Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

El Universo

La Ciencia del Universo

La Historia del Universo

Sobre el Big Bang

La Materia del Universo

Materia y Energía Oscuras

Galaxias

Estrellas

Soles Gemelos: Misterio Alienígena

Supernovas

Estrellas Extremas

Las Estrellas Más Potentes

Estrellas

Estrellas de la Muerte

Estrellas de la Muerte

Estrellas que Matan

Lo más Mortífero del Universo

Agujeros Negros

El Sistema Solar

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.90.204.233

Datos de Pagina

Nuestro Sol es una Estrella Solitaria La Mayoría de las estrellas son Binarias ¿Cómo sería vivir en un planeta con dos soles?

Creada22-02-2019
Modificada22-02-2019
Total Visitas4
Marzo4

Reseña del Documental Soles Gemelos: Misterio Alienígena de la serie La Historia del Universo

Soles Gemelos: Misterio Alienígena

Documental de la serie La Historia del Universo (T6, E2, 2018), en el que se describen las Estrellas Binarias, las más abundantes de la galaxia, cómo evolucionan y la posibilidad de que existan planetas en su entorno.

Durante mucho tiempo los científicos han pensado que nuestro Sistema Solar era un ejemplo típico de los demás sistemas planetarios que en el futuro pudiéramos encontrar en el Universo. Una estrella rodeada de varios planetas en diferentes órbitas.

No era así. Conforme los astrónomos han ido observando las estrellas de nuestra Galaxia han comprobado que la mayoría de ellas se encuentran en Sistemas Binarios, con dos soles.

Sólo el 25% son estrellas solitarias.

Las demás se encuentran en sistemas de dos estrellas, y algunas de tres o más.

¿Cómo sería vivir en un planeta situado en un sistema binario?

Gemelos y Mellizos Estelares

Existen estrellas de muchos tipos, pequeñas enanas rojas, gigantes azules o rojas, soles amarillos como el nuestro, en toda la amplia gama de tamaños y colores.

En un Sistema con dos estrellas ambas podrían ser similares o muy distintas entre sí.

¿Cómo sería la vida en los planetas que orbitaran ambas estrellas?

Sería una vida, como mínimo, interesante, aunque tal vez llegue a ser demasiado interesante.

Algunas estrellas son peligrosas, emiten gran cantidad de radiaciones y podrían poner en peligro la vida en los planetas que la orbiten.

¿Y si una de las dos estrellas es de esas?

Los Púlsares

Púlsar

Entre estas estrellas peligrosas están los Púlsares.

Con un tamaño de entre 10 y 20 Km, los púlsares rotan muy rápido, generan intensos campos magnéticos y desde los polos magnéticos disparan ráfagas de intensa radiación.

Por algún motivo que aún se desconoce, el polo magnético del púlsar no coincide con su eje de rotación y eso hace que la ráfaga vaya dibujando un cono en el firmamento. Cuando desde la Tierra observamos un púlsar es en el breve instante en que la ráfaga está apuntando hacia nosotros y como el púlsar rota tan rápido con cada rotación recibimos un paquete de radiación.

La rotación de los púlsares es muy rápida, algunos rotan en unos pocos segundos pero la mayoría lo hacen en menos de un segundo. Y algunos rotan muchísimo más rápido, recibiendo el nombre de Púlsares de Milisegundo.

Hemos localizado muchos púlsares en el espacio y una gran parte se encuentra en un sistema binario acompañando a estrellas amarillas o gigantes rojas.

Púlsar en un Sistema BinarioSi el púlsar forma parte de un sistema binario, la otra estrella, más grande pero con menos masa, orbitará a su alrededor y si está lo bastante cerca, el púlsar irá absorbiendo parte de la atmósfera de su compañera. Los gases serán reorientados por el Campo Magnético en una caída en espiral lo cual hará que acelere su rotación e incremente la potencia de las ráfagas disparadas desde los polos.

Alimentado por la masa que está cayendo en él, el púlsar se hará más energético y masivo. Se acelerará el proceso de absorción hasta tragarse toda la atmósfera de su estrella compañera.

Si en torno a las dos estrellas hubiera un planeta, su superficie sería bombardeada por ráfagas de radiación tan intensas que quemaría y expulsaría su atmósfera, calcinaría la superficie y haría el planeta inhabitable.

El Exoplaneta más Próximo

En la juventud del Sol, éste rotaba 10 veces más rápido que hoy en día. Aunque la producción energética del Sol era menor, los campos magnéticos eran mucho más intensos y se producían frecuentes tormentas solares que enviaban a los planetas un Viento Solar más rápido e intenso.

La estrella Próxima Centauri es una Enana Roja, más pequeña que el Sol y el tipo de estrella que más abunda en la Galaxia. Y a su alrededor hay un planeta, Próxima Centauri b, orbitando a unos 7 Gm de distancia.

Es muy cerca comparándolo con la Tierra, a 150 Gm del Sol, pero su estrella es mucho más débil y el planeta está a la distancia adecuada para que pueda existir agua en estado líquido.

Pero no es probable que la tenga.

La Tierra está rodeada de un intenso Campo Magnético que protege la atmósfera de las intensas radiaciones solares. Si Próxima b carece de este campo magnético su atmósfera sería arrancada en pocos millones de años por las radiaciones de su sol.

Si en el centro de un Sistema Planetario existieran dos estrellas, la zona habitable del Sistema estaría más lejos y sería más amplia, por lo que podría albergar no a uno sino a varios planetas.

Pero los campos magnéticos de las dos estrellas interferirían entre sí frenándolos y haciendo que orbitaran cada vez más cerca, por lo que la zona habitable no lo sería por mucho tiempo.

Estrellas de Hipervelocidad

A menudo hemos localizado algunas estrellas que se desplazan a muy alta velocidad, más de 1.000 Km/s.

Buscando una explicación a estas hipervelocidades, algunos astrofísicos han formulado la hipótesis de que tuvieron su origen en estrellas binarias.

Si un cuerpo orbita alrededor de otro y ambos pasan cerca de un cuerpo masivo, la masa del tercero podría absorber al segundo. Entonces el primero, liberado de repente de su compañero, sería arrojado a toda velocidad al espacio.

Esto puede ocurrir tanto con planetas como con estrellas, o con Agujeros Negros. El resultado es que una de las estrellas se estrellaría contra otra y la tercera sería alejada, convertida en una estrella de hipervelocidad.

En el centro de la Vía Láctea se encuentra el Agujero Negro Supermasivo de Sagitario A. Si dos estrellas orbitando entre sí se acercan a Sagitario A, la atracción del ANS se ejercería con más intensidad sobre la estrella más cercana y la absorbería. Al romperse el vínculo gravitatorio con su estrella gemela, la otra sería disparada de una forma similar a cuando soltamos una honda.

Si esa estrella tuviera un planeta orbitándola, la acompañaría en su veloz viaje, alejándose del centro galáctico, atravesando sus anillos y adentrándose por fin en el vacío intergaláctico.

Pero no serían sólo estrellas las que serían disparadas a hipervelocidad. También lo serían planetas solitarios.

Estos planetas huérfanos vagarían por el espacio sin un sol que los ilumine y los caliente, su superficie se congelaría y si en algún momento albergó seres vivos estarían condenados a una rápida extinción.

Estrellas de Contacto

Estrellas en ContactoLa estrella KIC 983 2227 no es una estrella. Son dos estrellas que están tan cerca entre sí que sus superficies se están tocando.

Tienen una masa de 0'3 y 1'4 masas solares, y están orbitando a gran velocidad, en sólo 11 horas.

Se supone que hace relativamente poco tiempo eran dos estrellas separadas pero que poco a poco se han ido acercando. Igual que un patinador al encoger los brazos aumenta la velocidad de giro, las dos estrellas orbitaron entre sí cada vez más rápido, hasta tomar contacto.

Según las últimas observaciones se ha calculado que en aproximadamente cinco años se fusionarán en una sola. Cuando lo hagan su masa conjunta superará la masa crítica y estallarán en forma de Supernova que será visible desde la Tierra.

Dentro de unos 5 años, en la Constelación de Cignus, veremos una nueva estrella, tan brillante como la estrella Polar. Al principio será azul, pero pronto cambiará su brillo a rojo, convirtiéndose en una Nova Roja.

Afortunadamente estamos muy lejos, a 1.800 al de distancia, pero si hubiera algún planeta en sus inmediaciones, o incluso alrededor de alguna estrella vecina, a menos de 30 al de distancia, las consecuencias serían catastróficas.

La radiación destruiría la atmósfera y, si en el planeta hubiera océanos y seres vivos, ambos desaparecerían.

Binarias sin Tierras

De los planetas encontrados en otras estrellas, los hay Rocosos como la Tierra y Gigantes como Júpiter. Pero alrededor de estrellas binarias sólo hemos encontrado Gigantes.

¿Hay algún motivo por el que los planetas rocosos no puedan existir en sistemas binarios?

En el Sistema Solar los planetas rocosos se han formado en las cercanías del Sol y los Gigantes a mayores distancias. Es posible que en un sistema binario la radiación y la influencia gravitatoria entre ellos impida que los protoplanetas puedan crecer hasta convertirse en planetas, y sólo mucho más lejos se puedan formar los planetas gigantes.

Estrellas Compañeras

A 2.000 al de la Tierra se encuentra SDSS 1557, una estrella Enana Blanca que hasta hace poco se pensaba que era una estrella solitaria.

Recientemente se ha localizado una compañera, una Enana Marrón.

Y por las más recientes observaciones se ha localizado gran cantidad de materia rocosa. Puede que se trate sólo de meteoritos, pero también podrían ser planetas.

A 750 al de la Tierra se encuentra la Nube de Perseo, una nebulosa molecular en la que se están creando sistemas estelares. Es un criadero de estrellas.

En él se han encontrado numerosas concentraciones de polvo y en el interior de cada una de ellas brillan dos estrellas similares al Sol.

¿Es posible que el Sol se haya formado con un gemelo?

Algunos astrónomos creen que sí, e incluso le han dado el nombre de Némesis.

En algún momento, mientras orbitaba la Vía Láctea, el Sistema Solar pasó cerca de alguna estrella y el tirón gravitatorio alejó a Némesis del Sistema Solar.

En mi opinión

Aunque a algunos científicos les parece interesante y atractiva la posibilidad de tener dos soles, no dejan de exponerse motivos de que eso no sería muy sano para el Sistema Solar, y menos para la Vida.

Y a pesar de todo, todas las especulaciones se centran en suponer DOS soles orbitando entre sí, y los planetas orbitando alrededor de ambos, pero a mí se me ocurre que si Júpiter hubiera crecido un poco más se habría convertido en una estrella y, si la historia del Sistema Solar hubiera sido la misma, nosotros estaríamos disfrutando de dos soles.

Pero la Tierra no estaría orbitando alrededor de los dos soles, sino sólo de uno, mientras que el segundo sol, Jove, a veces lo veríamos durante el día, siempre que no esté demasiado cerca del Sol, y otras veces lo veríamos durante la noche, brillando más que la Luna.

¿Cómo afectaría al Clima de la Tierra?

Del Sol, a 150 Gm de distancia, recibimos luz y calor con una intensidad de 1.365 w/m², como promedio.

En realidad la distancia de la Tierra al Sol oscila entre 147 y 152 Gm, por lo que la intensidad recibida oscila entre 1.421 y 1.329 w/m². Hay 92 w/m² de diferencia. Podéis confirmarlo con la Calculadora de la Inversa del Cuadrado.

Júpiter está mucho más lejos, a 778 Gm del Sol. La distancia de Júpiter a la Tierra variará (778±150) entre 928 y 628 Gm.

Suponiendo que Júpiter emitiese la misma cantidad de radiación que el Sol, recibiríamos, cuando estuviese más cerca 77 w/m² y cuando estuviese más lejos 35 w/m². Una variación menor que la que se da entre el perihelio y el afelio de la Tierra en su órbita solar.

Si Júpiter hubiera crecido lo bastante para convertirse en estrella, prácticamente no nos afectaría en nada, lo único que, seis meses al año, nos iluminaría por las noches con una luz más intensa que la de la Luna.

Lo cual nos hubiera permitido hacer acampadas muy amenas.

La Hipótesis Némesis

Respecto a Némesis, la hipotética estrella compañera del Sol, la verdad es que no hay ningún indicio ni pista de que exista.

La única razón por la que se inventó esa hipótesis no tiene nada que ver con la astronomía.

Si cogemos todas las catástrofes planetarias ocurridas en la historia geológica de la Tierra, supervolcanes y grandes asteroides, parece que muchas de ellas ocurren en un ciclo cada 26 millones de años. Como había que encontrar una explicación para ese aparente ciclo a alguien se le ocurrió que un planeta gigante o una estrella oscura o un agujero negro o un gigante verde, si estuviera muy lejos podría tener una órbita de 26 millones de años y cada vez que pasara por aquí arrastraría montones de asteroides de la Nube de Oort.

No me parece una propuesta científica seria, pero hay gente que lo cree, sobre todo sectas religiosas New Age y gente así.

Órbita del Sol en la Vía LácteaOtra hipótesis que se ha planteado para explicar este aparente ciclo es que el Sol orbita la Vía Láctea en una órbita sinusoidal, atravesando varias veces el plano galáctico en cada una de sus órbitas. Y parece que el cruce del plano galáctico se produce cada 25~30 Millones de años.

Igualmente, no hay pruebas de que esto tenga que ver con el ciclo de destrucción cada 26 Ma, pero al menos parece que sí hay pruebas de que existe la Vía Láctea.

Por lo demás, el documental es interesante en la información, prescindible en la especulación.

Lo recomiendo pero, como siempre digo, no os creáis todo lo que veáis en Internet. Confirmadlo.

Ver Ficha de Soles Gemelos: Misterio Alienígena de la serie La Historia del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies