Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

El Sistema Solar

Secretos del Sistema Solar

La Oscura Historia del Sistema Solar

Los Mayores Secretos del Espacio

En el Borde del Sistema Solar

El Sol

Planetas y Lunas

Cometas y Asteroides

Guerra de Asteroides

El Misterio del Asteroide Alienígena

El Sistema Solar

Rumbo de Colisión

A la Caza de los Cometas

Planetas que Nunca Existieron

Errantes Helados

Asteroides Asesinos

Cometas: ¿Objetivo La Tierra?

Sistemas Solares

Catástrofes que Cambiaron los Planetas

Mecanismo y Creación

Hasta los Extremos del Universo

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP184.72.212.254

Datos de Pagina

¿De dónde vino este misterioso asteroide?

Creada05-02-2019
Modificada05-02-2019
Total Visitas158
Junio67

Reseña del Documental El Misterio del Asteroide Alienígena de la serie Desmontando el Cosmos

El Misterio del Asteroide Alienígena

Documental de la serie Desmontando el Cosmos (T3, E1, 2018), donde se describe la visita, en 2.017, del asteroide Omoa Moa, que atravesó velozmente el Sistema Solar dejándonos con más preguntas que respuestas.

El 19 de Octubre de 2.017, en el Observatorio astronómico de Hawai se fotografió un asteroide surcando el firmamento a muy alta velocidad. Tras comunicarlo a varios observatorios del mundo se pudo determinar que se estaba alejando de la Tierra en una órbita abierta.

Todos los cuerpos conocidos del Sistema Solar siguen órbitas cerradas. Los planetas siguen órbitas elípticas, casi circulares. Los cometas siguen órbitas elípticas muy alargadas. Todos trazan su órbita una y otra vez, volviendo a acercarse al Sol en períodos similares de tiempo.

Pero una órbita abierta implica que el asteroide recién descubierto tiene su origen fuera del Sistema Solar.

Por su origen extrasolar, el asteroide fue llamado Omoa Moa, el Mensajero.

Cuando se formaron nuestros planetas asteroides y cometas, los planetas más grandes desviaron muchos asteroides de sus órbitas originales. Y a algunos los desviaron tanto que fueron expulsados del Sistema Solar.

Es posible que Omoa Moa sea un asteroide que fue expulsado desde un sistema planetario alienígena.

A la velocidad a la que viajaba, 44 Km/s, los astrónomos apenas dispondrían de unas pocas semanas para observarlo, por lo que se avisó a muchos observatorios para estudiarlo antes de que se perdiera en la lejanía.

El Asteroide Parpadeante

Asteroide Extrasolar Omoa MoaSe observó que Omoa Moa cambiaba la intensidad de su brillo, y ello permitió deducir que no era un asteroide esférico, sino alargado, y estaba rotando, por lo que cuando lo veíamos de lado brillaba más que cuando lo veíamos de punta.

Se calculó que debía ser 6 veces más largo que ancho. Y su longitud debía estar entre 200 y 400 metros.

Durante la formación de los planetas en un sistema estelar se producen numerosas colisiones, algunas de ellas cataclísmicas que pueden romper parte de un planeta en fragmentos.

En nuestro Sistema Solar quedan muchos de esos fragmentos en forma de asteroides, pero ninguno es tan alargado como Omoa Moa.

Fragmentos y Esquirlas Planetarias

En el Laboratorio de Colisiones Planetarias de Palo Alto, Peter Schultz reproduce una colisión entre un proyectil y una esfera de acero y comprueba que de la colisión saltan numerosos fragmentos de forma irregular, y entre ellos hay algunas esquirlas alargadas.

Piensa que en las colisiones planetarias aparecen esquirlas alargadas, pero siendo el Sistema Solar un caos orbital con billones de asteroides, posteriores colisiones podrían romper esas esquirlas eliminando todo rastro de ellas.

Pero es posible que algunas hayan sido despedidas del impacto con tanta velocidad que fueran expulsadas de sus sistema y, al viajar por el espacio interestelar hayan podido mantener su forma original.

La Hipótesis de la Nave Espacial

Lo que es Omoa Moa sigue siendo un misterio. No existen asteroides tan alargados. No parece estar hecho de hielo, por lo que tampoco es un cometa.

Algunos astrónomos han planteado la posibilidad de que se trate de una nave alienígena, tal vez automática o tal vez tripulada, similar a la nave que describió Arthur Clark en su novela Cita con Rama.

Pero todas las civilizaciones tecnológicas utilizan las ondas de radio para sus comunicaciones, y Omoa Moa no emite ninguna onda de radio.

Otra pega más, si se tratara de una nave no estaría rotando, al menos no de forma aleatoria sino controlada. Su eje de rotación debería coincidir con el eje de la nave por lo que su brillo no variaría tanto como lo hace.

Y si se tratara una nave interestelar sería demasiado pequeña para emprender un viaje interestelar. Cualquier civilización extraterrestre que construyera una nave interestelar la haría mucho más grande, como mínimo de varios Km de longitud, no los escasos 400 metros que parece medir.

Por último, si fuera una nave extraterrestre en busca de nuevas civilizaciones ¿no hubiera frenado al encontrarnos?

El Color de Omoa Moa

Tras dos semanas de exhaustiva observación, los astrónomos se centran en estudiar su color.

Tiene un tono rojizo que se ha observado en algunos cometas.

En las vastas profundidades del espacio se encuentra agua, metano, dióxido de carbono y otros compuestos que, a una temperatura tan baja como 20º Kelvin, unos -250º centígrados, están en forma de hielo.

Pero estos compuestos en forma de hielo son blancos. ¿Cómo han podido adquirir este color rojizo?

Para saberlo, en un laboratorio se enfría una pieza metálica a 20º K. En la vasija se inyecta hielo de varios compuestos que forman una capa sobre el metal. Sigue siendo blanca.

Después se la bombardea con altas dosis de radiación, aplicándoles en 30 minutos la radiación que recibirían en el espacio interestelar durante un millón de años.

El Hielo de la superficie se vuelve rojo debido a la presencia de compuestos orgánicos de Carbono que se han formado a partir del metano, el agua y el dióxido de carbono originales.

Es posible que Omoa Moa SÍ sea un cometa al fin y al cabo.

La Historia del Cometa Omoa Moa

Ultima Thule: Dos Cometas unidosEn algún momento, hace miles de millones de años, en un sistema planetario en formación se formaron cometas de hielo. Dos de ellos se unieron gravitatoriamente quedando unidos como dos cerezas.

La radiación y el calor de su sol han ido desgastando y evaporando su corteza exterior afilándolo hasta aparentar la forma de un puro. En millones de años hubiera desaparecido del todo, o habría sufrido una colisión que lo partiera en trozos más pequeños, pero el paso cerca de algún planeta gigante desvió su trayectoria expulsándolo de su sistema solar.

Ha vagado durante cientos de millones de años por el vacío interestelar, y al no estar protegido por los campos magnéticos de su sol ha sufrido un intenso bombardeo de radiaciones cósmicas que han hecho que el hielo de la superficie forme una capa exterior de un metro de grosor con un intenso color rojizo.

En 2.017 entró en el Sistema Solar por la parte opuesta a la posición de la Tierra. Debido a la intensa luz del Sol, los astrónomos no pudieron verlo. Y, al acercarse al Sol, la costra rojiza que lo rodeaba protegió el interior de los calores del Sol impidiendo que el hielo se evaporara generando la típica cabellera de los cometas.

Desde que fue descubierto apenas fue visible durante unas pocas semanas, sumiéndonos en un mar de intrigantes preguntas.

Ya invisible, Omoa Moa continúa su camino, atravesando las órbitas planetarias más lejanas y adentrándose de nuevo en el océano cósmico. Tal vez dentro de decenas de millones de años vuelva a entrar en otro sistema solar, sumiendo a sus posibles habitantes en las mismas incógnitas.

La Próxima Visita Alienígena

Omoa Moa es el primer asteroide extrasolar que hemos visto, pero no es un fenómeno único.

Los astrónomos están convencidos de que miles de asteroides extrasolares atraviesan nuestro Sistema Solar cada año.

Y están centrando sus esfuerzos en localizarlos, prever su trayectoria y, tal vez, interceptarlos con una sonda para recoger y analizar muestras de su superficie.

Pero el tiempo necesario para lanzar una sonda desde la Tierra es muy largo, por lo que no habría tiempo material para alcanzarlo.

Quizás pasen siglos para que la tecnología pueda alcanzar ese objetivo.

En mi opinión

Como siempre que se habla de compuestos orgánicos en el espacio, la imaginación se dispara y se acaba teorizando que la Vida en la Tierra surgió a partir de una siembra espacial.

Como si el Origen de la Vida fuera más fácil en el vacío del espacio que en un océano líquido con abundantes minerales y calentados por volcanes submarinos y los rayos del Sol.

En cuanto a interceptarlos, siempre será imposible mientras se pretenda hacerlo desde la Tierra, pero no veo descabellado que se pueda hacer cuando tengamos bases permanentes en el espacio, con un puerto espacial en el que se fabriquen naves y sondas y desde el que se envíen con mucha más rapidez a sus objetivos.

Es lo que defiendo en la sección Ciudades en el Espacio.

Ver Ficha de El Misterio del Asteroide Alienígena de la serie Desmontando el Cosmos

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies