Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

El Sistema Solar

Secretos del Sistema Solar

La Oscura Historia del Sistema Solar

Los Mayores Secretos del Espacio

En el Borde del Sistema Solar

El Sol

Planetas y Lunas

Redescubriendo Marte

Urano y Neptuno

La Historia Secreta de Mercurio

La Extraña Vida de los Planetas Enanos

Megatormentas Planetarias

Dentro de los Anillos de Saturno

El Oscuro Secreto de la Luna

Expedición a Marte

La Historia Secreta de Plutón

El Misterio del Planeta 9

En Busca del Planeta Perdido

Planetas

Lunas

Vida y Muerte en el Planeta Rojo

Júpiter ¿Destructor o Salvador?

Júpiter: El Gemelo Secreto del Sol

¿Hay Vida en Saturno?

Los Hornos de la Vida

Los Vientos de la Creación

Las Mayores Erupciones Cósmicas

Cometas y Asteroides

Sistemas Solares

Catástrofes que Cambiaron los Planetas

Mecanismo y Creación

Hasta los Extremos del Universo

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP54.81.220.239

Datos de Pagina

Los últimos descubrimientos sobre Mercurio. ¿Chocó en alguna ocasión con la Tierra? ¿Podría volver a hacerlo?

Creada11-03-2019
Modificada11-03-2019
Total Visitas44
Julio10

Reseña del Documental La Historia Secreta de Mercurio de la serie La Historia del Universo

La Historia Secreta de Mercurio

Documental de la serie La Historia del Universo (T6, E6, 2018), en el que se muestran los últimos descubrimientos sobre el planeta Mercurio y las extraordinarias sorpresas que nos han deparado.

A sólo 58 Gm del Sol, el planeta Mercurio es el más pequeño del Sistema Solar y aquél del que pensábamos que menos sorpresas podría ofrecernos.

En Abril de 2.015, la Sonda Messenger se situó en su órbita y nos envió gran cantidad de imágenes e información, revelándonos que aún quedan muchos misterios por conocer.

Mercurio sólo tiene un 5% de la masa de la Tierra. Con esta masa no se genera suficiente gravedad para mantener una atmósfera, por lo que podemos considerar que se trata de un Pequeño Planeta Rocoso.

Eso, unido a las altas temperaturas por la cercanía al Sol, hace que se considere imposible que pueda existir agua en la superficie.

Sin embargo la Sonda Messenger SÍ ha encontrado Agua en forma de Hielo.

Hielo en el Infierno

La rotación de Mercurio es mucho más lenta que la de la Tierra.

Los días son tan largos y la radiación solar es tan intensa que la temperatura en superficie llega durante el día hasta más de 400º centígrados, suficientes para derretir el plomo.

Eso es en la zona ecuatorial, pero alrededor de los polos la radiación solar llega tan inclinada que se reparte en una superficie mucho mayor, por lo que el suelo recorrerá, desde unos 1.000 Km hasta el polo, toda la gama de temperaturas desde los 400º hasta tan poca como para que haya Hielo en la superficie.

Pero aunque podamos encontrar una zona donde la temperatura del suelo esté a unos agradables 20ºc ¡no se os ocurra poneros al sol! La radiación solar es SEIS veces más intensa que en la Tierra, y os asaríais en segundos.

Durante la noche las temperaturas pueden bajar hasta -180º.

Aunque por la noche sería posible la existencia de Hielo, durante el día se convertiría en vapor y, al tener una gravedad muy débil, la intensidad del Viento Solar debería arrancar los gases atmosféricos y expulsarlos hasta más allá de su órbita.

Sin embargo se encuentra Hielo en el interior de los profundos cráteres cercanos a los polos. El Eje de Rotación de Mercurio es muy cercano a la perpendicular sobre la eclíptica, por lo que en el interior de esos cráteres nunca penetra la luz solar.

Es lo que se llama Trampa Fría. Si el agua entra en ella, se congela y mientras no le de el sol no volverá a salir de allí.

Pero ¿de dónde ha salido ese agua?

El Origen del Agua de Mercurio

Actualmente se piensa que el Agua que se puede encontrar en los cráteres polares de Mercurio puede haber sido traído hasta allí por cometas y asteroides.

En la nube de Gas y Polvo de la que se formaron los planetas había gran cantidad de Hielo, pero en el Sistema Solar Interior, cerca del Sol, el agua que hubiera en el espacio se convertiría en vapor y sería expulsado por el viento Solar hasta más allá de la Línea de Congelación, a unos 400 Gm del Sol, donde de nuevo se convertiría en Hielo que podría llegar a formar parte de los planetas exteriores.

Los planetas interiores, desde Mercurio a Marte, deberían haber incorporado muy poca Agua en su formación.

El motivo de que la Tierra tenga mucha más agua de la que le correspondería es porque sufrió un intenso bombardeo de cometas y asteroides que le aportaron el agua que le faltó en su formación.

Y lo mismo debió pasar en Mercurio.

Discrepo: Eso sería si los planetas se hubieran empezado a formar DESPUÉS de que se encendiera el Sol, pero es más probable que lo hicieran desde mucho antes.

En la nube de Gas, Polvo y Escombros de la que se formó el Sistema Solar, se formaron muchos protoplanetas. Los más grandes atraían más masa y crecían más rápido que los más pequeños. El más grande de todos acabó convertido en centro gravitatorio del Sistema y, cuando llegó a tener una masa bastante grande se convirtió en el Sol. Entonces fue cuando el Viento Solar expulsó al exterior los gases y las partículas de polvo más livianas.

Pero para entonces ya existían muchos otros planetas que, en su composición habían incorporado la cantidad de agua necesaria para formar abundantes mares y océanos.

Tras encenderse el Sol, el calor podría evaporar el agua de la superficie de los planetas más cercanos y barrer esos gases con el Viento Solar, pero una parte de ese agua aún puede quedar en el subsuelo rocoso, allí donde la presión atmosférica sea lo bastante intensa para mantener el agua en estado líquido a pesar de estar a cientos de grados de temperatura.

Ver La Formación de los Planetas y Clasificación de los Planetas.

El Campo Magnético de Mercurio

En 1.974 la Sonda Mariner 10 examinó el planeta Mercurio y detectó que en él existe un Campo Magnético unas cien veces más débil que el de la Tierra.

En los Planetas Rocosos el Campo Magnético se produce por las corrientes del Manto Metálico producidas por la convección y dirigidas en corrientes circulares por la rotación del planeta. Pero teniendo en cuenta la muy lenta rotación de Mercurio resulta difícil explicar cómo puede llegar a ser tan intenso.

Según mi opinión, cuando un planeta rocoso o terrestre tiene una Luna grande, como la Tierra, la atracción gravitatoria de la Luna es ligeramente más intensa en el núcleo más denso que en la corteza menos densa, de ahí que el gradiente gravitatorio haga que el núcleo flote dentro del manto alejándose ligeramente del centro gravitatorio en dirección a la Luna.

Al estar el planeta en rotación, el núcleo sólido rodará por dentro del manto líquido provocando intensas corrientes del magma que son las que generan el intenso Campo Magnético.

Mercurio no tiene Luna que provoque este efecto, pero está bastante cerca del Sol como para que, tal vez, se produzca este efecto, aunque mucho más débil que en la Tierra.

En todo caso, al ser la órbita de Mercurio bastante excéntrica, también es posible que se produzca un efecto de amasamiento que contribuya a generar calor en el interior del planeta.

Ver El Corazón Excéntrico de la Tierra

El Mercurio Perdido

Mercurio es pequeño, pero su estudio detallado nos ha deparado una sorpresa.

Tamaños de la Tierra y Mercurio

Su núcleo de Hierro, en proporción al planeta, es MUY grande.

El núcleo metálico de la Tierra tiene 3.400 Km de radio y está rodeado de un manto de silicatos de 2.800 Km.

Pero Mercurio tiene un núcleo de Hierro muy grueso (1.800 Km de radio) rodeado de un manto de silicatos muy delgado (600 Km).

Para explicar esta anomalía, los científicos han especulado con la posibilidad de que Mercurio, inicialmente, era más grande, al menos cuatro veces más que ahora, y que debió sufrir uno o varios impactos que le arrancaron gran parte de su corteza de silicatos, dejando el núcleo de Hierro casi desnudo.

También es posible que Mercurio se formara con las mismas proporciones de Metales y Minerales que la Tierra y en algún momento hubiera estado tan cerca del Sol que el calor habría evaporado las rocas más externas y el Viento Solar las hubiera arrancado del planeta.

Los Fragmentos de Mercurio

Si una serie de impactos arrancó la mayor parte de la corteza de Mercurio hacia el espacio ¿dónde están esos fragmentos?

En todo el Sistema Solar hay Asteroides. Aunque son muy conocidos los que componen el Cinturón de Asteroides, entre Marte y Júpiter, hay muchos más en el Cinturón de Kuiper, más allá de Neptuno y son aún más los que hay en la Nube de Oort, que se extiende hasta a un año luz desde el Sol.

Pero también los hay, en menos cantidad, en el Sistema Solar Exterior, entre Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno y en el Interior, entre Mercurio, Venus, la Tierra y Marte.

Pero por dentro de la órbita de Mercurio no se han descubierto asteroides.

Los astrónomos imaginaron que por dentro de la órbita de Mercurio podría existir otro planeta pero, debido a su cercanía al Sol, su imagen quedaría oculta por el intenso resplandor solar. Aún antes de descubrirlo ya le dieron el nombre de Vulcano.

No lo encontraron y la hipótesis de Vulcano quedó descartada, pero aún existe la posibilidad de que existan asteroides, restos de la formación del Sistema Solar, o escombros arrojados por las colisiones que arrancaron gran parte de la corteza de Mercurio.

Igual que con el planeta Vulcano, la búsqueda de asteroides Vulcanoides también ha sido infructuosa.

Minerales Volátiles de Mercurio

Uno de los descubrimientos más sorprendentes de la misión Messenger es la presencia de gran cantidad de sustancias volátiles. Estas son elementos que, a muy alta temperatura se convertirían en vapor y el Viento Solar debería expulsar del planeta.

Si se acepta la hipótesis de que Mercurio recibió numerosos impactos de pequeños planetas que le arrancaron gran parte de la corteza, cada uno de esos impactos debería haber generado tanto calor que muchos de esos elementos se habrían evaporado y desaparecido.

Pero no lo han hecho, aún quedan sustancias volátiles en Mercurio.

Y eso contradice las teorías de los impactos.

Buscando una posible explicación, se ha especulado con que no hubo varios impactos pequeños, sino una única colisión de Mercurio contra un planeta mucho mayor que él. No hubiera sido una colisión directa, de la cual Mercurio no habría sobrevivido, sino una colisión de refilón, en la cual Mercurio hubiera seguido su camino pero dejando tras sí gran parte de su corteza.

¿Contra qué planeta pudo chocar Mercurio? El candidato más probable, por su tamaño y su cercanía, es la Tierra.

Después la corteza de Mercurio, convertida en una nube de gas, polvo y escombros, fue capturada por la mayor gravedad de la Tierra y acabó cayendo en ella.

Literalmente, nosotros estamos pisando el suelo de Mercurio.

Si esto fuera así, esta colisión debió producirse ANTES de la Colisión Lunar, cuando un planeta del tamaño de Marte, Theia, se estrelló contra la Tierra y de los escombros arrojados al espacio se formó la Luna.

Aunque ¿y si la Colisión que dio origen a la Luna no fue con el supuesto Theia, sino con el mismo Mercurio?

El Color de Mercurio

En la Tierra, el terreno natural más oscuro que se puede encontrar es el basalto, producto de las erupciones volcánicas de las que mana en forma de lava y se solidifica cubriendo amplias extensiones con rocas oscuras.

La mayor parte de estos basaltos se encuentran bajo el fondo oceánico, en las dorsales donde se separan las placas tectónicas.

En Mercurio no hay mares, por eso los basaltos volcánicos están en la superficie.

Pero Mercurio es aún más oscuro que el basalto. De hecho, es el más oscuro de todos los planetas.

En 2.016, los análisis espectroscópicos de la misión Messenger revelaron que ese color es debido, no al basalto, sino al Carbono.

La mayor parte de la superficie de Mercurio está cubierta por gran cantidad de Grafito, una estructura laminar de Carbono, de la que están compuestas las minas de los lápices.

En la formación de Mercurio no debió producirse tanto grafito, por eso los científicos creen que el carbono llegó a Mercurio posteriormente, gracias al bombardeo masivo de los cometas.

Los cometas son, básicamente, Hielo y polvo, y gran parte de ese polvo es Carbono, por lo que si Mercurio ha sido bombardeado por millones de cometas a lo largo de los 4'5 Ga de su existencia, es posible que ese sea el origen del carbono de su superficie.

La superficie de Mercurio está surcada por gran cantidad de cráteres de impacto, la mayoría de varios Km. El mayor de todos es la Cuenca Caloris, que mide 1.500 Km de diámetro.

Al estar Mercurio mucho más cerca del Sol que la Tierra, su velocidad orbital en torno al Sol es mucho más alta, unos 48 Km/s, por lo que las colisiones con cometas o asteroides son también mucho más violentas.

La Actividad Tectónica de Mercurio

Durante mucho tiempo se pensó que, al ser Mercurio mucho más pequeño que la Tierra, ya se habría enfriado lo suficiente para que su interior se solidificase y dejase de producir movimientos tectónicos.

Pero en su superficie hay muchos acantilados y escarpes de falla, algunos de 3 Km de alto y cientos de Km de longitud.

En la Tierra esos accidentes geográficos se producen por el movimiento de las placas tectónicas, pero si en Mercurio no existe ese movimiento ¿cómo se han producido?

Conforme Mercurio se ha ido enfriando su interior se ha solidificado, y al hacerlo ¡ha disminuido de volumen!

Mercurio se ha contraído en unos 14 Km de diámetro. Y la corteza sólida se ha arrugado y hundido en algunos lugares produciendo esos escarpes de falla.

La mayor parte de los escarpes de Mercurio son antiguos, grandes y atravesados por cráteres de impactos posteriores a su creación.

Pero hay otros muchos escarpes más pequeños, de pocos metros de altura y apenas un centenar de metros de longitud. Y sin cráteres de impactos de asteroides, lo que indica que son recientes.

Mercurio aún se está enfriando y contrayendo.

La Venganza de Mercurio

Si el pasado de Mercurio ha sido muy accidentado, el futuro que le aguarda no es mucho mejor.

Dentro de varios miles de millones de años el Sol agotará gran parte de su combustible y se convertirá en una Gigante Roja. Su atmósfera ardiente se expandirá hasta ser muchísimo más grande que la órbita de Mercurio, engulléndola en su interior.

Pero tal vez pueda escapar de este fatal destino.

Las órbitas de los planetas no son inamovibles. Cambian con el tiempo, a veces acercándose al Sol, otras alejándose. Algunas veces son muy circulares, otras son muy alargadas.

Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar, es el amo de la pista de baile y es el que más puede alterar las órbitas de los demás planetas.

Inicialmente se formó a más de 800 Gm del Sol. Durante varias decenas de millones de años su órbita se fue haciendo cada vez más pequeña hasta llegar a 600 Gm. Y después volvió sobre sus pasos hasta llegar a su órbita actual, a 778 Gm del Sol.

Durante este periplo, la gravedad de Júpiter alteró las órbitas de los demás planetas, intercambió las posiciones de Urano y Neptuno y provocó un alargamiento de las órbitas del Cinturón de Asteroides que hizo que interceptaran la órbita de la Tierra, provocando durante varios millones de años el bombardeo de gran cantidad de asteroides hacia la Tierra y otros planetas del Sistema Solar Interior.

Maltratado, quemado, herido, pero no derrotado, Mercurio sobrevivió a muchos de estos avatares de su accidentado pasado.

Y es probable que en el futuro Júpiter siga siendo el director de la pista de baile del Sistema Solar.

La órbita de Mercurio podría reducirse para caer hacia el Sol. O agrandarse para alejarse de él. Y tal vez dentro de miles de millones de años Mercurio vuelva a visitar a la Tierra.

Lo que ocurra entonces dependerá de muchos factores, pero sin duda no será el principio de una hermosa amistad.

En mi opinión

Es un documental muy bueno e interesante, con excelentes gráficos y buenas descripciones.

Un poco catastrofista ¡Que Cunda el Pánico! pero supongo que es la manera de atraer más público al espectáculo.

Volver a la serie La Historia del Universo

Ver Ficha de La Historia Secreta de Mercurio de la serie La Historia del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies