Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

Imágenes y Sudarios

En Busca del Rostro de Jesús

Los Misterios del Santo Sepulcro

El Velo de la Verónica

La Sangre de Cristo

Cómo se Creó la Sábana Santa

El Sudario de Turín

El Sudario de Turín

La Sábana Santa

La Sábana Santa

El Cáliz de la Última Cena

La Vera Cruz

La Piedra de Jacob

Hitler y la Lanza del Destino

La Ciencia y los Santos

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Documental que compara los tres lienzos en  los que está grabada la cara de Jesús:  El Velo de la Verónica, el Sudario de Oviedo y la Síndone de Turín.

Creada07-02-2017
Modificada09-02-2017
Total Visitas15
Marzo12
Febrero3
Marzo0

Resumen del Documental En Busca del Rostro de Jesús

En Busca del Rostro de Jesús

Es el rostro más representado y reverenciado de la historia. Durante casi dos mil años se han hecho miles de pinturas y esculturas de su rostro, pero ninguna en su tiempo. Los evangelios no lo describen, fueron escritos varias décadas después de que muriera y ni siquiera Juan, que supuestamente fue uno de sus apóstoles, describe cómo era.

Entonces ¿cómo sabemos si las imágenes dibujadas por cristianos siglos después de su muerte corresponden a la realidad?

  • Iván Polverari, Iconógrafo
  • Massimo Centini, Antropólogo
  • Paul Badde, Novelista y Periodista
  • Roberto Falcinelli, Iconógrafo y Fotógrafo
  • Carmine Cucinelli, Preboste del Santuario de la Sagrada Faz de Manoppello
  • Antonio Bini, Investigador
  • Heinrich Pfeiffer, Profesor de Historia del Arte Cristiano, Universidad Pontificia Gregoriana
  • Giulio Fanti, Profesor de Ingeniería Mecánica, Universidad de Padua
  • Chiara Vigo, Maestra de la Seda Marina de Biso
  • Paola Turella, Bióloga Marina
  • Hermana Blandina Paschalis Schlömer
  • Emanuela Marinelli, Sindonologista
  • Barbara Frale, Historiadora, Archivo Histórico del Vaticano
  • Gian Maria Zaccone, Director Científico, Museo de la Síndone de Turín
  • Nello Balossino, Profesor de Tecnologías de la Información, Universidad de Turín
  • Massimiliano Judica Cordiglia, Empresario y Documentalista.
  • Rafael Pascual, Sindonologista, Ateneo Pontificio de la Reina de los Apóstoles
  • Luigi Enzo Mattei, Escultor "El Cuerpo del Hombre de la Síndone"
  • Benito Gallego Casado, Deán de la Catedral de Oviedo
  • Jorge Manuel Rodríguez Almenar, Presidente del Centro Español de Sindonología

Los artistas que afrontaron el reto de dibujar o esculpir a Jesús no podían basarse en las escrituras, porque ninguna de ellas describe su rostro o su constitución corporal. Así que recurrieron a las imágenes aqueropitas, que supuestamente se habían plasmado en telas y lienzos de forma milagrosa.

Entre ellas estaba la famosa Sábana Santa, conservada en Turín y que se muestra al público en muy contadas ocasiones.

También estaba el Velo de la Verónica.

El Velo de la Verónica

Verónica con la Santa Faz de Jesús, El GrecoSegún la tradición, la Verónica era una mujer que asistió al camino de Jesús con la cruz hacia el Calvario, y que compadecida de su dolor se acercó a él y enjugó su sudor y su sangre con una tela. Milagrosamente, el rostro de Jesús quedó grabado con nitidez en ella.

Desde el siglo XV se la reverencia como Santa, se la representa en numerosas pinturas y esculturas y la VI estación del Vía Crucis en la religión católica representa la escena de la Verónica, pero en el cristianismo ortodoxo no existen ni esta imagen ni esta santa, ni siquiera el personaje de Verónica.

Santa Faz de Manopello, El Velo de Verónica

El Papa Inocencio salía en procesión con un lienzo que podía ser visto por ambos lados y en el que se distinguía con claridad el rostro de Jesús. Poco después se creó la procesión del Corpus Cristi en la que iba la Custodia, un marco que contenía la imagen y que, igualmente, podía ser visto desde ambos lados.

Aunque no se menciona, a esta imagen la llamaban La Verdadera Imagen de Cristo, en latín, la Vero Icona. Es posible que el pueblo, ligeramente más inculto que los sacerdotes, entendiera la Verónica y de ahí se creara y extendiera el mito.

A partir del siglo XIV la Custodia fue expuesta de forma permanente a la vista de los fieles, pero tras el saqueo de Roma en el siglo XVI la imagen desapareció del Vaticano.

Con el fin de mantener la fe de los fieles, el Vaticano afirmó que la imagen estaba intacta pero que había sido puesta a recaudo para evitar que fuera dañada.

Años después la reina Constanza de Austria pide una réplica de la imagen, y el Secretario papal sugiere dibujar una copia que, por error, es pintada con los ojos cerrados.

Ver El Velo de la Verónica

Por la misma época en que el velo desapareció del Vaticano, se dice que en 1.506 llegó al pueblo de Manoppello, donde fue guardada en casa de varios fieles hasta que en 1.638 fue trasladado a la iglesia donde los monjes la custodiaron con gran secretismo. Hasta que en 1.703 la expusieron a la vista de los fieles.

Existe la teoría de que el lienzo, tras ser saqueado en Roma, llegó a manos del Fernando de Alarcón, quien para evitar ser procesado por el robo de la reliquia lo ocultó en Manoppello.

Tal como el velo original exhibido en el Vaticano, el de Manoppello es casi transparente, por lo que puede ser visto por ambos lados. Lo curioso es que ambos lados muestran ligeras diferencias en la imagen.

El Tejido de Hilos de Oro

Un estudio del tejido sugiere que el material que lo compone es Biso, también conocido como Seda Marina, unas fibras naturales extraídas de la Nacra o Pinna Nobilis, un molusco similar a los mejillones pero de casi un metro de largo que habita el fondo marino y con el que desde hace siglos se componían telas transparentes que, al ser iluminadas por la luz del sol se veían de color dorado.

En la ciudad de Sant'Antioco, Cerdeña, vive Chiara Vigo, la última tejedora y conocedora de la técnica del tejido del Biso.

Ella afirma que el Velo de Manoppello es, sin duda, seda Biso, y por el color sabe que es muy antigua, ya que el biso que se puede recolectar actualmente en el Mediterráneo sufre los efectos de la contaminación por los vertidos de la navegación y sus fibras tienen una 'corteza' que las hace menos lustrosas y transparentes que los tejidos de hace más de 300 años.

Varios estudios realizados en los últimos años indican que el velo de Manoppello no ha sido pintado, ni contiene aceites o tinturas. Entonces ¿cómo se ha formado la imagen?

Y otro hecho sorprendente, si superponemos la imagen del Velo de Manoppello sobre el rostro de la Sábana de Turín, el tamaño, las formas de ojos, frente, labios y nariz coinciden perfectamente.

La Síndone de Turín

El Historiador bizantino Georgio Fedreno relata la aparición de una imagen aqueropita, no hecha por manos humanas sino por milagro divino, en Camulia, una ciudad de la Capadocia, al Norte de la actual Turquía. De allí fue trasladada a Constantinopla en el año 574. Más adelante San Germán, patriarca de Constantinopla, la lleva a Roma. ¿Es la misma que actualmente se encuentra en Manoppello?

Otra leyenda afirma que Abdaro V, monarca de Edesa, escribió a Jesús pidiéndole la curación de una enfermedad. Jesús se puso un paño en el rostro y su imagen quedó milagrosamente impresa. Con ese paño el rey curó de su dolencia.

El Mandilión de Edesa fue muy famoso a partir del siglo VI y durante algún tiempo se pensó que era una tela más con la imagen de Jesús pero varios investigadores piensan que se trataba de la misma Sábana Santa de Turín, que doblada en varios plieges era mostrada a los fieles para su veneración, ocultando el resto de la figura de Jesús crucificado.

Contradiciendo esta información, existe el testimonio de un cruzado que visitó Constantinopla y afirma haber visto la Síndone de Turín y el Mandilión de Edesa, que no eran el mismo objeto, en dos lugares distintos.

De hecho, todas las pinturas de Jesús desde el siglo IV en adelante guardan un extraordinario parecido con el rostro de la Sábana de Turín, sea ésta o no la misma tela del Mandilión de Edesa.

Según algunas reconstrucciones históricas el Mandilión fue trasladado a Constantinopla donde estuvo expuesto en el palacio de Blanquerna hasta 1.204, cuando durante el papado de Inocencio III la ciudad fue saqueda por los cruzados y la Sábana Santa desapareció. Vuelve a aparecer 150 años más tarde en Francia, en manos de un cruzado, esposo de una descendiente del propietario del palacio de Blanquerna.

Imagen de Jesús en la iglesia de TeplecombeTambién existe la teoría de que durante un tiempo la tela fue custodiada por los templarios. Una imagen de Jesús muy parecida a la Sábana Santa, se encuentra en una iglesia templaria en Templecombe, Somerset, Inglaterra.

Numerosos documentos atestiguan que los templarios eran grandes buscadores y conservadores de diversas reliquias de Jesús, entre ellas la Sábana Santa.

La sobrina del templario Geoffroy de Charny donó el Sudario en 1.453 a la casa de Saboya, que la custodió en Chambery, Francia, hasta que en 1.578 fue trasladada a Turín.

La primera fotografía que se hizo de la Síndone, en 1.898, abrió el camino a nuevas investigaciones con una tecnología cada vez más eficaz para revelar sus misterios. En 1.969 se hizo la primera fotografía en color.

Una reconstrucción en tres dimensiones del rostro de Jesús revela rasgos propios de la raza semita. La distancia entre las pupilas es inferior a los 65 mm característicos de las razas europeas.

El Sudario de Oviedo

El Sudario de OviedoOtra reliquia de la crucifixión es El Sudario de Oviedo, una tela de 83x53 cm que muestra manchas de sangre muy similares a las presentes en la Síndone de Turín. Supuestamente fue usado para envolver la cabeza de Jesús durante su traslado desde la cruz hasta su sepulcro.

Esta tela no muestra los rasgos de Jesús, sino diversas manchas de sangre, pero al superponerla sobre el rostro de la Síndone de Turín muchas de esas manchas coinciden en la posición, tamaño y forma.

No existe la seguridad de que ninguna de estas telas sea verdadera, pero las coincidencias entre ellas hacen que muchas personas piensen que sí lo son, y esto mantiene encendida la llama de la fe de muchos cristianos.

En mi opinión

A pesar de lo reciente del documental no se mencionan las dudas provocadas por la datación del Carbono 14 que indican que la Síndone de Turín fue fabricada alrededor del siglo XIV. Aún teniendo en cuenta un posible margen de error muy amplio por la contaminación posterior de la tela, eso parece descartar la posibilidad de que fuera tejida en la época de Jesús.

Tampoco se hace ninguna sugerencia sobre cómo pudo formarse la imagen en la tela. Dejando aparte los milagros, en los que no creo, tiene que existir una explicación NATURAL, no sobrenatural. Y el hecho de que hoy en día no tengamos la menor idea de cómo se hizo no significa que artesanos de los siglos IV al XII no fueran capaces de hacerlo. Tampoco sabemos cómo los egipcios construyeron las pirámides, pero es indudable que ellos SÍ sabían cómo construirlas.

Y como demostración de que la Sábana Santa y la tela de Manoppello son productos de artesanía devota, y no de fotografías milagrosas, no hay más que probar a colocar una sábana envolviendo el cuerpo de una persona de la misma forma en que supuestamente se colocó la síndone en el sepulcro y pintar en ella los rasgos de la cara y las siluetas, trasera y delantera del cuerpo. La imagen dibujada sería mucho más ancha, la distancia entre los ojos más larga y entre las siluetas delantera y trasera debería haber una distancia MUY superior a la que se ve en la Sábana Santa.

Sencillamente, la Sábana Santa fue pintada, o teñida o impresa por un método que nosotros aún no entendemos pero que su autor dominaba a la perfección.

Ver Ficha del Documental En Busca del Rostro de Jesús

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies