Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Mentes Brillantes

Tecnología Espacial

Inteligencia Artificial y Robótica

La Energía Nuclear

Chernobyl

La Batalla de Chernobil

Chernobil ¿Una Historia Natural?

La Vida Después de Chernobil

Chernobil: 30 Años Después

Fukushima, Una Historia Nuclear

Secretos de Nuestra Era Nuclear

La Promesa de Pandora

El Átomo y Nosotros

Tecnologías Ecológicas

Nanotecnologías

¿Llegaremos a ser Dios?

Inventos

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.204.189.171

Datos de Pagina

Varios Ecologistas, antiguos detractores  de las Centrales Nucleares, han cambiado  de opinión y ahora las defienden.

Creada02-05-2016
Modificada14-07-2016
Total Visitas571
Octubre15

Reseña del Documental La Promesa de Pandora

La Promesa de Pandora

Durante los últimos años, varios detractores de la energía nuclear han estudiado los posibles efectos de su uso y, al tener más información, han cambiado sus posturas volviéndose partidarios y defensores de la energía nuclear.

El Tsunami que asoló Japón en 2.011 y provocó la explosión de la central nuclear de Fukushima supuso un shock para algunos de ellos que les ha obligado a reexaminar sus posturas, preguntándose si se habían equivocado en su cambio de opinión.

En los Inicios de la Energía Nuclear

En sus inicios, la energía nuclear prometía ser una fuente casi inagotable de energía que podría sustituir a los derivados del petróleo. Medio Kg de Uranio puede generar tanta energía como 5.000 barriles de petróleo.

En el Laboratorio Nacional Argo, en Idaho, USA, se construyó el EBR-1, el primer reactor nuclear para producción eléctrica.

Se diseñaron y construyeron dos tipos de reactores nucleares: El Reactor Generador y el Reactor de Agua Ligera.

El Reactor Generador genera Plutonio y puede reutilizarlo en su proceso. El Reactor de Agua Ligera es más sencillo pero produce muchos residuos radiactivos. Fue el que se usó en el Nautilus, el primer submarino atómico de USA.

Los primeros ingenieros querían que los Reactores de Agua Ligera fueran un primer paso transitorio hacia el desarrollo de los mucho más seguros y eficientes Reactores Generadores, pero Rusia estaba realizando una campaña para la construcción de numerosos Reactores de Agua Ligera en URSS y sus países satélites, por lo que el presidente Eisenhower liberó la tecnología para evitar que otros países europeos dependieran de la tecnología soviética. El resultado es que se construyeron, tanto en USA como en el resto del mundo más de 400 centrales que usaban la tecnología más contaminante y peligrosa, y que generaron una cantidad de residuos radiactivos mucho más numerosos de lo que se podían manejar.

El Síndrome de China

La primera central nuclear comercial de USA se construyó en Shippingport, Pensilvania, y era un modelo a mayor escala de los reactores de Agua Ligera que se habían instalado en los primeros submarinos atómicos. Otras compañías eléctricas construyeron más centrales, cada vez mayores y más potentes.

Las centrales de Agua Ligera son intrínsecamente inestables, y para reducir el riesgo de accidentes se tienen que rodear de numerosos sensores y sistemas de control. Mientras más seguridad se quería conseguir, más sistemas tenían que funcionar interactivamente, hasta llegar a un punto en que la complejidad era tal que era muy difícil evitar accidentes.

El estreno de la película 'El Síndrome de China' hizo que mucha gente se concienciara de lo peligrosas que podían ser las centrales nucleares, temores que se vieron confirmados cuando pocas semanas más tarde del estreno se produjo el incidente de Three Mile Island (Isla de las Tres Millas).

Los movimientos ecologistas iniciaron una campaña de manifestaciones contra las centrales nucleares, pero rebuscando en la información financiera de estos movimientos se puede comprobar que los mayores contribuyentes económicos a estas campañas eran las compañías petroleras, que estaban sufriendo un gran impacto económico por la competencia de la energía nuclear.

En Long Island se construyó una central nuclear que empezó a funcionar sin problemas vendiendo electricidad más barata que la de las centrales de petróleo, pero las campañas propagandísticas y manifestaciones contra la central fueron tan intensas que el gobernador hizo que se clausurara, perdiéndose los miles de millones de dólares invertidos e impidiendo que muchos habitantes de Nueva York pudieran beneficiarse de una electricidad más barata.

Contra el Calentamiento Global

En los años 70 se comenzó a hablar, cada vez con más insistencia, del Calentamiento Global provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero de las actividades industriales, y esta idea se convirtió en una bandera más de las campañas de los movimientos ecologistas.

Éstos estaban en contra de las energías nucleares y de las de combustibles fósiles, y defendían que se promovieran las energías renovables, como la solar y la eólica, pero siendo éstas inconstantes no quedaba más remedio que complementarlas con centrales de Gas Natural. Además propugnaban reducir el consumo utilizando aparatos y bombillas que consumieran menos energía.

Pero el progreso creaba cada vez más instrumentos eléctricos y electrónicos, lo que hacía que los países desarrollados consumieran cada vez más electricidad, y el imparable progreso mundial de los países en desarrollo hacía aún más intenso ese incremento. Sencillamente, era imposible reducir el consumo energético mundial, a no ser que se condenara a los países del tercer mundo a seguir viviendo en la pobreza energética y los países desarrollados decidieran retroceder tecnológicamente al siglo XIX.

Ted Nordhaus y Michael Shellenberger eran miembros de varios de estos movimientos ecologistas y defendían las ideas propugnadas por ellos, pero conforme estudiaban los artículos incluidos en el Protocolo de Kioto para evitar el Calentamiento Global se dieron cuenta de que para conseguirlo se tenía que encarecer la energía producida por centrales de Petróleo, Gas y Carbón. Comenzaron a pensar en la energía nuclear como alternativa a los combustibles fósiles, principalmente por el hecho de que, si no hay accidentes, era una energía completamente limpia, respetuosa con el medio ambiente y sin emisiones del denostado CO2.

El Riesgo Sanitario

Se ha hablado mucho sobre los peligros de las Centrales Nucleares, pero apenas se habla del impacto de las centrales de Petróleo, Gas y Carbón. El impacto sobre la salud de las centrales eléctricas por medio de combustibles fósiles es conocido por poca gente, y es MUY importante. Más de 13.000 personas mueren cada año en USA por enfermedades producidas por la contaminación de centrales de Carbón, Gas o Petróleo. Más de tres millones en el mundo.

Si ordenamos las tecnologías de producción energética por el número de fallecimientos producidos durante la extracción, elaboración y explotación de electricidad, el primer puesto corresponde al Carbón, seguido bastante lejos por el Petróleo y, aún más lejos por el Gas Natural y la Energía Hidroeléctrica. Y aún mucho más lejos por la Energía Nuclear y la Eólica.

Sorprendentemente, hasta la Energía Solar ha producido más fallecimientos que la Energía Nuclear ya que la fabricación de paneles solares es un proceso increíblemente tóxico que ha provocado numerosas enfermedades letales para muchos trabajadores de esa industria.

La propaganda y las informaciones tergiversadas han hecho creer a mucha gente que las centrales nucleares han matado a muchísima gente, pero lo cierto es que en USA no ha habido nunca ni una sola muerte por radiación o explosión de ninguna central nuclear.

Incluso en la central de Vermont, cuando se detectó que había una fuga de radiación se explotó propagandísticamente atribuyéndole un riesgo muy superior a la realidad. Durante la protesta, algunos voluntarios ofrecían plátanos a los asistentes, y según una de las entrevistadas...

Si te comieras un plátano, que contiene potasio, a temperatura ambiente, te expondrías a más radiación que si te bebieras TODA el agua que sale de la central en un día.

La Radiación Natural de Fondo

Las mediciones de la radiactividad se realizan en Sieverts, milisieverts y microsieverts, pero esas cantidades se tienen que poner en un contexto para que se pueda comprender su posible peligrosidad.

En la Naturaleza hay radioactividad natural. Hay rocas radiactivas, gases radiactivos en la atmósfera y constantemente somos bombardeados por partículas energéticas en forma de rayos cósmicos, procedentes del Sol y de todas las estrellas que nos rodean, especialmente aquellas que se han convertido recientemente en Supernovas.

La radiación natural es mayor en las montañas que en las llanuras, hasta el doble, y mayor en montañas de granito y basalto que de caliza o arenisca.

Y si viajas en avión, la radiación durante el vuelo es veinte veces superior que en el aeropuerto.

En la playa Guarapari, de Brasil, la radiación natural de la arena de la playa es la mayor de todo el planeta, superior a la permitida en instalaciones nucleares en las zonas de acceso público. Allí vive gente y se bañan cientos de miles de personas al año y nunca se ha constatado que ninguna persona haya enfermado por la alta radiación del terreno.

Y aunque se sabe que una dosis elevada de radiación puede producir cáncer, no se ha encontrado ninguna correlación entre la incidencia de cáncer en las personas que habitan en zonas más o menos radiactivas.

Supongo que esto debe ser porque los organismos son capaces de soportar con facilidad una cierta cantidad de radiación, y esa cantidad es superior a la que se encuentra en los entornos naturales.

La Explosión de Chernobil

La explosión del reactor de Chernobil, en Abril de 1.986, hizo que muchos partidarios de la energía nuclear se replantearan su postura, pero con la perspectiva de 30 años se ha podido comprobar que los más pesimistas temores no se han cumplido.

El reactor que explotó en Chernobil fue el número 4. Los otros tres reactores siguieron funcionando, produciendo electricidad y los trabajadores acudiendo al trabajo durante varios años, hasta mediados de los 90. Ninguno llegó a sufrir daños por la radiación del cercano reactor que había explotado.

El diseño de la central de Chernobil era, intrínsecamente, muy deficiente. El techo era similar al de una nave industrial, capaz de detener la lluvia pero no de contener un escape de radiación. Ningún país del mundo, sólo la Unión Soviética, ha construido centrales nucleares en las que se hayan despreciado tanto las medidas de seguridad exponiendo a la población a un riesgo tan enorme.

Su misión principal tampoco era producir electricidad, sino Plutonio para usarlo en bombas atómicas. La producción eléctrica se implementó más bien como pretexto para justificar la instalación. No se construyó ningún reactor como Chernobil en Occidente.

Estoy exponiendo la información tal como la ofrecen en el documental, y aquí tengo que decir que, según tengo entendido, esto no es cierto. Hace varios años escribí un artículo sobre La Energía Nuclear y de la documentación que pude leer extraje la siguiente información:

Los useños diseñaron dos tipos de reactores, uno, muy peligroso, para producir Plutonio para bombas (y de paso electricidad) y otro, más seguro, para producir electricidad con muchos menos residuos. Del primer modelo construyeron seis centrales, en zonas desérticas lejos de poblaciones, con las cuales armaron varios miles de cabezas nucleares. Después cerraron cinco y dejaron sólo una, que creo que aún sigue funcionando, como ejemplo de estudio. Todas las demás centrales construidas en USA y el resto de Occidente son del segundo modelo, más seguro y menos contaminante.

El problema es que los espías soviéticos robaron los planos del primer modelo, y son los que construyeron en primer lugar. Cuando consiguieron los planos del segundo modelo decidieron no utilizarlo porque su construcción también resultaba mucho más cara. Además, mientras las centrales nucleares USA de primera generación fueron construidas en desiertos, los soviéticos las construyeron junto a ciudades y eliminando muchos protocolos de seguridad que se consideraron innecesarios, sometiendo a la población a un riesgo intolerable.

Repito, es lo que yo tengo entendido por mis lecturas de hace unos diez años, pero os recomiendo que lo confirméis en otras fuentes más modernas y fiables.

La ciudad de Pripiat, al lado de la central, fue desalojada por completo.

Sólo se desalojaron los 43.000 habitantes de Pripiat. La ciudad de Chernobil no se desalojó hasta cinco días más tarde, porque las autoridades soviéticas no avisaron a la población ni al mundo y sólo reaccionaron cuando la radiación procedente de Chernobil fue detectada en Suecia y los satélites useños fotografiaron los restos de la explosión.

Durante varios días, más de cien mil habitantes de Chernobil y alrededores, hombres, mujeres, muchas de ellas embarazadas, niños y ancianos estuvieron sometidos a un baño de radiación aterrador.

Pero apenas año y medio más tarde, algunos de los residentes comenzaron a volver a sus casas. Actualmente viven en la zona muchas personas que hacen una vida normal, algunos desde hace más de 25 años y, según el ministro de su iglesia "nadie ha muerto de cáncer".

Según diversos estudios médicos realizados a la población, dos personas murieron en la explosión por traumatismos producidos por el derrumbe, no por la radiación. En las semanas siguientes a la explosión murieron 28 personas por radiactividad. Desde el año siguiente, 1.987, hasta 2.004 han muerto otras 19 personas por diversas causas, sin que se pueda asegurar que todas esas muertes hayan sido debidas a la radiación.

Varios cientos de miles de personas que trabajaron en el desescombro, conocidos como los liquidadores, recibieron importantes dosis de radiación. Se ha hecho un seguimiento de su salud desde entonces y algo más de 40 de ellos han muerto hasta la fecha. Se estima que varios miles podrían ver reducida su esperanza de vida debido al cáncer.

Según los informes de la OMS, la ONU y otros organismos bastante fiables, no se ha producido el nacimiento de ningún niño con malformaciones debidas a la radiación.

Pero según los detractores de la Energía Nuclear que se manifiestan ante las centrales, han muerto hasta ahora 200.000 personas por la radiación de Chernobil, un millón más morirá en los próximos años y cientos de niños han nacido con malformaciones por culpa de la radiación.

¿Quién miente?

Centrales Nucleares Seguras

Los ingenieros nucleares trabajan para diseñar reactores nucleares más eficientes y seguros y que dejen menos residuos radiactivos. Sobre los años 1.980 iniciaron el desarrollo de nuevos diseños y tras varios años de estudio construyeron reactores capaces de apagarse por sí solos aún cuando hubiese un corte total de suministro eléctrico.

Las pruebas han demostrado que el reactor es completamente seguro. Aún cuando se cortase el suministro eléctrico, se estropearan los generadores eléctricos, se bloquearan los sistemas manuales de desactivación y los operarios no pudieran hacer nada, nada más que mirar los paneles, el reactor, al dejar de refrigerarse, se calentaría con rapidez pero antes de entrar en fase crítica se detendría y comenzaría a enfriarse por sí solo.

En un ensayo se reprodujeron las condiciones de Fukushima, construido según diseños de los años 1.960, y el nuevo reactor no tuvo en ningún momento la más mínima posibilidad de estallar ni de emitir radiaciones al exterior.

A pesar de todo, los gobernantes de USA decidieron dejar de financiar el proyecto y éste ha quedado paralizado.

Política y Energía Nuclear

En USA las posturas sobre la Energía Nuclear son radicalmente distintas entre los dos partidos que se alternan en el poder. Los republicanos son partidarios de la Energía Nuclear y de instalar más centrales de los diseños más modernos e ir cerrando las que utilizan tecnologías más antiguas, supuestamente más inseguras, pero que en toda la historia de las centrales nucleares en USA jamás han producido una sola víctima. Argumentan que la Energía Nuclear es más limpia, segura y ecológica que la mayoría de las demás fuentes energéticas. Además es más barata, lo que permitirá que los ciudadanos puedan ahorrar dinero en la factura de la luz.

Los demócratas, en cambio, opinan que nada que tenga que ver con la radiactividad es seguro y son partidarios de cerrar las centrales nucleares y sustituirlas por energías más limpias. La electricidad será más cara, pero los ciudadanos estarán a salvo.

Los Residuos Nucleares

El asunto más problemático, el de los residuos radiactivos, también ha sido muy exagerado por motivos políticos.

Los residuos de las centrales actuales se guardan en contenedores sellados de tres metros de alto y habitualmente se almacenan cerca de la central. Las radiaciones que emiten apenas superan la radiación natural de fondo a nivel del mar, por debajo incluso de la radiación natural de fondo en las montañas o en terrenos altos. Y la cantidad de residuos tampoco es muy excesiva. En USA se han acumulado unas 70.000 toneladas de residuos. Parece una cantidad apabullante, pero si todos los contenedores se almacenaran juntos cabrían en un estadio de Fútbol.

Los residuos de las 50 Centrales Nucleares de Francia, que producen el 80% de su electricidad, se almacenan bajo el suelo de una sala de mediano tamaño.

Una sola Central que use Carbón para convertir el agua en vapor y generar electricidad produce muchísimos más residuos que 50 Centrales Nucleares. No son radiactivos pero sí muy contaminantes y a las poblaciones cercanas podrían provocarles enfermedades respiratorias.

Y la contaminación de estas centrales es continua e inherente a su funcionamiento. De 8.000 horas de funcionamiento al año estarían contaminando durante 8.000 horas. Una central nuclear que funcione el mismo tiempo no generaría ninguna contaminación, ni hollín, ni gases, ni siquiera el denostado CO2.

La Apuesta Nuclear de Francia

El ejemplo de Francia es muy esclarecedor. En los años 1.970 Francia dependía principalmente de centrales de Petróleo. Cuando estalló la crisis del Petróleo y este se encareció extraordinariamente, apostó decididamente por la Energía Nuclear y hoy en día la industria nuclear produce el 80% de su energía, e incluso vende electricidad de origen nuclear a algunos de sus vecinos. La contaminación por la quema de combustibles fósiles ha desaparecido, el aire es más limpio y la producción de CO2 por habitante es de menos de la mitad de la de otros países como Alemania, que está cerrando sus centrales nucleares y apostando por otras energías supuestamente más ecológicas.

Las Próximas Generaciones

Los reactores que se están construyendo actualmente son de 3ª generación. Son mucho más seguros y limpios que los anteriores y utilizan como combustible los residuos de las centrales más antiguas, es decir que están haciendo desaparecer el tan exagerado problema de los residuos nucleares.

El multimillonario Bill Gates ha invertido bastante dinero en un reactor de Ondas Progresivas que reutilizaría sus propios residuos de forma cíclica y que tras su puesta en funcionamiento podría funcionar sin más recargas durante unos 60 años.

También se está trabajando en un reactor de Torio que podría resultar más eficiente y limpio y otros, de cuarta generación que funcionarían con reactores modulares de pequeño tamaño, adecuados para pueblos y ciudades a partir de unos 10.000 habitantes.

Un argumento usado a menudo contra la Energía Nuclear es que quien posea esa tecnología también podría usarla para la fabricación de bombas Atómicas. Según un estudio de la CIA, 37 países tienen esa tecnología, pero sólo 9 han fabricado bombas atómicas.

Desde hace 10 años, USA ha comprado 16.000 cabezas nucleares a Rusia y las está usando como combustible de sus Centrales de tercera generación. La mitad de la energía nuclear de USA utiliza como combustible el contenido de esas armas nucleares soviéticas.

Sorprendentemente, la Energía Nuclear ha hecho más por el desarme que todas las buenas intenciones de los políticos durante décadas.

En mi opinión

Sorprende ver que haya tanta diferencia entre las estadísticas de mortalidad expuestas por los partidarios y los detractores de la Energía Nuclear. Personalmente me parecen más fiables los informes de la OMS y la ONU que los catastrofistas datos expuestos por las organizaciones antinucleares, pero ¿tan pocos? ¿menos de cien víctimas mortales por la radiación de Chernobil en treinta años?

Se afirma que la fabricación de paneles fotovoltaicos utiliza productos sumamente tóxicos que han producido más muertes que la energía nuclear, pero no se indican cantidades ni fuentes fiables. Me gustaría que hubiesen mostrado los estudios científicos en los que se basan esos cálculos.

Y, por último, cuando un coche se salta un semáforo y atropella a un niño, la culpa no es del coche, sino del conductor.

Teniendo en cuenta que cada año se producen más de 60.000 muertes por accidentes de tráfico, si utilizáramos el mismo razonamiento que con la energía nuclear también habría que prohibir los coches. Y es fácil comprender que esa decisión sería la equivocada.

Parece evidente que la explosión de Chernobil y las consecuencias que produjo en la población no fue por culpa de la Energía Nuclear, sino de antiguos diseños, mal ejecutados, y una criminal falta de escrúpulos de las autoridades que no cumplieron las recomendaciones básicas de seguridad para proteger a la población. Por otros documentales y artículos también sé que las pruebas de seguridad que se realizaron en Chernobil en los meses previos a la explosión revelaron muchas deficiencias que no se corrigieron, y en las últimas pruebas, para evitar que saltaran las alarmas durante el test, desactivaron varios controles de seguridad. Y fue entonces cuando se produjo la explosión.

El otro accidente nuclear importante de Fukushima, en una central de segunda generación, ¿fue culpa de la central nuclear o de un terremoto y un tsunami? Quizás se cometió un error al instalar una central tan cerca de la costa, en un país en el que se producen frecuentes terremotos y tsunamis, pero la lección a aprender no es cerrar TODAS las centrales, sino aquellas que puedan sufrir esos riesgos.

Y teniendo en cuenta que las nuevas centrales de tercera generación hubieran soportado sin explotar el terremoto y el tsunami de 2.011, no veo motivos para renunciar a una energía que, el 99'99% del tiempo es completamente segura, limpia, ecológica y barata, cuando todas las demás energías basadas en combustibles fósiles son contaminantes durante el 100% de su tiempo de funcionamiento.

En cuanto al 0'01% de ocasiones en las cuales se han producido accidentes y/o contaminación, los daños al medio ambiente y a las personas ¿han sido mayores que los producidos por las centrales de petróleo, gas y carbón? ¿Que los 13.000 muertos anuales producidos sólo por la industria del carbón?

Me gustaría disponer de garantías de que la información expuesta en el documental es fidedigna, pero con los datos actuales me parecen más creíbles los argumentos de los partidarios que los de los detractores de la Energía Nuclear.

Ver Ficha de La Promesa de Pandora

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies