Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

La Atlántida: Mito y Realidad

La Antigua Atenas

Cómo los Griegos Cambiaron el Mundo

La Cámara de los Huesos de Malta

El Laberinto del Minotauro

El Primer Ordenador de la Historia

Orfeo: El Cristo Griego

El Disco de Festos

Roma

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.81.220.239

Datos de Pagina

Considerado el Primer Ordenador de la Historia, el Mecanismo de Anticitera era capaz de predecir el movimiento de los planetas y las fases y eclipses lunares.

Creada04-10-2014
Modificada24-07-2016
Total Visitas205
Julio7

Reseña del Documental El Primer Ordenador de la Historia

El Primer Ordenador de la Historia
Descifrando el Mecanismo de Anticitera

En 1.901, unos pescadores encontraron bajo las aguas del Egeo, cerca de la isla de Anticitera, los restos de un naufragio que contenía el mayor tesoro encontrado nunca de restos arqueológicos de la antigua Grecia.

El pecio pertenecía a la flota romana en una época en la que ésta estaba saqueando las colonias griegas.

Se encontraron numerosas ánforas y un gran número de estatuas de mármol y bronce.

Restos Encontrados del Mecanismo de AnticiteraPero el tesoro más valioso fue una pieza formada por ruedas de bronce corroídas y amalgamadas por los dos mil años de inmersión en el fondo marino. Cuando los arqueólogos la examinaron vieron que las ruedas estaban graduadas y dentadas, componiendo los engranajes de una maquinaria que, hasta entonces, nadie habría creído que hubiera sido posible fabricar en aquella época.

En los años 1.950, Derek Price radiografió el mecanismo y comprobó que estaba formado por 27 engranajes.

Uno de ellos tenía 235 dientes, y esta cifra le dio la pista para averiguar cuál pudo ser el propósito de la maquinaria.

Los griegos tenían templos en los que oficiaban ceremonias. Había festividades que se celebraban en fechas determinadas del año, y otras que se celebraban con la luna llena.

El mes lunar dura aproximadamente 29'5 días, y al cabo de doce meses se alcanzan los 354 días, once menos que el año solar. Eso significa que si un año se celebra una fiesta en el Equinoccio de Primavera, por ejemplo, con luna llena, al año siguiente no habrá luna llena en esa misma fecha. Los astrónomos griegos, sin embargo, observaron que al cabo de 19 años el Equinoccio de Primavera volvía a coincidir con la luna llena. Y esos 19 años correspondían casi exactamente con 235 meses lunares. Los griegos llamaron a este período de 19 años el Ciclo Metónico.

Otro engranaje tenía 127 dientes, lo que también tenía relación con los movimientos lunares.

Aunque hay 29'5 días entre dos Lunas Llenas, la Luna sólo tarda 27'3 días en alinearse con la misma constelación celeste. Ese es el tiempo real que tarda la Luna en dar la vuelta alrededor de la Tierra. En el Ciclo Metónico de 19 años y 235 meses lunares, la Luna orbita 254 veces alrededor de la Tierra. Esa es una cantidad bastante grande para poner alrededor de una rueda, pero siendo un número par se podía conseguir el mismo efecto con la mitad de dientes: 127.

Derek Price siguió investigando el mecanismo durante años, pero el hecho de trabajar con una pieza tan valiosa que no podía ser manipulada y contando sólo con unas radiografías en las que todos los engranajes aparecían superpuestos, le fue imposible desentrañar todos sus misterios.

En 1.976, el oceanógrafo Jacques Cousteau recuperó más restos del pecio, entre ellos varias vigas de madera y monedas que permitieron datar el naufragio entre los años 70 y 60 aC. Se comprobó que la mayoría de las piezas procedían de Pérgamo y las islas de Cos y Rodas.

En el año 2.000, el astrónomo Mike Edmunds reunió un equipo de investigación formado por astrónomos, historiadores y matemáticos con el fin de estudiar el mecanismo en mayor profundidad.

Con la colaboración de un empresario que fabricaba máquinas de Rayos X en 3D, consiguió unas precisas imágenes del interior de la maquinaria y pudieron seguir la investigación en el punto en el que la había dejado su predecesor, Derek Price.

A partir de una representación virtual en 3D, Mike Edmunds vio que el mecanismo con 27 engranajes, estaba incompleto, faltaban piezas. Supuso que originalmente debía tener 50 ó 60 engranajes para estar completo.

Además, la rueda más grande del mecanismo, que estaba incompleta, no se sabía con seguridad si contendría 223 ó 224 dientes. Edmunds supuso que contendría 224, pero por más que intentaba encajar las piezas para averiguar su función, no lo conseguía.

La solución la encontró al estudiar escritos y calendarios del imperio Persa del siglo VII aC, al menos 600 años anteriores al mecanismo.

Los astrónomos persas llevaban siglos examinando los cielos y habían descubierto que los eclipses lunares se repetían con bastante regularidad cada 18 años. Esto eran 223 meses lunares. Para los babilónicos, el número 223 era un número mágico imprescindible para sus ritos religiosos.

Con este hallazgo, Edmunds dedujo que el mecanismo no sólo predecía las fases lunares, sino también los eclipses, y al analizar los engranajes conectados con más detalle, y las letras griegas grabadas en las piezas de bronce, descubrió que no sólo las fechas, también la hora a la que se producirían, la dirección en la que avanzaría la Sombra del Eclipse en la cara de la Luna y hasta si sería un eclipse lunar total o parcial.

Engranajes Diferenciales del Mecanismo de AnticiteraGracias a unos engranajes especiales formados por dos ruedas descentradas, unidas por una Clavija en una rueda y una Ranura en la superior, el mecanismo era capaz de emular el comportamiento de la Luna en su órbita, siendo más rápida cuando la luna estaba en su perigeo y más lenta cuando estaba por el apogeo.

Antes de descubrir este mecanismo, nadie había imaginado nunca una solución tan brillante para representar la variable velocidad de la Luna en su órbita.

Había una particularidad más en la que este mecanismo mostraba la genialidad de su constructor.

El Perigeo de la Luna no se ajusta exactamente a su órbita. Cada órbita lunar el Perigeo se produce unos tres grados antes que la órbita anterior. Para que el perigeo lunar coincida en la misma posición tienen que pasar nueve años.

Un engranaje de 53 dientes conectado a la rueda de 223, hacía que las ruedas de Clavija y Ranura giraran cada período de 9 años haciendo coincidir sus puntos de máxima velocidad con el perigeo lunar a pesar de la precesión del perigeo.

Por fin fueron comprendidas las funciones de las ruedas con 19, 127, 223 y 53 dientes, y el mecanismo de Clavija y Ranura que imitaba la velocidad variable de la Luna en su órbita.

Edmunds se preguntó entonces cómo se plantearía construir un mecanismo semejante. 

Descubrió que con sólo cuatro engranajes, dos de ellos de Ranura-Clavija, podía hacer un mecanismo que señalara la posición de Marte. Imaginó que con cuatro engranajes por planeta y varios más que sirvieran de transmisores del movimiento, podría construir un mecanismo similar. Pero todo eso no hubiera sido posible si no llega a ser por todo lo que aprendió gracias al análisis del verdadero y original Mecanismo de Anticitera.

El Posible Autor del Mecanismo

Reconstrucción del Mecanismo de Anticitera¿Quién, hace más de dos mil años, podía haber tenido el genio suficiente para construir un mecanismo tan complejo y maravilloso que podía prever los movimientos de la Luna y los eclipses?

Descifrando las inscripciones griegas de las ruedas traseras del mecanismo se pudieron identificar los nombres de cuatro meses. Las ciudades griegas tenían distintos calendarios en distintas ciudades y esos nombres eran los usados en las ciudades de Corinto, en Grecia, y Siracusa, ciudad fundada por los corintios en Sicilia.

En Siracusa, antes de ser invadida por Roma, vivieron algunos de los más grandes matemáticos de la Historia Antigua, y el más grande de ellos fue Arquímedes.

Siracusa fue conquistada por el General Marco Claudio Marcelo en el año 212 aC. Marcelo dio instrucciones de que saquearan la ciudad pero perdonaran la vida a Arquímedes, pero un legionario romano, al ver a un anciano que desobedeció sus órdenes, lo mató ignorando que era Arquímedes.

El producto del saqueo de la ciudad fue enviado a Roma, pero Marcelo se quedó con dos objetos que consideró los más valiosos del botín. Aseguraba que eran máquinas que habían sido construidas por Arquímedes.

Ciento cincuenta años más tarde, Cicerón describió una de esas máquinas que había visto en casa de Marco Marcelo, nieto del famoso general.

Arquímedes había concebido una manera precisa de representar mediante un solo mecanismo los variados y divergentes movimientos de los astros con sus diversas velocidades. Así, un mismo eclipse de Sol ocurría sobre la esfera de la misma manera que hubiera ocurrido en la realidad.

Mike Edmunds piensa que el mecanismo descrito por Cicerón pudo ser una de las primeras versiones salidas del taller de Arquímedes, y que el encontrado en Anticitera sería una versión posterior, más compleja y de un tamaño muy inferior, que incluía todos sus engranajes en una caja fácilmente transportable.

Frontal del Mecanismo de AnticiteraEn la cara delantera mostraría una esfera con siete agujas representando los cinco planetas conocidos, junto con el Sol y la Luna. La Luna estaría montaba en una aguja giratoria de tal forma que a lo largo de su recorrido iría mostrando las distintas fases lunares.

Parte Dorsal del Mecanismo de AnticiteraEn la parte trasera había dos esferas graduadas en espiral correspondientes a los Ciclos Metónico y el de Saros, que permitían predecir los eclipses y las fases de la Luna.

En mi Opinión

Este documental es MUY interesante e instructivo.

Es asombroso que en tiempos tan antiguos se pudieran fabricar mecanismos tan complejos y que al cabo de dos mil años hayan sido totalmente olvidados, hasta el punto de que ningún historiador antes de ahora haya sido capaz de imaginar su existencia.

Sólo ha faltado mencionar un detalle, que se muestra en el documental pero no se menciona.

Los planetas giran alrededor del Sol, pero la Tierra, girando por dentro de las órbitas de los planetas Marte, Júpiter y Saturno, todos los años los adelanta en su órbita y durante un tiempo los planetas cambian de dirección, realizando un bucle y pasando tres veces en poco tiempo (entre dos y cuatro meses) por la misma posición del firmamento.

El engranaje de Clavija y Ranura que permite imitar la velocidad variable de la Luna en su órbita, puede ser complementado por una Ranura Extendida, dos varillas paralelas que sobresalen de la rueda en la que se apoyan, y que en su rotación son capaces de imitar también el movimiento retrógrado de los planetas.

Recientemente he encontrado una Reconstrucción Virtual del Mecanismo de Anticitera. ¡Muy Buena!

Ver Ficha de El Primer Ordenador de la Historia

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies