Ciudades en el Espacio

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Ciudades en el Espacio

El Origen de la Idea

Los Motivos

Los Medios Técnicos

Fases de Construcción

Construir Ciudades en el Espacio

La Forma del Habitat

Las Salas de Paso

Tamaño de las Ciudades

Tipos de Estructuras

Financiación

El Futuro de la Humanidad

Ciudades del Espacio, de Gerard K. O'Neill

Teoría de La Gran Onda

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP34.237.51.159

Datos de Pagina

Para unir un Hábitat Espacial en rotación con una serie de estructuras espaciales estáticas, hace falta comunicarlas con una Sala Diferencial y una Sala Cardan.

Creada08-06-1999
Modificada27-05-2015
Total Visitas230
Diciembre3

Las Salas de Paso

Cualquier estación espacial que contenga un hábitat en rotación tendrá dos zonas diferenciadas.

La zona habitacional, puede ser una torre centrífuga, un anillo, una esfera o un cilindro, y puede ser más o menos grande.

La zona industrial puede tener cualquier forma, regular o irregular, muy probablemente estará formada por uno o varios pasillos de bastante longitud a cuyos lados se acoplen diversos módulos.

Cada módulo puede ser un hangar, un almacén, un laboratorio metalúrgico o médico o una fábrica de lentillas. Cualquier proceso que pueda realizarse mejor en condiciones de ingravidez o que requiera ejecutar procesos en el vacío tendrá su propio módulo de investigación o producción.

Para ir de la zona habitacional a cualquier módulo de la laboral sería conveniente hacerlo con comodidad, sin necesidad de usar trajes espaciales, por lo que lo lógico es que ambas zonas estén unidas por pasillos.

La Sala Diferencial

Unir una estructura estática (la industrial) con otra giratoria (la habitacional) implica que sólo puede haber un acceso a la zona habitacional: Justo por el eje de rotación. Sea una torre, un anillo, una esfera o un cilindro, a la zona habitacional sólo se puede acceder por el eje, pero ese eje se puede acoplar a cualquier punto de la zona industrial.

La unión entre ambas zonas será una sala cilíndrica cuyos extremos giren entre sí, de tal forma que un extremo esté girando con el hábitat mientras el opuesto permanece estático con las fábricas.

La sala se divide en dos o más segmentos, cada uno de los cuales gira a una cierta velocidad con respecto al anterior. Junto a las paredes habrá barandillas y pasamanos para que las personas que pasen flotando de una zona a la otra puedan adquirir la velocidad de rotación de su destino.

No obstante, hace falta otra sala a continuación.

La Sala Cardan

Si estamos en una barca y nos movemos en una dirección, la barca tiende a desplazarse en dirección contraria. En el espacio pasa lo mismo. Si estamos en una cápsula que pesa 1.000 Kg y un tripulante que pesa 100 Kg se desplaza un metro en una dirección cualquiera, la cápsula en su conjunto se desplazará diez centímetros en la dirección opuesta.

Normalmente la mayoría de las personas pesan menos de 100 Kg y una cápsula pesa muchísimo más de mil, pero la regla es así. Si a la hora de entrar a trabajar un número determinado de personas se desplazan en una dirección de la estación, el conjunto de la estación se desplazará en la dirección opuesta en una distancia proporcional a la diferencia de las masas en movimiento.

En una estación orbital bastante grande, el desplazamiento de personal entre las distintas zonas provocará una reacción de milímetros, lo cual carecerá de importancia, pero en una estación pequeña la reacción puede ser de centímetros, y esos centímetros, haciendo fuerza sobre el extremo de un cuerpo en rotación, podría provocar fuerzas y tensiones que conviene evitar.

Para compensarlo se recomienda colocar una serie de bloques de masa que mediante motores y cables puedan cambiar el centro de gravedad de la estación. Cada vez que una persona de 100 Kg se desplace 20 metros, una masa de 10.000 Kg se desplazará 20 cm en dirección opuesta y el centro de gravedad de la estación permanecerá estable.

Aún así, es conveniente que la unión entre la sala diferencial y la zona laboral de la estación sea una sala cardan, una sala articulada que tenga libertad de movimientos para absorber determinados movimientos del eje según las personas entren y salgan del hábitat.

Las personas que vayan del hábitat giratorio a las fábricas, primero deberán pasar por la sala diferencial. Allí detendrán su rotación y entrarán en otra sala en la que el extremo puede desviarse unos centímetros a un lado u otro del eje de rotación del hábitat.

La mayoría de las veces, la torsión de la sala Cardan será inapreciable, pero cuando llegue una nueva nave y entren varias decenas de personas con sus equipajes, la sala cardan podría acumular una torsión de varios centímetros durante unos minutos, el tiempo que los ordenadores tarden en desplazar las masas de reequilibrio de la estación.

Cualquier persona que estuviese en un extremo de la sala cardan durante el período de ajuste vería lo mismo que un viajero del metro al observar el vagón siguiente durante una curva, pero en una escala mucho menor, ya que la desviación, aún en los casos más extremos sería de sólo unos centímetros. La mayoría de las personas ni siquiera se darían cuenta de que existe la Sala Cardan.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies