Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Cosmos

Un Viaje Personal

Una Odisea del Espacio Tiempo

Otros Mundos

Escalera a las Estrellas

La Zona Habitable

La Ciudad Perdida de la Vida

Vavilov

El Conectoma Cósmico

El Hombre de un Billón de Mundos

Vida Inteligente en la Tierra

El Sacrificio de Cassini

Magia sin Mentiras

Historia de Dos Átomos

Sombras de los Ancestros Olvidados

Bienvenidos al Antropoceno

Maravillas del Nuevo Mundo

Nuestro Planeta

Documentales de Stephen Hawking

Hubble: Explorando el Universo

Secretos del Universo con Morgan Freeman

El Universo

La Historia del Universo

Desmontando el Cosmos

Curiosity

El Universo Conocido

Física de lo Imposible con Michio Kaku

Ciencia al Desnudo

Sci-Trek

Pioneros del Espacio

La Conquista del Universo

Universo Maligno

Colisiones Cósmicas

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

El Sistema Solar

Planetas Extrasolares

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.200.218.187

Datos de Pagina

Cosmos: Otros Mundos 11 (2020) La Programación Genética de la Vida Construcción de Organismos Vivos Comportamiento Programado ¿Qué nos hace Humanos?

Creada05-06-2020
Modificada05-06-2020
Total Visitas11
Agosto2

Reseña del Documental Sombras de Antepasados Olvidados de la serie Cosmos: Otros Mundos

Presentador

Neil deGrasse Tyson

Sombras de los Ancestros Olvidados

Documental de la serie Cosmos: Otros Mundos (E11, 2020) en el que Neil deGrasse Tyson nos muestra cómo el comportamiento de los animales está programado por los genes, y cómo la Humanidad es capaz de superar esa programación para convertirnos en Humanos.

Hace un millón de años, en unas cuevas de Sudáfrica, vivía una tribu de humanos, perteneciente a la especie Homo Erectus.

Su mayor logro, lo que les diferenciaba de los demás animales, era que habían aprendido a controlar el fuego, hacían fogatas en las que calentarse. Allí aprendieron a cocinar sus alimentos y a narrarse historias.

Dioses y Demonios Invisibles

En el antiguo imperio persa, en el siglo VI aC, los sacerdotes creían en la existencia del dios Ahura Mazda que sin haber sido creado, era el creador de todo lo existente. Era un dios benevolente, fuente de todos los bienes que nos da la Naturaleza.

Su rival era su hermano Angra Mainyu, un demonio malvado, fuente de todo mal.

Cualquier suceso que ocurriera según si era bueno o malo, era achacado a uno u otro.

El Demonio Microscópico

Los habitantes de Persia no sabían nada de los virus, pero aún sin conocerlos sufrían sus efectos.

El Virus de la rabia habitaba a menudo en el organismo de los murciélagos. Si un murciélago infectado mordía a un perro doméstico, amable compañero y protector de la familia y del hogar, podía inocularle esos virus.

A través del torrente sanguíneo el virus se reproducía y alcanzaba a todo el organismo del perro, afectando de distintas formas a sus órganos. Afectaba al Sistema límbico alterando su producción de hormonas. Eso hacía que se inhibieran los procesos de su comportamiento, volviéndose, de dócil compañero en un animal agresivo, inundado de ira y dispuesto a morder a sus amos.

También afectaba a la producción de saliva, lo que hacía que cualquier pequeño mordisco podía invadir y transmitir el virus a otras personas.

El Virus cambiaba el comportamiento y la biología del perro, y esa estrategia conseguía convertirlo en una nave que podía transportar al virus a otros mundos, a otros organismos.

Como siempre que se plantean estos argumentos, quiero recalcar que el virus no tiene consciencia de que exista el perro ni otros organismos, ni tiene deseos de extenderse ni de reproducirse.

Sencillamente ejecuta un Programa Genético, estímulo y reacción química. Si el programa genético provoca un resultado que haga sobrevivir y proliferar al organismo, ese programa genético se multiplicará. Si por una variación genética, una mutación, el programa es más ineficiente, no podrá sobrevivir y los virus que tengan esa programación ineficiente se extinguirán. Si por una mutación determinada un virus provoca una reacción distinta que haga que los virus tengan más posibilidades de sobrevivir y extenderse, esa mutación hará que su nueva especie sea cada vez más abundante, hasta que los virus con la versión anterior, más ineficientes, no puedan competir y se extingan.

Así funciona la Evolución, sin propósito, sin ninguna inteligencia que la dirija, pero eliminando a los seres cuya programación genética sea más ineficiente.

Comportamiento Programado

El comportamiento de los virus de la Rabia está programado en sus genes. Es un comportamiento complejo, pero mucho menos que el de otros animales más complejos.

Cuando una abeja muere, su organismo empieza a producir Ácido oleico. Al olerlo, las abejas que lo captan cogen a la abeja muerta y la sacan de su colmena.

Si impregnamos la espalda de una abeja viva con una gota de ácido oleico, las demás abejas la atacarán y la arrastrarán hasta fuera de la colmena. Las abejas están programadas por sus genes para reaccionar de esa forma, y su programación no es lo bastante sofisticada para discernir otras circunstancias, como que la abeja esté viva y sana.

Las polillas llevan 190 Millones de años volando desde sus nidos hacia su alimento. Su programación genética se ha depurado y especializado para actuar de esa forma.

Desde hace 300 años, las polillas se han enfrentado a un obstáculo que nunca antes habían conocido: Los cristales de las ventanas. Chocar con un cristal requiere un comportamiento distinto, volar en paralelo hasta encontrar el borde y rodearlo, pero la programación del comportamiento de las polillas no es tan sofisticada. Las polillas, tras chocar contra el cristal, lo vuelven a intentar, una y otra vez, sin rendirse, porque así de simple es la programación genética de su comportamiento.

Cuando se les sale un huevo del nido, los gansos están programados para recuperarlo, empujarlo con el pico hasta devolverlo al nido. De nuevo, su programación no es lo bastante sofisticada y en ocasiones lleva al nido otros objetos, piedras, pelotas o latas de refresco.

Algunas avispas tienen un programa genético del comportamiento mucho más complejo. Su programación les hace excavar un agujero en la tierra o en los montones de hojarasca. Entonces buscan un escarabajo y le inyectan una sustancia química. Esa sustancia afecta al sistema nervioso del escarabajo, eliminando las instrucciones genéticas que le ordenan buscar alimentos o huir de los peligros. Vivo pero inerte, el escarabajo es arrastrado por la avispa hasta el agujero que ha excavado. Pone un único huevo en su abdomen y sale, tapando el agujero con pequeñas piedras o trozos de corteza.

Al cabo de un tiempo, del huevo nace una larva que se alimenta de la carne del escarabajo, aún vivo, hasta desarrollarse por completo y salir del nido.

Por el hecho de que su programa de comportamiento es capaz de inhabilitar instrucciones genéticas del comportamiento de otras especies, a las avispas de esa especie se las podría considerar los primeros Hackers Informáticos.

Y en ningún caso se trata de inteligencia tal como nosotros la entendemos, sino de un comportamiento programado por los genes de distintas especies que han ido variando en cada generación y de los que en la actualidad sólo existen aquellos programas genéticos que mejor garantizan la supervivencia, no de la especie, sino del mismo programa genético, la secuencia de ADN en la que están programados los procesos de construcción y las pautas de comportamiento de un organismo.

Como programador que he sido durante 40 años, he hecho cientos de programas, algunos bastante complejos, capaces de tener en cuenta muchas variables, reaccionando a las órdenes, por teclado o ratón, de los usuarios, pero ninguno de esos programas tenían la más mínima inteligencia. Sólo procesaban instrucciones de programación.

Sólo una vez he hecho un programa que aprendía, un juego bastante simple de Piedra, Papel o Tijeras, donde el programa contabilizaba las respuestas del contrincante tras la jugada del programa y tenía en cuenta cuáles eran las elecciones más frecuentes para decidir la siguiente jugada.

Si en el juego, por azar, hay una probabilidad del 33% de ganar, perder o empatar, el juego, tras unas doscientas partidas contra MÍ, conseguía una tasa de victorias del 35~38%. No estaba mal, pero ni aún así se puede considerar que se trate de Inteligencia.

¿Qué nos hace Humanos?

De todas las cualidades que tenemos ¿hay alguna que sea exclusiva de la Humanidad y de la que carezcan los demás animales?

En la Grecia clásica, Platón afirmó que un humano es un bípedo sin plumas. Diógenes le tomó la palabra y le presentó una gallina desplumada, pidiendo su ingreso en la Academia de Atenas.

Aristóteles afirmó que el Hombre es un Animal Social. Pero la estructura social de Hormigas, Abejas o Termitas es mucho más compleja y estable.

El filósofo Michel de Montaignedecía que el Hombre es el más traicionero con sus semejantes. Pero las luciérnagas también. Cuando por las noches las luciérnagas se posan en las hojas de los árboles y hacen brillar su abdomen a intervalos regulares, los machos están haciendo publicidad de sus cualidades para atraer a las hembras. Pero hay otros machos que cuando ven que una hembra se dirige a un macho, se acercan, emiten brillos irregulares que repelen a las hembras y de esa forma, quizás media hora más tarde sean ellos los que tengan más suerte.

Adam Smith decía que el Hombre se distinguía de los demás animales por el Trueque, el Intercambio Voluntario de Bienes, el Comercio. Pero los simios Bonobos son hábiles comerciantes, capaces de conseguir alimentos de otros congéneres a cambio de sexo. O protección de los más fuertes a cambio de sexo. O resolver conflictos a cambio de sexo.

¿Acaso somos los humanos los únicos que nos expresamos por medio del Arte?

Nido de TilonorrincoLos Tilonorrincos embellecen la entrada a sus nidos con pétalos, bayas y piedras de colores en agrupaciones estéticas de gran belleza para atraer a sus posibles parejas.

¿Tal vez seamos los únicos animales que cuidamos y mantenemos el contacto con los hijos hasta más allá de la madurez? Los elefantes también lo hacen.

¿Somos los únicos que domesticamos animales? Las hormigas tienen rebaños de pulgones a los que pastorean y ordeñan.

¿Herramientas? Muchas aves, mamíferos y simios usan palitos para sacar termitas de sus nidos, o piedras para romper las cáscaras de los huevos.

¿Besos? Los simios, las morsas y otros muchos animales se besan uniendo los labios. Las serpientes se tocan las lenguas. Las aves el pico.

Una curiosidad. En el documental se ve una escena en la que varias morsas en fila se besan, de izquierda a derecha y de nuevo a la izquierda. CREO que la escena ha sido tomada de la película 50 Primeras Citas, protagonizada por el cabeza-huevo Adam Sandler y la desmemoriada Drew Barrimore.

Quizás lo único que nos diferencia es que somos los únicos tan neuróticos para perder tanto tiempo en intentar demostrar que somos muy distintos a todos los demás animales.

Selección por Compasión

Si la Humanidad se distinguiera por el grado de compasión que tenemos con nuestros semejantes, los más humanos de todos serían los Macacos de Cara Roja de Japón. En la década de 1970 se les sometió a un experimento en el que se les adiestró para que tirasen de una cadena para conseguir alimento. La cadena estaba conectada a un cable eléctrico que aplicaba una descarga a uno de los miembros de la tribu encerrado en una jaula. Para comer, los macacos tenían que causar dolor a un compañero.

Cuando los macacos lo comprendieron, ninguno de ellos volvió a tirar de la cadena. Prefirieron pasar hambre durante días antes de causar dolor a un compañero.

¿Cuánta Humanidad habría en los científicos que imaginaron y ejecutaron este sádico experimento?

El Alcance de la Compasión

Si nuestro hijo pasara hambre, no podríamos dormir tranquilos, haríamos lo posible por ayudarle. Pero si es un niño desconocido, viviendo al otro lado del mundo ¿qué haríamos?

Actualmente hay cientos de miles, quizás millones de niños, que se encuentran en una situación paupérrima, al borde de la muerte por hambre.

Está programado en nuestros genes, que ayudemos a nuestros parientes más cercanos e ignoremos a los desconocidos.

Quien mejor explica esto es Richard Dawkins en El Gen Egoista.

Los genes contienen un programa que regula la construcción y el comportamiento del organismo. Si ese programa consigue que el organismo sobreviva y haga sobrevivir y multiplicar ese programa genético, el programa se extenderá. Y parece que cuando un organismo tiene instrucciones genéticas para proteger a organismos que tengan los mismos genes aumentan las probabilidades de supervivencia y reproducción de los genes de ese organismo.

Según Dawkins, nosotros, los humanos, no somos más que naves construidas por genes, en las que sobreviven los genes y en las que los genes pueden perpetuarse.

Los sentimientos que puedan experimentar los organismos son efectos secundarios, ignorados por los genes y totalmente irrelevantes para ellos.

Cuando Asoka se hizo Humano

En el año 272 aC, el emperador de la India, Bindusara, estaba próximo a morir. Él quería que le sucediera su hijo Susima, pero otro de sus hijos, en un alarde de inusitada crueldad, mató a todos sus hermanastros, más de 90, y quedó como único sucesor.

Coronado como Asoka el Grande, su crueldad no tuvo límites, con su propio pueblo y asolando aldeas y reinos vecinos para extender su reinado de terror.

Tras conquistar el reino de Kalinga, en un campo devastado repleto de cadáveres, un hombre se acercó a él, le mostró el cuerpo de un bebé muerto y le dijo:

Tú que eres tan poderoso, demuestra tu poder devolviéndole la vida a mi hijo.

Asoka, por primera vez en su vida, sintió compasión. Se interesó por la religión de aquel hombre, budista, y empezó a estudiar las enseñanzas de Buda.

Renunció a nuevas guerras y volcó su esfuerzo y riqueza en crear escuelas y hospitales, carreteras y posadas en las que se alojaran los peregrinos. Instituyó una serie de avances sociales (sanidad gratuita, escuelas para niñas, etc) que mejoraron radicalmente la vida de sus súbditos.

¿Cuándo nos hacemos Humanos?

La programación genética que rige nuestro comportamiento hace que tengamos compasión por nuestros parientes más cercanos, aquellos con los que compartimos más genes.

Es posible que cuando superamos esa programación, cuando sentimos compasión por los extraños, por todas las demás personas, incluso por los animales, por todos los seres vivos, hayamos dejado de ser máquinas autómatas, robots programados por los genes, para trascender y convertirnos en más que animales.

Para convertirnos en Humanos.

En mi opinión

No creo que sea la compasión por los desconocidos la que nos haga humanos. Si lo fuera, los bebés recién nacidos, llorones egoístas, ¿no son humanos?

Lo que creo es que nosotros, los humanos, somos mucho más que una nave biológica construida por un programa genético y que ejecutamos las instrucciones programadas en nuestros genes para asegurar la supervivencia de ESE programa genético.

Somos algo nuevo, una Entidad Emergente, mucho más que la suma de nuestras partes. Y somos capaces de saber que somos YO, reconocer a NOSOTROS y, si queremos, incluir a TODOS.

Somos capaces de estudiarnos a nosotros mismos, descubrir cómo estamos programados y decidir si queremos dejarnos llevar por nuestros instintos o intentamos ser mejores que un robot biológico.

Si queréis profundizar en el tema, os recomiendo los libros de Dawkins, Evolución: El Mayor Espectáculo sobre la Tierra, El Gen Egoísta y El Relojero Ciego. Los dos últimos son algo profundos y difíciles de leer, pero si lo conseguís tendréis bastante claro cómo funciona y evoluciona la programación genética que rige la construcción de nuestros organismos y de gran parte de nuestro comportamiento.

Ver Ficha de Sombras de Antepasados Olvidados de la serie Cosmos: Otros Mundos

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies