Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

Las Mejores Series

Física y Espacio

Viajes en el Tiempo

El Universo

El Sistema Solar

El Misterio Interestelar

El Mundo Secreto de las Nebulosas

Las Últimas Fronteras

Secretos del Sistema Solar

La Oscura Historia del Sistema Solar

Los Mayores Secretos del Espacio

En el Borde del Sistema Solar

El Sol

Planetas y Lunas

Cometas y Asteroides

Catástrofes que Cambiaron los Planetas

Mecanismo y Creación

Hasta los Extremos del Universo

Planetas Extrasolares

Vida Extraterrestre

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.234.223.162

Datos de Pagina

El espacio entre las estrellas y las galaxias no está vacío, sino repleto de numerosos astros, nubes, cometas, planetas y soles.

Creada02-07-2020
Modificada02-07-2020
Total Visitas12
Septiembre1

Reseña del Documental El Misterio Interestelar de la serie La Historia del Universo

El Misterio Interestelar

Documental de la serie La Historia del Universo (T7, E3, 2019), en el que se muestra que el espacio entre las estrellas y las galaxias no está vacío, sino repleto de numerosos astros, nubes, cometas, planetas y soles.

Entre las estrellas existen distancias enormes, millones de veces más grandes que entre los planetas.

Como todos los astros que hemos descubierto están dentro de nuestro Sistema Solar, tendemos a pensar que entre los sistemas estelares hay un vacío inmenso.

Nada más lejos de la realidad.

El Visitante Interestelar

En Octubre de 2017 se descubrió dentro del Sistema Solar un nuevo asteroide. Observando su trayectoria se midió su velocidad y se vio que era demasiado veloz para permanecer sujeto por la gravedad del Sol. A esa velocidad saldría disparado perdiéndose en pocos meses en la inmensidad del cosmos. Y recomponiendo su trayectoria pasada se comprobó que no era un objeto del Sistema Solar, sino que procedía de mucho más allá, del espacio Interestelar.

Oumuamua, el Mensajero InterestelarPor su origen interestelar, el primer objeto que descubríamos de estas características, se le llamó Oumuamua, que en hawaiano significa 'Mensajero Distante'.

Por la variación de su brillo se dedujo que era muy alargado, similar a un puro, y como era el primer astro que descubríamos con esa forma, algunos científicos se dejaron llevar por la imaginación y pensaron que podía tratarse de una nave espacial similar a Rama, la nave protagonista de la novela Cita con Rama, de Arthur C. Clarke.

Según Clark, Rama es un cilindro hueco de 50 Km de largo y 20 Km de diámetro, que rota sobre su eje, por lo que en la pared interior se genera una fuerza centrífuga similar a la gravedad terrestre. En su superficie interior, de más de 3.000 Km², hay edificios, viviendas, ríos y lagos. En ella podrían vivir cómodamente cientos de miles de personas.

En contra de esta imaginativa hipótesis hay que decir que Oumuamua era mucho más pequeño, 230X35 metros, por lo que no tendría capacidad para albergar a una tripulación durante los largos viajes interestelares. Además, no rotaba alrededor de su eje. Si hubiera rotado alrededor de su eje, su brillo no habría variado tanto. Y por último, su rotación era tan lenta, 8 horas, que la fuerza centrífuga en una supuesta superficie interior sería insignificante.

Descartada la hipótesis de un origen artificial, se pensó que podía tratarse de un cometa, compuesto de hielo y polvo, pero al pasar cerca del Sol debería haberse calentado tanto como para emitir gran cantidad de vapor, dejando las típicas colas cometarias. Y eso tampoco había ocurrido.

Además, al seguir su trayectoria alejándose del Sol, se comprobó que iba frenando, pero menos de lo que debería. Se especuló que quizás SÍ contuviera en su interior algunas pequeñas bolsas de hielo que al evaporarse actuarían como un reactor.

Por último, su superficie era oscura, pero con muchas tonalidades rojizas, lo que indicaba que estaba cubierta con Tolinas, moléculas orgánicas que se forman cuando moléculas de Metano son bombardeadas por rayos UV o Cósmicos en presencia de moléculas de Nitrógeno. Abundan en las superficies de planetas y asteroides. En un laboratorio se pueden producir tolinas con facilidad, pero en el espacio esas sustancias se encuentran en tan escasas cantidades que se requiere mucho tiempo, millones de años, para que se formen capas que puedan apreciarse a simple vista.

De lo único que sí estábamos completamente seguros es de que vino de fuera del Sistema Solar y pronto se perderá de nuevo en el espacio interestelar.

Balas Interestelares

Los Rayos Cósmicos son, en su mayor parte, protones y electrones disparados a muy alta velocidad, casi la velocidad de la luz, por procesos estelares muy energéticos. Se producen en pequeñas cantidades en las deflagraciones solares, pero donde más se producen, y con mucha más energía, es en las colisiones atómicas en la materia que cae hacia estrellas masivas o Agujeros Negros.

Son muy penetrantes y al entrar en organismos pueden chocar y romper moléculas complejas, como enzimas, aminoácidos y ADN. Los astronautas en los viajes espaciales describen con frecuencia que ven intensas chispas de luz, incluso cuando tienen cerrados los ojos. Según los científicos es porque un rayo cósmico ha atravesado sus párpados y ha reaccionado con moléculas de la retina o del líquido ocular.

Una exposición prolongada puede provocar daños acumulativos que se manifiestan en tumores cancerígenos o diversas lesiones por radiación.

En el espacio interestelar los rayos cósmicos son letales en muy poco tiempo, pero cuando se acercan a la Tierra son detenidos en su mayor parte por tres escudos naturales que detienen, desvían o filtran más del 99% de los rayos cósmicos procedentes del Universo.

Los Escudos Antibalas de la Tierra

El Sol, en su actividad solar, genera mucha energía en forma de calor, luz y campos magnéticos. Al radiar desde la superficie, arrastra gran cantidad de átomos de la atmósfera superior del Sol a una velocidad de unos 400 Km/s, formando el Viento solar.

Ese chorro de partículas se esparce en forma de esfera en todas direcciones, y al chocar con gases o radiaciones de fuera del Sistema Solar van perdiendo velocidad. Cuando lo hace, las partículas que van por detrás chocan con las de delante y eso hace que a una distancia determinada se forme una esfera de mayor densidad que rodea el Sol y a la que llamamos Heliosfera.

Suelo poner el ejemplo de un chorro de agua del grifo cayendo sobre una bandeja plana. Desde el chorro el agua se esparce con rapidez, pero a cierta distancia el agua se va frenando y las gotas de atrás chocan con las de delante formando un engrosamiento circular de la capa de agua que rodea el chorro.

Ahora imaginad lo mismo pero en tres dimensiones.

Heliosfera Solar, deformada por el movimiento del SolDebido al movimiento del Sol alrededor de la Vía Láctea, la Heliosfera no es totalmente esférica, sino que está ahusada, con forma de almendra, más cercana en la dirección en la que avanza la Tierra alrededor de la Vía Láctea, y alargada por el extremo opuesto.

Como la actividad solar no es constante, varía en intensidad en ciclos de 11 años, la Heliosfera también varía su grosor, densidad y capacidad de frenar los Rayos Cósmicos que vienen del espacio interestelar.

En el futuro, cuando lancemos viajes tripulados a Marte u otros planetas, convendría aprovechar los momentos en los que la actividad solar es más intensa y la Heliosfera más densa y protectora. Aunque las deflagraciones solares serían más frecuentes, duran poco tiempo, apenas unas horas, y protegerse de ellas es más fácil que mantener una protección permanente contra los Rayos Cósmicos durante un viaje de meses o años.

La Heliosfera detiene un cierto porcentaje de rayos cósmicos. Otra pequeña parte es desviada por el Campo Magnético de la Tierra. Los que llegan a la Tierra aún son muy numerosos, pero en su mayor parte son detenidos por la atmósfera de la Tierra.

Gracias a estos tres escudos es posible la Vida en la superficie de nuestro planeta.

La Frontera Interestelar

Heliosfera y Nube de OortMás allá de la Heliosfera, a una distancia de un año·luz, se encuentra la Nube de Oort, los restos y escombros de la formación del Sistema Solar.

Está compuesta principalmente por cometas, bolas de hielo sucio. Hay trillones de cometas, pero las distancias entre ellos es bastante grande, por lo que las colisiones son muy poco frecuentes. Más a menudo ocurre que dos cometas pasan lo bastante cerca para alterar mutuamente sus trayectorias, en cuyo caso sus órbitas pueden verse alteradas, dirigiéndose uno hacia el interior y otro al exterior del Sistema Solar. O en cualesquiera direcciones aleatorias del espacio.

En los dibujos y gráficos que se hacen de la Nube de Oort, se suelen dibujar muchos cometas al mismo tiempo.

No es una imagen muy realista. Si nos colocáramos en cualquier cometa no llegaríamos a ver, casi nunca, ningún otro cometa. Sólo ocasionalmente dos cometas se acercarían lo bastante para que desde uno se pudiese ver el otro. Sería muy improbable que se vean dos. Y casi imposible que se vean tres.

Si en algún momento se formara un enjambre de cometas, estos se atraerían entre sí, colisionarían y plantarían la semilla de un futuro protoplaneta.

Igualmente, al dibujar la Nube de Oort se la suele representar como esférica, pero las mismas razones que hacen que la Heliosfera esté deformada por el movimiento del Sol, también la Nube de Oort debería estarlo.

Planetas Interestelares

En la Nube de Oort, y aún más allá, también hay planetas interestelares.

Son algunos de los miles de planetesimales y planetas que se formaron en el origen del Sistema Solar. Muchos colisionaron entre sí, formando planetas más grandes y dejando escombros, asteroides, que posteriormente caerían hacia el Sol, los planetas o serían arrojados al espacio interestelar.

Las órbitas de los planetas no son totalmente estables. Júpiter, por ejemplo, se formó mucho más lejos de donde está actualmente, quizás a unos 900 Gm del Sol. Durante un tiempo su órbita se fue haciendo más pequeña, hasta llegar a unos 600 Gm. Después otros planetas gigantes se situaron en el mismo plano orbital de Júpiter, pero más allá, lo que hizo que en los siguientes Ga Júpiter se volviera a alejar hasta su distancia actual, 778 Gm.

En otros Sistemas Estelares no se han dado las mismas condiciones y muchos planetas gigantes han seguido acercándose a su estrella hasta situarse a distancias muy pequeñas, unos 10~20 Gm, convirtiéndose en Gigantes Calientes para poco más tarde ser engullidos por su estrella.

En esa deriva orbital, si en el sistema planetario existían otros planetas más pequeños en órbitas internas, éstos se verían arrojados de su órbita, algunos cayendo hacia su estrella, otros alejándose hacia el espacio interestelar.

Pero una vez allí no tienen por qué estar solos.

En 2016 se descubrió 2MASS J1119–1137, un sistema de DOS planetas a 95 años·luz que orbitan entre sí en un período de unos 100 años.

Y no están asociados a ninguna estrella.

En mi opinión, de la que estoy bastante seguro, creo que en el espacio interestelar podría haber muchos más planetas que en los sistemas estelares. Probablemente entre 10 y 100 veces más.

Algunos serán pequeños como Mercurio. Otros grandes como Neptuno. Y muchos podrían tener lunas.

Y dadas determinadas circunstancias (planetas de tamaño lunar o terrestre, cubiertos de hielo y con una luna masiva en una órbita que no sea sincrónica) podrían darse condiciones adecuadas para que bajo la capa de hielo exista un océano líquido donde pudiera aparecer la vida.

Estrellas Hiperveloces

En la Vía Láctea existen unas 200.000 Millones de estrellas. Todas giran alrededor del centro de la galaxia. El Sol, a 26 Kal del centro galáctico, orbita la galaxia a unos 220 Km/s, y tardará unos 225 Ma en dar la vuelta completa.

De las estrellas que hay cercanas a nuestro Sol, la mayoría siguen órbitas similares, en la misma dirección aproximada, aunque con variaciones. Y sus trayectorias no son paralelas. Algunas estrellas pueden cruzarse con otras.

La estrella Gliese 710, a 63 al del Sol, se dirige hacia nosotros. Dentro de 1'3 Ma cruzará la Nube de Oort. No llegará a entrar en el Sistema Solar, ni siquiera en la Heliosfera, pero podría alterar las órbitas de algunos planetas. Y lo que sí hará, inevitablemente, es alterar las órbitas de muchos cometas de la Nube de Oort, algunos de los cuales serán desviados para internarse en el Sistema Solar.

Que no cunda el pánico. Sencillamente las probabilidades de que un cometa sea visible desde la Tierra serán un poquito más grandes, pero no mucho más. Y las probabilidades de que alguno choque con la Tierra seguirán siendo casi tan pequeñas como hoy en día.

Pero de vez en cuando observamos estrellas que se mueven mucho más rápido, hasta 600 ú 800 Km/s.

Se cree que pueden ser estrellas que formaron parte de una estrella doble.

Si dos estrellas forman un sistema binario, viajando alrededor de la Vía Láctea, la velocidad del sistema será similar a la del Sol, unos 220 Km/s.

Pero conforme están viajando juntas, también están orbitando la una alrededor de la otra, por lo que sus velocidades, cuando orbitan hacia proa sería mucho mayor y cuando orbitan hacia popa mucho menor. La diferencia de velocidad respecto al sistema depende de lo masivas y cercanas que sean ambas estrellas. Mientras más masivas y cercanas, más veloces.

Si una de las estrellas estalla en forma de Supernova, la otra, libre de su atracción gravitatoria, seguirá su camino a la velocidad original del sistema MÁS la velocidad propia de la estrella en el momento de ser liberada. Y según lo cercana y masiva que fuese, la velocidad final de la estrella liberada podría ser varias veces mayor que la del sistema binario original. O la velocidad de sus estrellas vecinas.

También puede ocurrir por un efecto Honda. Si dos estrellas orbitando entre sí se acercan a una tercera estrella más grande, o a un Agujero Negro, éste puede arrancar la estrella más cercana y la otra, liberada, seguir su camino a gran velocidad.

En cualquier caso, la velocidad que llevan esas estrellas es tanta que no podrán ser retenidas por la galaxia, seguirán su camino hasta el borde de la galaxia y se perderán en el espacio intergaláctico.

Objetos Intergalácticos

La Vía Láctea contiene unas 200.000 Millones de estrellas en un disco abultado por el centro, con un diámetro de unos 100 Kal. Pero ¿termina ahí nuestra galaxia?

Las observaciones astronómicas más avanzadas han descubierto que las galaxias no terminan de una forma precisa, sino que van teniendo cada vez menos estrellas hasta el punto de que, en contraste con el cuerpo de la galaxia acaban siendo casi invisibles.

Pero hay más estrellas ahí fuera. Y planetas. Y nubes.

Los astrofísicos han calculado la cantidad de materia que debió crearse en el Big Bang. Los astrónomos han calculado la cantidad de materia que forma parte de todas las galaxias del Universo. Y ésta es sólo dos tercios de la que debe haberse creado.

¿Dónde está el tercio de la masa que falta?

Ya sabemos que el espacio interestelar dentro de las galaxias no está vacío, sino que hay planetas errantes, cometas, asteroides y nubes de gas y polvo entre las estrellas de la Vía Láctea y de todas las galaxias.

Y ahora sospechamos que el abismo intergaláctico, que siempre habíamos pensado que estaría vacío, es bastante probable que no lo esté, sino que si viajáramos de una galaxia a otra tropezaríamos de vez en cuando con nubes de gases y polvo, cometas y asteroides perdidos, planetas errantes y estrellas solitarias.

El Universo es mucho más entretenido de lo que sospechábamos.

En mi opinión

Ha sido un documental muy interesante, y con varios datos que me han sorprendido.

Sólo un par de apostillas.

La Definición de Planeta

Se considera que un Planeta tiene tres características:

  1. Es lo bastante grande para ser redondo
  2. Orbita alrededor del Sol
  3. Mantiene su órbita limpia de otros cuerpos

Plutón no cumplía el tercer requisito, por eso fue degradado y eliminado de la lista de planetas.

Los planetas interestelares son grandes, pero no cumplen los otros dos requisitos.

Así que, según la organización astronómica internacional que estableció esos requisitos, los planetas interestelares NO son planetas.

Estratos del Interior de un PlanetaA mí me parece absurdo. Yo creo que se debería considerar Planeta a cualquier objeto sólido que sea lo bastante grande para ser redondo pero no tanto que se convierta en estrella. Quizás, para eliminar a posibles asteroides muy grandes, con el requisito adicional de que en su proceso de formación se haya generado suficiente calor para fundir sus materiales y estructurarse en capas.

Luego ya podremos hablar de Planetas del Sistema Solar, Planetas Enanos, Gigantes, Interestelares, o cualesquiera otras categorías, pero si seguimos constreñidos por la norma oficial, entonces deberíamos buscar otra denominación.

Por ejemplo, ORDA: Objetos Redondos Despreciados por Astrónomos.

La Materia Total del Universo

Nunca he visto ningún artículo que hable de las supuestas masas de TODA la materia del Universo creadas en el Big Bang y observadas en las galaxias. No sé cómo astrofísicos y astrónomos las han calculado, así que será un tema que dejaré en el archivo de Datos por Confirmar.

Pero por una vez me alegro de que para justificar la Masa Faltante no hayan recurrido a la teoría de la Materia Oscura, que nunca me ha convencido del todo.

En todo caso, y pensando en nuestro futuro, un futuro que preveo de exploración espacial, construcción y colonización de Ciudades en el Espacio y en unos pocos siglos el envío de naves a las estrellas vecinas, me preocupa que un viaje que siempre había supuesto seguro y sin obstáculos, tal vez no lo sea tanto, y podamos chocar con planetas errantes del tamaño de Saturno o con asteroides o cometas. Por no hablar de posibles naves que vengan a visitarnos. O autoestopistas intergalácticos.

Ver Ficha de El Misterio Interestelar de la serie La Historia del Universo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies