era no lavarlo ya que se pensaba que la sangre formaba parte de la vida del cuerpo y debía ser enterrada con el mismo.

El cuerpo era envuelto en una tela, atado con cintas y dejado sobre la losa sepulcral.

Dos detalles: El entierro de Jesús se realizó con prisas pues según la ley judía debía realizarse antes de la puesta de sol, momento en que empezaba el Sábado, cuando estaba prohibido cualquier trabajo, incluso el amortajamiento. De ahí que, seguramente, lo único que hicieron fue tenderlo sobre la mitad de la mortaja y extender la otra mitad sobre él. Y por eso, terminado el sábado, en la madrugada del domingo fue cuando María Magdalena y otras dos mujeres acudieron a terminar de amortajarlo.

Y otro: En el documental se escenifica el amortajamiento con los familiares enrollando una tela desde el lado, como si se tratara de una sábana, pero eso sería incompatible con la Síndone de Turín, que es una tela de cuatro metros de largo y poco más de un metro de ancho.

La Tortura de Jesús

El análisis de las manchas de sangre de la síndone confirma muchos detalles del relato de la tortura y muerte de Jesús.

Se han contado más de 300 heridas individuales en la espalda, brazos y piernas, causadas por un flagrum, un látigo de varias correas de cuero trenzadas en las que se ataban fragmentos de huesos para provocar más heridas y dolor con cada latigazo.

Casco de Espinas de JesusLas heridas de la frente y el cráneo indican que al reo se le había colocado un casco (no una corona) de espinas.

En la herida del costado se constata que por ella manó sangre y pleura, al atravesarle los pulmones.

Y, en contra de toda la imaginería cristiana, las heridas de los clavos no están en las palmas de las manos, sino en las muñecas, lo que resulta verosímil ya que el peso del cuerpo hubiera desgarrado las palmas.

Por último, hay trazas de inicio de putrefacción en la síndone, algo que suele comenzar a las 40 horas de la muerte. Teniendo en cuenta que Jesús permaneció en el sudario unas 36 horas (desde la tarde del viernes a la madrugada del domingo), eso parece sugerir que la tela estuvo en contacto con el cadáver durante ese tiempo, y no más.

Y no hay marcas de arrastre. Las manchas de la sangre empapada en la tela son nítidas sin signos de que el cuerpo hubiera sido arrastrado sobre ella. Aún en condiciones ideales resulta casi imposible levantar un cuerpo de una sábana sin que algunas de las manchas de las heridas hubieran sido arrastradas.

Uniendo todos los indicios varios investigadores afirman que, con toda seguridad, la Síndone de Turín es la tela que se usó para amortajar el cuerpo de Jesús, y que el cuerpo no fue separado, sino que desapareció milagrosamente dejando la mortaja vacía.

El Tercer Día

En el año 2.000, cerca de las cuevas de Qumram, se encontró una losa de piedra con un texto escrito donde se habla en sentido figurado de la resurrección de una persona.

Ver El Otro Mesías

Se cree que esa persona podría ser Simón, un revolucionario que en el año 4 aC, tras la muerte de Herodes, reivindicó el trono de Israel.

El texto contiene un pasaje con la frase:

Dentro de tres día vivirás.

Revelación de Gabriel

Basándose en esta revelación, los evangelios afirman que unos fariseos advirtieron a Pilato de que los cristianos podrían robar el cuerpo para luego afirmar que Jesús había resucitado.

Y eso es lo que afirma Mateo 27,62-66, pero no es mencionado por los otros evangelistas. Y contradice a los otros evangelistas cuando no menciona a los guardias en las visitas de María Magdalena y los apóstoles al sepulcro.

¿Ciencia o Milagro?

Algunos sindonólogos han experimentado con telas y luz para saber cómo podría haberse formado la imagen de la Sábana Santa, y usando rayos láser ultravioleta en ráfagas cortas de alta intensidad han podido reproducir en una tela de lino unas manchas de color de características similares, aunque no idénticas, a las de la Síndone.

Giulio Fanti describe cómo está impresa la imagen en la tela.

Si cogemos una hebra de lino de la síndone, ésta está compuesta de unas 200 fibras de entre 10 y 20 micrómetros. El color no empapa la hebra, sino sólo las fibras que están en la superficie visible de la hebra. Y las fibras teñidas no lo están sólo en la cara visible, sino en todo su alrededor, pero no en su interior, donde se conserva el color original de la celulosa.

Por medio de pinturas o tintes es imposible conseguir este efecto. En cambio, utilizando ráfagas láser ultravioleta de una cierta intensidad y longitud de onda sí se ha conseguido, lo que sugiere que la imagen de la Sábana Santa fue impresa por una radiación lumínica de origen desconocido que pudo producirse en el momento del milagro de la resurrección.

También se ha experimentado aplicar una carga eléctrica de alto voltaje sobre un cuerpo envuelto en una tela y el efecto corona también ha creado imágenes, imprecisas pero reconocibles, del cuerpo en la tela.

Pero por parecidos que sean estos resultados, la Ciencia se ha revelado incapaz de reproducir o, siquiera explicar cómo la imagen de Jesús quedó dibujada en la Sábana Santa, y para muchos creyentes esto supone una confirmación de que sólo hay una explicación posible.

Un milagro.

En mi opinión

Siempre que nos enfrentamos a un enigma tenemos dos formas de afrontarlo:

  1. Buscar una explicación NATURAL por medio de la ciencia.
  2. O inventar una explicación SOBRENATURAL a partir de la religión.

La explicación natural requiere mucho estudio, conocer las leyes naturales, elaborar hipótesis, demostrarlas o descartarlas y seguir investigando.

Es mucho más fácil y cómodo inventar una explicación sobrenatural, y eso es lo que hacen los colaboradores de este documental.

La hipótesis de que la imagen de la Sábana Santa fue impresa por una radiación milagrosa la descarto porque la tela no estaba lisa sobre el cuerpo, sino amoldada a su rostro y al torso. Si la imagen se hubiera producido por cercanía o radiación, al extenderse la tela y dejarla lisa aparecería una imagen ensanchada, el rostro más ancho que alto, la silueta trasera y la delantera mucho más separadas, y los inevitables pliegues de la tela se hubieran revelado como huecos en forma de cuñas o bandas por el interior de la imagen. Sencillamente, es imposible que por radiación o cercanía se forme una imagen tan perfecta en una tela que, supuestamente, no está lisa, sino amoldada al cuerpo.

Para mí, la Sábana Santa es la reproducción de un cristiano devoto realizada varios siglos después de Jesús (la datación del Carbono 14 indica que sobre el 1.300) y con una técnica pictórica que aún no conocemos.

Descartemos la pintura, húmeda o seca, los tintes o el tejido con fibras de distinto color.

¿Qué misteriosa técnica usó ese devoto artista?

No lo sé. Aún no lo sabe nadie. Pero tarde o temprano lo averiguaremos. Por medio de la Ciencia. Y será una respuesta muy diferente a la que actualmente da la Religión.

Ver Ficha de Los Misterios del Santo Sepulcro

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies