Bienvenidos a MasLibertad

Bienvenidos a MasLibertad

Novedades y Proyectos

¿Quién soy yo?

Experiencias Informáticas

Mis Favoritos

Cosas que me han Pasado

Paseos y Excursiones

Novelas y Relatos

La Estrella y el Águila

La Estrella y el Águila: Notas

Bienvenidos a Libertad

Reino de Sombras

Autobiografía de Dios

La Sala Oval

Un Paseo por Libertad

El Gran Aburrimiento

El Cambio

Miscelánea

Cartas al Autor

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP52.3.228.47

Datos de Pagina

Notas Históricas y Astronómicas al cuento La Estrella y el Águila, de Juan Polaino

Creada01-03-2016
Modificada23-02-2017
Total Visitas170
Septiembre1

 

La Estrella y el Águila: Notas

No me gusta interrumpir un relato con notas a pie de página porque distraen la atención del lector. Sin embargo, en este relato se mencionan varios hechos históricos, astronómicos y geográficos que a los interesados les podría gustar conocer.

En primer lugar, pido disculpas por los posibles errores, aunque debo confesar que uno de ellos lo he cometido a propósito.

El nombre de China era conocido ya en Roma desde mucho antes de la época de Lucio, pero como los romanos no habían creado aún la letra CH, escribían y pronunciaban Sina, con S sibilante. Los nombres de Catai y Kitay refiriéndose a China son muy posteriores, prácticamente de la época de Marco Polo, pero he preferido usarlos para que al lector moderno le resulten nombres chocantes y exóticos, tal como el nombre de Sina les sonaba a los contemporáneos de Lucio.

El Secreto de la Seda fue ya descubierto y mencionado por Plinio el Viejo en el año 87 dC, refiriéndose a una "polilla de la seda", aunque ignoraba el proceso de producción. En el siglo VI unos monjes de Bizancio aprendieron el proceso, pero a su vez lo conservaron en secreto para tener el monopolio de la producción de seda en Europa. No fue hasta el siglo XIII en que el proceso fue divulgado y aparecieron muchos más productores de seda.

El Censo de César Augusto del año 8 aC se realizó en todo el imperio romano, pero Judea, en aquella época, no era aún una provincia de Roma, por lo que hay dudas de que se llegara a realizar allí, al menos durante el reinado de Herodes. Según parece, el primer censo romano oficial en Judea, conocido como el Censo de Cirino, se realizó en el año 6 dC.

Por otra parte, la idea de que los judíos debían acudir a su lugar de nacimiento para el censo es apócrifa, inventada por los primeros evangelistas para justificar que la familia de Jesús, que vivía en Nazaret, viajara a Belén durante el embarazo, muy avanzado, de María. La verdad es que el censo se realizaba para cobrar impuestos así que la gente debía censarse donde vivieran y trabajaran, en ningún caso hubiera sido de utilidad para Roma saber dónde habían nacido.

El resultado oficial del censo, según el propio Augusto, fue de 4.233.000 Ciudadanos Romanos. No se cuentan esclavos, campesinos, mujeres ni siervos. En realidad, según estudios recientes se estima que la población total del imperio romano sería de unos 55 millones de personas.

La esclavitud era muy corriente en la ciudad de Roma. De una población de un millón de habitantes, aproximadamente un tercio eran esclavos. Algunos tenían la suerte de ser tratados con un cierto respeto, pero la mayoría llevaba una vida de penalidades sometidos a los caprichos de sus amos.

En 1907 se encontró en el fondo del mar Egeo, cerca de la isla de Anticitera, un mecanismo compuesto por numerosos engranajes y cubierto por incrustaciones de salitre y coral que hacían imposible su análisis. Su función fue un misterio durante décadas hasta que a partir de los años 80, usando las técnicas más modernas, se pudo descubrir que servía para describir los movimientos de la Luna y el Sol, permitiendo predecir los eclipses. Fue construido alrededor de un siglo antes de Cristo y se supone que había varios, algunos de una gran complejidad, estimándose que el primero pudo ser diseñado y construido por el propio Arquímedes. (Ver El Mecanismo de Anticitera)

La técnica para su construcción fue olvidada en el siglo II dC. Hasta que se pudieron analizar con rayos X, nadie supo cómo construir un engranaje diferencial que pudiera cambiar de velocidad durante su rotación.

El astrólogo babilónico menciona los siete planetas en el mismo orden en que los babilónicos, dos mil años antes, los asignaron a los días de la semana, desde el Sol (domingo, Sun Day) hasta Saturno (sábado, Satur Day). Tras cuatro mil años de historia, en muchos idiomas seguimos usando las mismas denominaciones.

La Constelación de Deméter es conocida hoy en día como Virgo. Si en aquella época representaba a la diosa de la agricultura, hoy hace referencia a la Virgen, pero las estrellas que la forman revelan su origen agrícola.

El uso de varios idiomas por parte de los distintos personajes de este relato tiene una gran importancia. Hay palabras que no tienen una traducción exacta y entonces se usan otras palabras que significan "casi" lo mismo. Y eso lleva muchas veces a alterar, a veces poco, a veces mucho, el significado de las palabras.

Por ejemplo, en algunos idiomas antiguos no existían palabras distintas para distinguir estrellas, planetas, cometas o constelaciones. Se sabía el significado por el contexto, pero si se desconoce el contexto la traducción es muy posible que sea errónea. Si se dice que una estrella anunciará un suceso no estamos seguros si el autor del escrito se refería a una estrella, un cometa, un planeta o una supernova.

La Biblia afirma que en Belén, una 'doncella' pariría al mesías. Posteriores y equivocadas traducciones cambiaron la palabra 'doncella' por 'virgen'.

También es una traducción errónea la que habitualmente se da a la palabra 'Magoi' cuyo significado es 'Astrólogo' y no tiene que ver con la magia.

Del mismo modo, la palabra heraldo, que aquí se repite en varias ocasiones, en diversos idiomas y contextos puede significar algo tan anodino como un mensajero o tan extraordinario como un ángel celestial.

El idioma más hablado en Judea en tiempos de Lucio era, aunque a muchos les sorprenda, el griego. Al menos en el Norte, en la zona de Cafarnaúm y Nazaret. Por Jerusalén y más al Sur era más frecuente el arameo.

En nuestros tiempos resulta una palabra casi desconocida, pero en tiempos antiguos la Mirra, una resina aromática extraída de ciertas plantas, se usaba como perfume y como aceite de embalsamar. Los cuerpos de los difuntos eran untados con aceites para embalsamarlos, y uno de los aceites más valorados era el fabricado con mirra. De ahí la opinión de que si Jesús era hombre mortal escogería la mirra, pero la despreciaría si no estaba destinado a morir.

El nombre de Cleofás, hermano de José, está documentado en la historia por pocos pero fiables escritos y sabemos que fue un sacerdote de cierta importancia a principios del siglo I. Jacobo, uno de los hijos de José, hermano de Jesús, es conocido en francés como Jaques, en inglés como Jack o James, en gallego como Yago y, al hacerlo santo, como San Yago. De ahí pasó a ser conocido en España como Santiago. Fue quien sustituyó a Jesús como jefe de la iglesia tras su muerte, aunque según algunos historiadores del cristianismo primitivo no fue él, sino un hijo suyo del mismo nombre, quien viajó a España y, quizás, dio origen a la leyenda del Camino de Santiago.

Gestas, por supuesto, acabó sus días de ladrón, casi cuarenta años más tarde (no 33 como vulgarmente se afirma) crucificado al lado del mismo hombre que por su avaricia perdió la oportunidad de conocer el día de su nacimiento.

Aunque la historia y los personajes son inventados, espero y deseo que Lucio pudiera regresar pronto a Roma, a tiempo de devolver el escudo a su anciano padre.

 


 

La situación de las estrellas y planetas en el firmamento durante la noche en que transcurre la historia, han sido extraídas de varias páginas astronómicas y un programa informático. Los sucesos astronómicos más relevantes para esta historia son:

  • 7 aC, 2 de Noviembre: Conjunción de Júpiter, Saturno y Luna.
  • 6 aC, 25 de Febrero: Júpiter, Marte y Saturno.
  • 6 aC, 17 de Abril: Júpiter, Saturno, Sol y Luna en Aries.
  • 6 aC, Mayo: Júpiter. Saturno y Venus en Piscis.
  • 6 aC, 23 de Agosto: Júpiter comienza a retroceder.
  • 6 aC, 20 de Diciembre: Júpiter termina su precesión y comienza a avanzar de nuevo.
  • 5 aC, Febrero y Marzo: Supernova al Sur de la constelación del Águila, observada en China y Corea al Este, poco antes de amanecer, y que brilló durante 70 días.
  • 5 aC, 21 de Marzo: Pascua Judía.
  • 4 aC, Marzo: Muerte de Herodes, durante un Eclipse de Luna.
  • 4 aC, 13 de Marzo: Eclipse parcial de Luna.
  • 4 aC, 5 de Septiembre: Eclipse parcial de Luna.

Si algún dato histórico, geográfico o astronómico está equivocado, pido disculpas.

Todos los demás datos de la historia son inventados pero basados en numerosos relatos y tradiciones que, aunque no son demasiado fiables, han sido creídos durante siglos por muchos pueblos cristianos.

Juan Polaino (Enero-Febrero del 2016)

   

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies