Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

El Entorno de Jesús

Nacimiento e Infancia

Juan Bautista

La Vida Pública de Jesús

La Vida Privada de Jesús

Semana de Pasión

La Piedra de Pilatos

La Última Cena

Jesús: Caso Abierto

La Última Cena

El Evangelio de Judas

¿Quién Fue Jesús?

¿Quién traicionó a Jesús?

La Crucifixión

Series sobre Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP184.72.212.254

Datos de Pagina

Bryan Bruce intenta resolver las dudas planteadas acerca de quiénes fueron los instigadores de la muerte de Jesús.

Creada23-03-2015
Modificada22-05-2017
Total Visitas135
Junio1

Reseña del Documental Jesús: Caso Abierto

Jesús: Caso Abierto

Documental presentado por Bryan Bruce que intenta resolver las dudas planteadas acerca de quiénes fueron los instigadores de la muerte de Jesús.

La Escena del Crimen

La Iglesia del Santo Sepulcro, en Jerusalén, se alza en el lugar en el que tradicionalmente se supone que fue crucificado Jesús.

En el año 30, este lugar era una cantera de piedra caliza, con una cima muy estrecha, poco apropiada para clavar en ella una cruz.

Además, hay muchas dudas de que ninguno de los evangelistas fuera testigo de la crucifixión.

Marcos afirma (Marcos 15, 25) que Jesús murió a la hora tercera (las tres de la tarde) y poco después la tierra se cubrió de tinieblas. Pero Marcos escribió su evangelio 40 años más tarde, en Roma. Además, aunque Marcos aparece en los evangelios como acompañante de Pablo en el inicio de su primer viaje, y después de Pedro, hay muchas dudas de que realmente hubiera conocido a Jesús. Incluso de que fuera él mismo el autor de su propio Evangelio.

La crucifixión era una práctica romana bastante frecuente para castigar a los sediciosos. Según Josefo, en las semanas posteriores a la rebelión judía del año 70, fueron crucificados 500 judíos diarios.

Muchas crucifixiones se realizaban no en una cruz, sino en un árbol, normalmente un olivo de los que abundaban en la zona. Para clavarlos se usaban clavos de hierro que volvían a recuperarse luego y para facilitar la extracción se colocaba una tabla entre el clavo y el lugar del cuerpo (manos, muñecas o talones) que fueran a ser taladrados.

De los miles de crucifixiones realizadas solo ha sido encontrado un clavo cuya punta se torció y luego fue imposible de recuperar.

La Imagen de Jesús

Ninguno de los evangelios describe a Jesús. No sabemos si era alto o bajo, ni conocemos sus rasgos ni su complexión física.

Israel Hershkivitz, profesor especialista en huesos del siglo I, afirma que la mayoría de los judíos de la época de Jesús era bajos, 1'65, solían tener el rostro redondeado, cabello crespo y la tez aceitunada. Ninguna similitud con la imagen tradicional de Jesús en el arte cristiano. La imagen recreada por la BBC en 2.001 es mucho más acorde con la realidad.

El Nacimiento de Jesús

Según los Evangelios Jesús nació al final de la vida de Herodes, y éste murió en el año 4 aC, así que no pudo nacer más allá de esa fecha.

Según el obispo John Shelby Spong, especialista bíblico, Jesús era conocido como Jesús de Nazareth, y sospecha que la tradición de situar su nacimiento en Belén fue una invención para hacer que encajase en las profecías bíblicas.

Los Primeros Escritos

En 1.947 se encontraron en unas cuevas de Qumram gran cantidad de manuscritos de la época de Jesús, que él mismo podría haber estudiado.

Ninguno de ellos habla de Jesús.

No hay documentos cristianos originales del siglo I ni del II. Lo que hay, ya a partir del siglo III son copias de escritos antiguos y en numerosos casos, copias de copias.

Los estudiosos bíblicos han intentado datar cuándo fueron escritos los originales de esas copias.

Los más antiguos son las cartas de Pablo, escritas entre el 50 y el 64.

Habría que incluir en estas fechas las cartas de Santiago y Pedro, escritas también antes que los Evangelios.

El evangelio de Marcos fue escrito entre el 70-75, y por el desconocimiento de las costumbres judías se piensa que no fue escrito por el mismo Marcos, sino por un escritor desconocido que vivió en Roma.

Es posible, pero en todo caso opino que el autor puede haberse basado en los relatos de Juan Marcos. Siempre me ha extrañado la historia (Marcos 14,51) del joven envuelto en una sábana que seguía a Jesús durante su prendimiento y que al ser reconocido por los aprehensores huyó dejando la sábana entre las manos de quienes querían prenderlo.

La historia es tan insólita e incongruente dentro del relato que no parece inventada, y el hecho de que no se indique quién era ese joven podría significar que era el mismo autor del relato.

El Evangelio de Mateo se escribió entre 75-80, copiando buena parte del texto de Marcos.

Y los textos incluidos en los dos o tres rollos que llevaban los discípulos de Jesús, entre ellos el Sermón de la Montaña, probablemente escritos por el mismo apóstol Mateo.

También Lucas fue escrito en las mismas fechas y también basándose en el de Marcos, aunque, seguramente, sin conocer el de Mateo.

El Evangelio de Juan se escribió entre 90-110, por un escritor griego.

Es probable que el autor fuera Juan el Anciano, que conoció a Juan, el Discípulo Amado, el que reposaba su cabeza en el pecho de Jesús durante la Última Cena, y que pasó sus últimos años en un monasterio en Samos, Turquía.

Comparando los mismos relatos en los distintos evangelios se puede apreciar que los más antiguos narran los hechos de forma más escueta mientras que los posteriores dan cada vez más información.

Esto sugiere que los escritores añadían información, probablemente inventada, con el fin de hacer las historias más atractivas e interesantes.

Vida de Jesús

La aldea de Nazaret es un pequeño villorrio de unos cien habitantes a una hora de camino de Séforis, en Galilea.

Probablemente la mayoría de los habitantes serían parientes.

Según la tradición, el padre de Jesús era carpintero, y según los evangelios tenía cuatro hermanos y dos hermanas.

La palabra usada en los Evangelios es Teknon, que más que Carpintero podría significar Constructor, probablemente albañil o cantero.

Como manda la tradición, a los trece años realizaría el rito del Bar Mitzvá que lo introduciría en el templo. Posteriormente se le encuentra viviendo en Cafarnaún, en las orillas del Mar de Galilea.

En las orillas del Jordán se encontraba predicando Juan el Bautista que reunía numerosos seguidores a los que exhortaba a arrepentirse para conseguir el auxilio de Dios que los liberase de la opresión romana y su rey títere, Herodes Antipas.

Se suele decir que Juan exhortaba al arrepentimiento, pero parece que la palabra que usaba para ello no era "Arrepentíos" sino "Convertíos".

Creo que es más precisa esta traducción.

Según la tradición cristiana, Juan fue ajusticiado por criticar el matrimonio de Herodes Antipas con la esposa de su hermano (Marcos 6,18), pero según algunos historiadores eso fue una invención cristiana. Consideran más probable que Juan fuera ajusticiado por ser un alborotador que predicaba la sedición.

Jesús en Jerusalén

En el año 30, tras un año de predicación según Marcos, Mateo y Lucas, o tres según el Evangelista Juan, Jesús llegó a Jerusalén para celebrar la Pascua Judía, conmemorando la liberación de los judíos de la esclavitud en Egipto.

El historiador Schonfield opina que la fecha fue más tardía, y sitúa la crucifixión en el año 36, último de la gobernación de Pilatos, coincidiendo con un año censal romano y un año sabático judío, por lo que la afluencia de peregrinos a Jerusalén era bastante mayor que la habitual.

Todos los años acudían decenas de miles de judíos a esta festividad en Jerusalén. La llegada de Jesús, con un reducido grupo de seguidores, debió pasar desapercibida, aunque su impacto fue muy exagerado por los evangelistas.

Sin embargo Jesús decidió entrar en la ciudad montado sobre un borrico, tal como Zacarías había profetizado que llegaría el Mesías.

Eso no pasó desapercibido para las autoridades religiosas, y temerosos de que Jesús pudiera representar una amenaza, lo sometieron a vigilancia.

Al día siguiente Jesús volvió a entrar en Jerusalén y se dirigió al Templo donde, encolerizado por la profusión de mercaderes que vendían a precios abusivos los animales para los sacrificios, comenzó a derribar los puestos y echar a los mercaderes del templo.

Puede parecer extraño que los mercaderes, bastante numerosos, se dejaran amedrentar por un reducido grupo de alborotadores, pero hay que entender un poco la psicología de masas.

Los judíos acudían al templo para celebrar la liberación de yugo egipcio cuando estaban, de hecho, sometidos al yugo romano. Eso de por sí ya era un elemento de frustración por parte de la mayoría de los judíos.

Asimismo, los sacerdotes, para conseguir ingresos para el templo, habían concedido un monopolio a los mercaderes, y éstos no dudaban en poner precios abusivos.

La gente ya estaba descontenta por dos motivos muy dolorosos. Y si además, tal como piensa Schonfield, estos hechos ocurrieron en un año censal romano, cuyo objetivo era fijar los impuestos, el descontento sería aún mayor.

Bastaba una chispa para que la frustración se convirtiera en violencia, y Jesús y sus discípulos encendieron esa chispa.

La Última Cena

La escena de la Última Cena ha sido representada a menudo con los apóstoles a un lado de una larga mesa, estando Jesús en el centro, pero esa no era la forma en que se acostumbraba comer en grupo en aquella época y lugar.

Los comensales solían estar recostados en varios cojines o camastros dispuestos en forma de U alrededor de varias mesas pequeñas que eran atendidas por las mujeres de la casa.

La Cena de Pascua tradicional judía incluía vino, cordero, pan ázimo y hierbas amargas, elementos todos que servían para recordar la última cena de los Judíos en Egipto antes del éxodo.

La Traición de Judas

Los escritos más antiguos del Nuevo Testamento, las cartas de Pablo, escritas entre 20 y 30 años después de la muerte de Jesús, nunca mencionan que entre los discípulos hubiese un traidor. Lo más que llega a decir es que Jesús fue 'entregado'.

En Zacarías 11, 12 se narra una traición similar, en la que el rey de los judíos es vendido por treinta monedas de plata.

Bastantes años después de Pablo, Marcos narra la escena de la traición y se la atribuye a uno de los discípulos que, casualmente, tiene el nombre griego de la nación de Judea.

Algunos investigadores opinan que esta escena fue inventada por Marcos (no el verdadero Juan Marcos, seguidor de Pedro, sino el anónimo autor del evangelio que firmó con ese nombre) para responsabilizar a todo el pueblo judío de la traición a Jesús.

También el beso traidor de Judas es una copia del beso traidor de Joab a Amasa en 2 Samuel 20,9.

Entre los escritores bíblicos judíos era corriente tomar una historia antigua del Antiguo Testamento y reescribirla atribuyendo actos antiguos a personajes posteriores. Es posible que la escena de la traición de Judas fuera una reescritura de relatos antiguos.

La Condena de Jesús

Según Mateo, Jesús fue llevado a Caifás quien, tras acusarlo de blasfemia, lo remitió a Poncio Pilato para su ejecución.

Según Marcos, Jesús fue llevado al Sanedrín que, quebrantando las normas de la Torá, lo juzgó en secreto en la noche más sagrada del año. Después lo enviaron a Pilato.

Ambos relatos son inverosímiles, según la opinión de los expertos en las costumbres judías de la época.

Según Schonfield, es posible que Jesús perteneciera a una secta esenia que celebraba la Cena de Pascua un día antes que el resto de los judíos, por lo que cuando fue prendido, juzgado y crucificado, la mayor parte de los judíos piadosos estaban recogidos en sus casas celebrando la cena pascual que Jesús y sus discípulos habían celebrado la víspera.

Según los Evangelios, Pilato no quería condenar a Jesús y aprovechando la costumbre de liberar a un reo durante la Pascua, ofreció a la multitud liberar a Barrabás, esperando que prefirieran liberar a Jesús antes que a un conocido criminal, pero la multitud prefirió liberar a Barrabás.

No consta en ningún registro histórico que esa costumbre existiera. Sólo es mencionada por los evangelistas y es bastante probable que fuera inventada.

Asimismo, el retrato de Pilato como un pusilánime cobarde amedrentado por la multitud es totalmente opuesto a los relatos de historiadores contemporáneos como Filón y Josefo, que lo retratan como cruel y despiadado, además de que en numerosas ocasiones insultara al pueblo judío, a su religión y a los sacerdotes.

Marcos escribió su relato en Roma, en un momento en que Judea se había rebelado contra el imperio y se estaban llevando a cabo las guerras judías. El propósito de Marcos al responsabilizar a los judíos y liberar de culpa a los romanos parece claro. Con su relato, los cristianos no son los judíos que están en rebelión contra Roma, sino las víctimas de los judíos que mataron a Jesús.

El Odio a los Judíos

Para no ser identificados con los judíos, que se habían rebelado contra Roma, los cristianos inventaron la falsa historia de que los judíos, todos ellos, mataron a Jesús, el Hijo de Dios.

La mentira fue repetida hasta la saciedad durante los siglos sucesivos. Incluso Lutero, en la reforma protestante, exhortaba a los fieles a quemar las sinagogas y los barrios judíos y expulsarlos de las ciudades cristianas.

Todas las iglesias cristianas, católicas y protestantes, condenaban a los judíos por ser asesinos de Cristo, y fomentaban el odio contra ellos.

Cuando Hitler comenzó la matanza de millones de judíos de Europa en los campos de exterminio, no hizo más que ejecutar la sentencia que las iglesias cristianas, católicas y protestantes, llevaban siglos reclamando.

En mi opinión

Aunque comparto la mayor parte de lo que se afirma en el documental, no estoy totalmente de acuerdo con esta última afirmación.

La propaganda antisemita de las iglesias cristianas no es la causa del Holocausto, sino la excusa.

Todos los tiranos totalitarios intentan controlar todos los recursos de la nación y como eso no funciona, nunca ha funcionado y nunca funcionará, cuando los resultados les llevan a empeorar la situación buscan un enemigo, casi siempre imaginario, a quien culpar de sus fracasos.

Hitler sabía perfectamente que la mejor forma de unir al pueblo alemán era ofrecerle un enemigo común a quien odiar.

La propaganda cristiana antisemita ofreció ese enemigo, pero si no hubiese existido esa propaganda, no me cabe la menor duda de que Hitler y sus secuaces hubieran buscado o inventado otro enemigo cualquiera.

Las iglesias cristianas tienen gran parte de culpa, por predicar el odio durante siglos, pero la responsabilidad primera es del tirano que usó ese odio para manipular al pueblo alemán y hacer que le apoyaran en uno de los mayores crímenes de la Humanidad.

Ver Ficha de Jesús: Caso Abierto

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies