Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

El Entorno de Jesús

Nacimiento e Infancia

Juan Bautista

Los Huesos de Juan Bautista

La Cabeza de Juan Bautista

En Busca de Juan Bautista

La Vida Pública de Jesús

La Vida Privada de Jesús

Semana de Pasión

La Crucifixión

Series sobre Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.207.78.157

Datos de Pagina

Los hallazgos arqueológicos de la cueva de Suba y su posible relación con la vida de Juan Bautista.

Creada27-10-2014
Modificada22-05-2017
Total Visitas151
Junio2

Reseña del Documental En Busca de San Juan Bautista

Productor

MPH Entertainment

Canal

History Channel

Colaboradores

Shimon Gibson

En Busca de Juan Bautista

Documental del año 2.005 para History Channel en el que se detallan los hallazgos arqueológicos de la cueva de Suba y su posible relación con la vida de Juan Bautista.

El nombre de la cueva aparece escrito de muy diversas formas: Tzova, Zoba, Sova, Suva, Suba, y varios más. He preferido dejar este nombre por ser el usado por Gibson.

La Cueva de Suba

En el Invierno de 1.999, el arqueólogo Shimon Gibson exploró una pequeña gruta en las montañas al Oeste de Jerusalén, en cuyas paredes de yeso encontró varios grabados. Supone que representan a Juan Bautista.

La cueva estaba rellena de tierra casi hasta el techo y en las campañas realizadas en los años siguientes se fueron excavando sucesivas capas de tierra y restos en los que se realizaron numerosos hallazgos que la relacionan con Juan Bautista.

Los grabados de las paredes parecen hechos en la época bizantina, entre los años 350 y 600. Gibson opina que fueron hechos como ilustraciones que sirvieran de apoyo a la narración de las vidas de Juan y Jesús. Los acólitos entrarían por un extremo de la gruta y un sacerdote, actuando como guía, les iría narrando la historia conforme pasaban ante las imágenes.

Al llegar la excavación a un nivel inferior se encuentran trozos de cerámica del siglo I y restos de carbón que pueden ser datados entre el 200 aC y el 30 dC.

Bajo el grabado en la pared que parece representar a Juan Bautista, en el suelo se encuentra un hornillo donde se han quemado numerosos restos de carbón, pero no se encuentran restos de alimentos, por lo que da la impresión de que el hornillo estaba allí para iluminar el grabado de la pared. Eso indicaría que era un lugar de adoración.

También se han encontrado una gran cantidad de vasijas rotas, todas del mismo estilo y tamaño y con aspecto de haber sido rotas a propósito, dejando los restos en el suelo de la cueva. De un tamaño muy reducido, menos de un litro, es muy improbable que se usaran para almacenar agua, más bien parecen  haber sido usadas con algún fin ritual y destruidas luego para no profanar el rito realizado.

En el suelo hay también algo nunca hallado en ninguna excavación de Israel: Una roca en la que se ha vaciado la huella de un pie. Tal vez existía un rito por el que los fieles debían introducir el pie en esa piedra y después derramarse agua o aceite sobre él.

En la campaña de excavaciones en la cueva de Suva del año 2.002, uno de los más prestigiosos arqueólogos especialistas en yesos y cisternas de baños rituales expuso su opinión de que el yeso parecía más antiguo que del siglo I. Más bien lo dató en el VI aC.

Gibson no cree posible esta datación, pero en los últimos días de excavación encuentran un nuevo estrato con cerámicas muy anteriores, correspondientes a la Edad de Hierro, en los siglos VII y VI aC.

Tomando muestras de las paredes de la cueva y de la cobertura de yeso que las cubría, se realizó una datación atómica basada en el porcentaje de Uranio-Torio de las muestras y se confirmó que la cobertura de yeso tenía una antigüedad de 7 siglos antes de Juan el Bautista.

Con todos los datos recopilados, Gibson se atreve a hacer una reconstrucción de la historia de la cueva.

La Historia de la Cueva de Suba

Fue excavada antes del siglo VII aC. Se cavó una zanja escalonada y al llegar a cierta profundidad se excavó horizontalmente en la roca creando una cueva de 4 m de ancho, 5 de alto y 24 de largo.

Las paredes se cubrieron con yeso para hacerlas impermeables y en el exterior se construyeron acequias y cisternas donde se recogieran las aguas de lluvia y se decantaran los sedimentos antes de ser dirigidas al interior de la cueva.

Fue utilizada como aljibe durante 500 años.

Antes de la época de Juan las cisternas exteriores se desecaron y cubrieron con tierra. En la cueva principal el nivel del agua se redujo hasta ocupar sólo un pequeño aljibe al fondo de la cueva. Se instaló una piedra con una oquedad con la forma de un pie derecho y se inició un ritual mantenido durante casi dos siglos en el cual los que entraban en la cueva traían una jarra, no se sabe si con agua o aceite, la colocaban en un círculo de piedras, la vertían sobre una piedra con la huella del pie y después rompían la jarra, quedando sus fragmentos en el fondo de la cueva.

Este rito se repite al menos durante 150 años, hasta mediados del siglo II dC.

Sobre el siglo V la cueva fue ocupada por cristianos bizantinos que realizan los grabados en las paredes de yeso y las utilizaron como recordatorio visual de la vida de Juan Bautista. Al ir llenándose la cueva de sedimentos y restos, la entrada a la cueva quedó de una altura cada vez más reducida y probablemente dejó de usarse sobre el siglo XI.

Dónde Vivió Juan Bautista

Según los Evangelios, Isabel y Zacarías era un matrimonio sin hijos de edad ya avanzada. Isabel quedó embarazada y a los seis meses recibió la visita de María, que se quedó con ella hasta el nacimiento de Juan.

Según algunos historiadores, esto ocurrió en la ciudad de Ain Karim, a unos 15 Km al Oeste de Jerusalén. En esta ciudad, la Iglesia de San Juan Bautista fue construida sobre los restos de una construcción judía en la que según la tradición nació Juan.

La cueva encontrada por Gibson está a 4 Km al Oeste de Ain Karim.

A dos Km al Sur de la cueva se encuentra el Monasterio de San Juan en Ain el-Habis. Tradicionalmente se ha supuesto que en una cueva, dentro del Monasterio, es donde vivió Juan, pero Gibson no ve restos arqueológicos que puedan confirmar esta creencia. Los primeros documentos históricos que mencionan esta cueva son de la época de las cruzadas, once siglos después de Juan, por lo que no parece que se pudiera relacionar de forma creíble con la época del Bautista.

Gibson opina que cuando llegaron los cruzados en el siglo XII, al no encontrar la cueva original, encontraron otra, dos Km al Sur y pensaron que esa era la original.

La Dieta de Juan Bautista

En los Evangelios, a Juan se le representa como un Nazir, un hombre que por una promesa no se corta el cabello ni la barba y que se alimenta de langostas y miel silvestre.

La langosta es un insecto que resulta bastante nutritivo y sabe a nueces, no es nada desagradable excepto desde el punto de vista cultural. Es bastante probable que los evangelios sólo mencionasen esos dos alimentos pero que su alimentación fuese más variada, aunque incluyendo sólo alimentos puros y sin elaborar. Algunos historiadores opinan que Juan se alimentaba también de algarrobas.

Según un Evangelio Ebionita perdido pero citado por Jerónimo, Juan comía tortas de miel.

En griego, la palabra Langosta se escribe akriV (akris) mientras que Torta de Miel se escribe egkriV (eikris). La palabra Langosta mencionada en los Evangelios puede haber sido un error de traducción. Es mucho más lógico y probable que la alimentación tradicional de los judíos en aquella época fuera de Tortas de Miel y no de Langostas.

Las Pilas Bautismales

En el siglo I los judíos tenían la costumbre de tomar baños rituales por inmersión con el fin de purificar el cuerpo antes de acudir al templo.

Juan introdujo el rito de realizar él mismo el bautismo, tomando en sus manos a los fieles y sumergiéndolos en el agua. Antes de Juan esto sólo se hacía con los impedidos y lisiados.

El lugar donde Juan practicaba el Bautismo era en las orillas del Jordán, aunque hay dudas de si lo hacía en Betania, en la orilla Este, o en Betábara, en la Oeste. La mayoría de las tradiciones suponen que era Betábara, pero hallazgos más recientes han localizado una zona en la orilla Este con un sistema de recogida de aguas pluviales y varias cisternas de decantación seguidas de varias pilas bautismales que parecen corresponder con más exactitud a los escasos datos aportados por los Evangelios.

En las paredes de las ermitas construidas en la zona se encuentran grabadas numerosas cruces. Algunos historiadores piensan que se grabaron allí en conmemoración del bautismo de Jesús por Juan.

A cierta distancia hay una capilla bizantina construida junto a una gruta, y junto a ella se ha encontrado un cráneo, sin huesos del resto del cuerpo. Un arqueólogo supuso que esta podría ser la cabeza de Juan Bautista. Esta suposición provocó un gran revuelo entre la mayoría de los historiadores y al final se retractó de esa teoría, pero sigue pensando que fue en esa gruta, y no en Betábara, donde Juan practicaba el bautismo.

Jesús, discípulo de Juan

Algunos teólogos modernos opinan que, tras su bautizo, Jesús permaneció durante un tiempo con Juan, como su discípulo. Durante ese tiempo asimiló gran cantidad de sus enseñanzas. La misma oración del Padre Nuestro fue recitada después de que uno de sus discípulos le pidiera que les enseñara a orar como Juan enseñaba a sus discípulos (Lucas 11:1-4).

Es posible que Jesús se separara de Juan para transmitir la doctrina de Juan hacia Judea, pretendiendo llegar a la mayor cantidad posible de judíos antes de la llegada del Mesías y de los últimos tiempos.

Al morir Juan, muchos de sus seguidores se convirtieron en seguidores de Jesús, pero no todos. Veinte años después de su muerte, Pablo aún describe cómo unos discípulos de Juan fueron convertidos en discípulos de Jesús, pero aún hoy en día siguen quedando algunas sectas judías, como los mandeos, herederas de la tradición joanita.

La Muerte de Juan Bautista

Según los Evangelios, Herodes, hechizado por un baile de Salomé, le prometió cualquier cosa que le pidiera, y ésta, aconsejada por su madre, le pidió la cabeza de Juan Bautista en una bandeja de plata. El episodio es bastante parecido al de Artajerjes con Ester y hay quien piensa que el episodio puede haber sido dramatizado.

Según Flavio Josefo, historiador del siglo I, Juan estaba reuniendo un gran número de seguidores en las orillas del Jordán y Herodes, previendo posibles problemas, hizo que le prendieran y decapitaran en la fortaleza de Maqueronte.

Según los Evangelios, su cuerpo fue recogido por sus discípulos que le dieron sepultura. La tradición señala su enterramiento en Sebaste, la antigua Samaria. No hay relación histórica conocida entre Juan y Samaria, y esta era una ciudad pagana en la que los judíos evitaban vivir, por lo que parece improbable que Juan fuera enterrado en esa ciudad. A no ser que su madre Isabel, de la casa de Aarón, fuese oriunda de Samaria y tuviese allí a sus familiares.

En la tumba tradicionalmente atribuida a Juan en Sebaste se encuentran nichos excavados en la pared en los que se introducirían pequeñas urnas de piedra con los huesos de los difuntos. Esta no era una costumbre de Samaria, sino de Israel en el siglo I, y apoya la idea de que aunque Samaria no era una ciudad judía en ella podrían vivir algunos judíos, tal vez los parientes de Juan.

En mi Opinión

Aunque Shimon Gibson se muestra convencido de que Juan estuvo en la cueva de Suba, lo cierto es que no aporta pruebas fidedignas de ello.

Lo único que parece cierto es que la cueva fue utilizada durante más de 500 años como aljibe, y posteriormente como centro religioso en el que alguna secta, no se sabe cuál, oficiaba algún rito, no se sabe de qué tipo.

La cueva se fue rellenando de tierra con el paso de los siglos y sus últimos ocupantes fueron los cristianos bizantinos que supusieron que allí se celebraban bautismos y supusieron que allí estuvo Juan Bautista.

Hay una contradicción en esta teoría pues en la época bizantina, cuando se supone que se dibujaron los grabados de las paredes, el suelo de la cueva estaba mucho más bajo, a 2'4 metros de las figuras, por lo que parece raro que no se hicieran grabados a una altura más al alcance de las manos y de la vista. Parece más probable que esos grabados se hicieran cuando el suelo estaba mucho más alto, pero eso nos llevaría ya a una época cercana a las cruzadas, y según Gibson, los cruzados no llegaron a localizar la cueva.

En cuanto a la datación por Carbono 14 realizada del carbón de las hogueras, Gibson los atribuye a la época de Juan Bautista, pero el rango de fechas mencionado (entre el 200 aC y el 30 dC) pillan la época de Juan casi por los pelos. Los resultados mostrados en pantalla indican una probabilidad muy alta (47'9%) de que correspondan a los años entre 120 y 40 aC, una probabilidad algo menor (16'8%) de que sea anterior y una posibilidad aún menor (3'5%) de que sea posterior. Ampliando el rango de fechas se llega a una probabilidad del 95'4% de que correspondan a entre el 200 aC y el 30 dC.

A la vista de esos resultados yo diría que la fecha más probable en que se realizaron esas hogueras es sobre el año 80 aC y corregiría mi teoría para adaptarla a los hechos demostrados. Aquí, sin embargo, da la impresión de que Gibson intenta adaptar los hechos a su teoría, lo que no es una buena práctica en la investigación científica.

Como este documental es bastante antiguo, del año 2.005, espero que desde entonces se hayan hecho nuevos descubrimientos que permitan corregir, refutar o confirmar esta teoría.

Ver Ficha de En Busca de San Juan Bautista

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies