Ciudades en el Espacio

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Ciudades en el Espacio

El Origen de la Idea

Los Motivos

Los Medios Técnicos

Fases de Construcción

Puerto Espacial

Habitat Espacial

Satélites Solares

Antenas Receptoras

Fin de Primera Fase

Base Lunar

Acelerador de Masas

Colector de Masas

Factoría Espacial

Fin de Segunda Fase

Alimentos del Espacio

Hasta el Infinito

Construir Ciudades en el Espacio

El Futuro de la Humanidad

Ciudades del Espacio, de Gerard K. O'Neill

Teoría de La Gran Onda

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.214.23.30

Datos de Pagina

Colector de Masas para recoger el material enviado desde la Luna

Creada02-07-1999
Modificada01-07-2015
Total Visitas175
Diciembre1

Colector de Masas

Colector de Masas en el Espacio

Un Colector de Masas es una plataforma con forma de embudo de unos doscientos metros de diámetro.
En la punta del embudo puede acoplarse un cohete iónico que lo trasladará al punto de Lagrange Interior del sistema Tierra-Luna. En ese punto existe una cierta estabilidad espacial que hace que los objetos que se aparquen a una determinada velocidad y dirección permanezcan siempre estables con respecto a la Tierra y a la Luna, por lo que permanecerían allí permanentemente.

De hecho, el emplazamiento del acelerador de masas se ha decidido en la cara opuesta de la Luna por dos razones que pronto se verán.

Orbita rasanteTodos los sacos de material lanzados por el Acelerador de Masas Lunar seguirán exactamente la misma trayectoria perdiendo velocidad durante su trayecto. Ese trayecto recorrerá una elipse en la que el perihelio, o punto más cercano a la superficie lunar, coincidirá con el emplazamiento desde donde fue lanzado, el Acelerador de Masas. La velocidad de lanzamiento de la carga se calculará para que el afelio, o punto más alejado, se sitúe a pocos kilómetros del punto de Lagrange Interior.

Conforme los paquetes se alejan de la Luna van perdiendo velocidad hasta alcanzar el mínimo al llegar al afelio. Allí es donde se debe colocar el colector de masas para interceptar el camino de todos los paquetes.

Este plan, no obstante, tiene dos defectos. El primero es que si el colector no llega a atrapar un paquete éste seguirá su trayectoria orbital para volver a pasar por el mismo punto desde el que fue lanzado. Para entonces habrán pasado varias horas y la Luna habrá girado ligeramente por lo que no existe el peligro de que la carga pueda chocar con la parte posterior del acelerador de masas. Sería una gracia.

Lo que sí podría ocurrir sería que el paquete volviera a pasar a un par de metros de la superficie lunar para volver a repetir la misma trayectoria una y otra vez hasta que en uno de sus perihelios chocara con alguna elevación del terreno lunar.

El peligro para la navegación espacial sería inaceptable.

Orbita SecantePara evitarlo el acelerador de masas deberá estar inclinado ligeramente hacia arriba, con lo que la órbita intersectaría la superficie lunar.

Los paquetes serán capturados en el afelio de la órbita, exactamente igual que en el caso anterior, pero el perihelio estaría situado bajo la superficie lunar, con lo que nos aseguramos de que si un paquete no es capturado por el colector chocará con un punto de la superficie lunar, siempre el mismo, sin poner en peligro las vidas de los astronautas y trabajadores del espacio.

Bastaría que un extremo del acelerador esté tres metros más alto que el opuesto para que el choque de los paquetes contra la superficie lunar se realice a más de dos mil kilómetros de la base.

Lógicamente, como nos interesa que la trayectoria siga pasando por el mismo sitio que calculamos antes, debe ser el emplazamiento del acelerador el que debemos volver a calcular para conseguirlo.

Como vemos, la Base Lunar está situada en el extremo opuesto del colector, y nunca llegarían a verse. No obstante hay dos situaciones posibles para el Colector: Los puntos de Lagrange Interior y Exterior.

Puntos de Lagrange

Los puntos de Lagrange del sistema Tierra-Luna son aquellos puntos en los que un objeto en órbita permanecería aparentemente inmóvil con relación a ambos cuerpos.

Hay cinco puntos de esas características en todos los sistemas binarios y los más adecuados para emplazar un colector serían L1 o L2.

Al estar L2 al otro lado de la Luna, protegido por ésta de las radiaciones electromagnéticas emitidas por la Tierra, tal vez sería el lugar más conveniente para emplazar un radiotelescopio espacial para el estudio del cosmos.

Eso nos deja L1 como alternativa al emplazamiento del Colector de Masas.

Para que la trayectoria de los sacos pase por el punto de Lagrange Interior del sistema Tierra-Luna, la Base Lunar deberá situarse cerca del extremo opuesto de la Luna.

Otro motivo para ese emplazamiento es el estético.
Al estar la Base Lunar en la cara oculta de la Luna nunca llegaríamos a ver las excavaciones que se realizen en su superficie.
Cierto que pasarán un par de siglos antes de que la excavación llegara a ser visible, pero al menos no estropearemos con barrillos la cara que nos ha intrigado e iluminado las noches desde el origen de la Humanidad.

Así pues, el colector de masas, conducido por un cohete iónico que se ha acoplado en su extremo, se coloca en el camino de los paquetes.

Durante dos semanas éstos van entrando por la boca del embudo. Como éste está girando alrededor de su eje, los paquetes, después de chocar en el interior, permanecen pegados a las paredes donde poco a poco se van acumulando más y más paquetes. El choque impulsaría al colector hacia atrás así que para evitarlo los motores iónicos están en funcionamiento contrarrestando el empuje de los paquetes que llegan.

Al terminar el día en la base lunar, catorce días terrestres, la tripulación aparca la excavadora, apaga la luz, echa la llave a la puerta y toma el módulo lunar para volver a Alfa.
El colector de masas, cargado con un cuarto de millón de paquetes que pesan medio millón de kilos (pesarían en la Tierra) y ocupan el volumen de media cabina de carga de la lanzadera, aumenta la potencia de sus motores iónicos para dirigirse también a Alfa. Al ser una masa tan grande tardará varias semanas en llegar, no importa, no hay nadie tripulándolo así que nadie se va a aburrir.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies