Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Hubble: Explorando el Universo

Cosmos 2014

El Universo de Stephen Hawking

Una Breve Historia del Tiempo

Tecnología

Medio Ambiente

Biología

Secretos del Universo con Morgan Freeman

El Universo

La Historia del Universo

Desmontando el Cosmos

Curiosity

El Universo Conocido

Física de lo Imposible con Michio Kaku

Ciencia al Desnudo

Sci-Trek

Pioneros del Espacio

La Conquista del Universo

Universo Maligno

Colisiones Cósmicas

Física y Espacio

El Universo

El Sistema Solar

Vida Extraterrestre

Colaboradores Habituales

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Nuevos tratamientos, medicinas y procesos que prometen revolucionar el tratamiento de las enfermedades

Creada01-12-2017
Modificada01-12-2017
Total Visitas3
Diciembre3
Diciembre0

Reseña del Documental Biología de la serie Descubriendo el Mañana con Stephen Hawking

Biología

Las últimas investigaciones científicas en el terreno de la Biología y la Genética están descubriendo nuevos tratamientos, medicinas y procesos que prometen revolucionar el tratamiento de las enfermedades.

Expertos en Guerra Química

Mark Evans nos lleva a Panamá, al antiguo presidio de Cohiba, a buscar plantas medicinales.

La semilla de la planta del Cedrón es usada desde tiempos precolombinos por los panameños para hacer infusiones con las que curar varias enfermedades.

También se busca en los océanos, se están estudiando cianobacterias que habitan el fondo marino y entre las rocas de arrecifes para estudiar sus posibles aplicaciones médicas.

Bajo el agua la Vida es increíblemente abundante. En un solo litro de agua hay miles de millones de bacterias y microorganismos de 20.000 especies distintas.

Y para sobrevivir están siempre luchando.

Luchan con armas químicas. Cada bacteria produce toxinas que perjudican a otras especies sin perjudicar a la propia. Y la mayor parte de las demás especies se defienden contraatacando con armas parecidas.

El doctor Kevin Tidgewell recoge muestras de cianobacterias y las analiza para extraer las toxinas que fabrican. Después las prueba en células cancerígenas para estudiar su reacción, con la esperanza de encontrar la cura de algunas enfermedades como el Cáncer de Mama.

Bacterias Gasolineras

Aarathi Prasad presenta una investigación biotecnológica que busca producir combustible por medio de bacterias.

El catedrático Jay D. Keasling trabaja con la Esquerichia Coli, una bacteria que es capaz de convertir el azúcar en otra sustancia química.

Alterando sus genes han conseguido que convierta la celulosa en azúcar, y éste en combustible diesel.

Es un proceso barato y eficiente que convierte la celulosa en gasolina refinada, lista para alimentar un vehículo.

Keasling calcula que en dos o tres décadas el proceso podría suministrar el 30% del combustible consumido actualmente en el mundo.

El Andamiaje de los Tejidos

La Anatomista Joy Reidenberg nos presenta las investigaciones que se están realizando para regenerar tejidos vivos.

Para ello se utilizan las MEC, Matrices ExtraCelulares, que sirven de armazón, de andamiaje a las células que forman los tejidos. Sin esa matriz, las células se desarrollarían como una masa amorfa, sin estructura. Las matrices son las que hacen que las células se conviertan en tejidos estructurados.

Cuando se produce una herida en el cuerpo, las células acuden a la herida para crear un tapón que impida las hemorragias, pero ese tapón es amorfo, en caso de amputación no puede regenerar el miembro amputado.

Utilizando vejigas de cerdo a las que se les han quitado todas las células, dejando sólo la fina piel de la MEC, se pretende que las células sean capaces, no solo de taponar las heridas, sino también regenerar el tejido dañado.

Un soldado herido en Irak, al que en una explosión perdió varios kilos de carne del muslo, dejando el hueso a la vista, ha sido tratado con matrices de vejigas de cerdo.

Se han creado nuevos músculos, plenamente funcionales y unidos al tejido nervioso.

Su caso es el primero que ha sido tratado con éxito pero se espera que pueda ser usado en muchos más casos.

Corazones Regenerados

La neuróloga y astronauta Roberta Bondar, nos presenta a Hesham A. Sadek, de la Universidad de Austin, Texas, que está trabajando en la regeneración de tejidos cardíacos.

Tras un infarto, a menudo una parte del tejido coronario deja de funcionar, y el trabajo de impulsar la sangre hacia las arterias recae sobre los que sí funcionan, recargándolos de trabajo, con lo que se corren nuevos y mayores riesgos de infarto.

Hay especies como la salamandra que son capaces de regenerar los tejidos dañados.

En una serie de ensayos, Sadek ha extraído fragmentos del tejido coronario de ratones y los ha sustituido con células tratadas para que se autoregeneren. Tres semanas más tarde los corazones de los ratones se ha regenerado por completo y trabajan como si no hubieran sido operados.

El proceso sólo funciona en ratones recién nacidos, con menos de una semana de vida. Aún hay mucho que investigar para que este proceso pueda repetirse en ratones adultos, y con tiempo, en personas.

Rendición de Vida

Los genetistas estudian los genes de las personas para saber cómo se relacionan con las enfermedades. Pero lo que se hace con menos frecuencia es estudiar a los sanos, a las personas que llegan a avanzada edad sin haber sufrido graves enfermedades y dolencias.

Algunos ancianos han llegado a la vejez con una alimentación sana, ejercicios frecuentes y manteniéndose alejados de vicios como el alcohol y el tabaco. Pero otros que han llevado una vida menos sana, fuman, beben y hacen poco ejercicio, también han llegado a las mismas edades.

La verdad es que esta información, así expuesta, podría hacer pensar que no importa la vida, sana o insana, que lleves.

SÍ importa. Pero hay que explicar que, de los fumadores, bebedores y sedentarios, la mayoría morirán antes de los 75 años tras largas enfermedades de pulmones e hígado, mientras que de los que llevan una vida sana la mayoría vivirán sanos hasta pasados los 80.

La mayoría, no todos. Las enfermedades son como una lotería donde todo el mundo nace con unos cuantos números. Si tienes suerte, no te tocará ningún número y vivirás sano y activo hasta los 85 o más años. Los fumadores, bebedores y sedentarios lo que hacen es que cada semana están comprando más y más números, hasta que llega un momento en que es casi inevitable que te toque.

Estadísticas, por favor. Entre los que llevan una vida sana y los que no, ¿qué grupo sufre más problemas de salud y cuál es la edad promedio a la que mueren?

Se está realizando un estudio genético para determinar cuáles son los genes que contribuyen a una vida larga y sana, pero lo que se ha descubierto, paradójicamente, es que hay un gen que hace vivir menos tiempo.

Envejecemos cuando nuestro cuerpo deja de combatir.

Nuestros cuerpos son agredidos diariamente por miles de agentes dañinos. Cuando somos jóvenes nuestro cuerpo resiste esas agresiones y se recupera, pero al aumentar nuestra edad nuestras células van perdiendo esa capacidad y se dejan derrotar por las agresiones.

Y parece que hay un gen que puede dar la orden de rendición mucho antes de tiempo.

Al estar prohibida la experimentación genética en genes humanos, en el Instituto Salt, de Florida, se están probando modificaciones de ese gen en gusanos y ratones y ha conseguido una cepa de gusanos que viven mucho más tiempo que sus congéneres.

El objetivo, cuando se pueda aplicar a los humanos, no es que la gente viva más tiempo, sino que no mueran antes de su tiempo y que puedan llegar a esa edad con la mejor salud posible.

¿Quieres Vivir para Siempre?

David Attemborough piensa que querer ser inmortal es egoísta, pues en algún momento hay que ceder el paso a las nuevas generaciones.

Maggie Aderin Pocock sueña con que la Humanidad pueda viajar a las estrellas, pero con la tecnología actual los viajes serían tan largos que sólo la inmortalidad permitiría lograrlo.

Joy Reidenberg comprende que la inmortalidad sería un problema y no debería estar al alcance de todo el mundo, pero de ella sí.

Hijos del Estrés

Hasta hace poco tiempo se pensaba que los genes eran los únicos elementos que transmitían información de una generación a la siguiente, y puesto que los genes se transmiten como copias exactas, la vida que lleve cada persona no afectará a las vidas de nuestros descendientes.

Recientes estudios han mostrado que las histonas alrededor de las que se enrollan las largas cadenas de ADN son afectadas por nuestra alimentación y nuestra forma de vida, y a su vez afectan al funcionamiento del ADN.

Robert Winston nos explica los misterios de la Epigenética, la genética de las histonas que acompañan al ADN y que hace que nuestras acciones, nuestra forma de vida y la alimentación puedan influir en nuestra salud... y en la de nuestros hijos y nietos.

El genetista pediátrico Marcus Pembrey lleva años sospechando que la forma de vida de las personas puede afectar a la salud de los hijos. Para confirmarlo, en 1.990 inició un seguimiento de la salud de los hijos comparándola con la de los padres.

Tenía que buscar un hecho que no fuera atribuible a la genética, y que se produjera antes del nacimiento de los hijos, por lo que centró su comparativa en la edad a la que los padres empezaron a fumar.

Tras más de veinte años de seguimiento se ha comprobado que los padres que empezaron a fumar en su adolescencia tienen hijos con más probabilidad de sufrir obesidad entre los 9 y los 15 años.

Pembrey opina es un efecto epigenético heredado. Los padres, al fumar de adolescentes, alteraron su epigenética que fue transmitida a los hijos al concebirlos, haciéndolos más proclives a la obesidad.

Un estudio anterior en Suecia ya había mostrado que los hombres que habían sido obesos durante la adolescencia tenían hijos con más probabilidades de sufrir una muerte prematura.

¿Podían haber otros efectos transmitidos por las mujeres?

En 1.998 una gran nevada destruyó las redes eléctricas del Este de Canadá y miles de personas tuvieron que vivir durante más de un mes sin electricidad y a temperaturas de 30 grados bajo cero.

La psicóloga Suzanne King, de la Universidad McGill, ha estudiado si las mujeres embarazadas que sufrieron esta experiencia manifestaron signos de estrés y si esto pudo influir de alguna forma en la salud de sus hijos.

Se hizo el seguimiento de los hijos de 150 mujeres que sufrieron esta experiencia evaluando múltiples factores, como salud, coeficiente intelectual, inteligencia emocional, aprovechamiento en los estudios, relaciones sociales, etc. Se comprobó que las madres que sufrieron más estrés durante el embarazo tuvieron hijos con las notas más bajas en casi todos los parámetros estudiados.

El experimento no está completo. Hay que esperar que las madres tengan nietos para saber si el daño afectó sólo al desarrollo fetal de los hijos o si de alguna forma se afectó a la epigenética de los cromosomas y los nietos también nacerán con esa desventaja.

Ver Ficha de Biología de la serie Descubriendo el Mañana con Stephen Hawking

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies