Ciudades en el Espacio

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Ciencia y Futuro

Ciudades en el Espacio

El Origen de la Idea

Los Motivos

Los Medios Técnicos

Fases de Construcción

Puerto Espacial

Habitat Espacial

Satélites Solares

Antenas Receptoras

Fin de Primera Fase

Base Lunar

Acelerador de Masas

Colector de Masas

Factoría Espacial

Fin de Segunda Fase

Alimentos del Espacio

Hasta el Infinito

Construir Ciudades en el Espacio

El Futuro de la Humanidad

Ciudades del Espacio, de Gerard K. O'Neill

Teoría de La Gran Onda

Lansi: Idioma Universal

Vida Natural

Utilidades y Herramientas

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP18.206.12.76

Datos de Pagina

Construcción de un Hábitat Espacial para los trabajadores del Puerto Espacial

Creada02-07-1999
Modificada27-05-2015
Total Visitas388
Abril2

Etapa 2: Hábitat Espacial

Lanzadera Espacial aparcando un tanque de combustible

Conforme se iban realizando viajes y más viajes para la construcción del puerto espacial, en cada viaje se ha utilizado un tanque de combustible de unos cuarenta y siete metros de largo por ocho de diámetro.

En las misiones que actualmente llevan a cabo las lanzaderas este depósito es soltado y dejado caer a tierra poco después del despegue. No costaría mucho (sí, costaría mucho, pero no tanto como para que sea imposible) hacer que los depósitos, una vez agotado el combustible, siguieran su camino hacia el espacio y fueran dejados bien sujetos en algún lugar que no estorbe y que no esté demasiado lejos de Alfa.
Una vez terminada la construcción tendremos unos treinta depósitos vacíos de combustible.

Lo primero que haremos será abrir agujeros en ellos y colocar pasillos y escotillas que comuniquen unos depósitos con otros formando dos racimos de siete depósitos cada uno.

En el extremo del depósito central del racimo acoplaremos un pasillo de unos dos metros de diámetro y cincuenta de longitud construido con paneles prefabricados en la Tierra.
Del extremo de los otros depósitos saldrán unos cables, también de cincuenta metros de largo que serán los que sujeten el peso de los tanques.

Tanto el pasillo como los cables van a dar a un depósito en el que se habilitarán escotillas para salir al exterior y que hará las veces de vestuario: en él se dejarán los trajes espaciales cuando los obreros hayan terminado su trabajo en el exterior.

Tanques de Combustible atados al extremo de una Torre Centrífuga A la izquierda vemos la forma en que se pueden unir siete tanques externos de la lanzadera espacial para formar un módulo habitable.
Del tanque central parte la torre que comunica con el otro extremo mientras los demás tanques están también sujetos con cables de acero.
Tanques de Combustible Vistos desde abajo La misma imagen vista desde la parte inferior del módulo. A cada tanque se le han añadido varias compuertas para comunicarse con los tanques adyacentes.
El tanque central será de servicios y los que lo rodean serán los residenciales.
Dos Modulos de Tanques en RotaciónA la derecha vemos como dos módulos están sujetos entre sí por una torre y seis cables que se unen en un tanque central.
Se pueden añadir más módulos, siempre en número par, hasta conseguir la cantidad de espacio habitable que necesitemos.

Una vez todo sujeto, la estación se pondrá a rotar en el plano de la elíptica, al principio a dos rotaciones por minuto.
Con esta velocidad de rotación los objetos pesarán la mitad que en la Tierra, por lo que no será tarea difícil terminar de acondicionar el interior de los depósitos para hacerlos habitables.

Tanque de Combustible acondicionado para habitarEl diseño interior de cada depósito puede quedar como un reto a los decoradores de interiores. Al fin y al cabo se trata de un cilindro de ocho metros de diámetro por casi cincuenta de alto, a ver qué diseñador acepta el reto de fabricar muebles que se adapten a paredes curvas.

Sean como sean los muebles que pongamos, se pueden habilitar varias plantas (en el dibujo de la izquierda se pueden distinguir siete) de cincuenta metros cuadrados cada una. Si multiplicamos esta cantidad por los doce depósitos externos (supondremos que en los dos internos están los servicios comunes, como cocinas, gimnasios, escaleras y salas de ocio) tendremos un total de 4.200 m² habitables.
Un portal de vecinos típico de nuestras ciudades suele tener cinco plantas de cuatro pisos de unos ochenta metros cuadrados. Eso hace un total de 1.600 m² para unas sesenta o setenta personas.

Según esa proporción, en Alfa podrían vivir cómodamente unas doscientas personas, pero no sería conveniente saturar la estación.
Más bien pienso que las personas que trabajen en el espacio acabarán muy cansados, y después de darse una ducha y comer una hamburguesa con Coca-Cola, (no olvidemos que, al menos al principio, la mayoría serán estadounidenses) querrán relajarse y olvidarse del duro trabajo realizado. Si no pudieran disfrutar de las pocas horas de ocio que tengan, los nervios y las tensiones se irán acumulando hasta provocar conflictos interpersonales.
Y aquí no puedes desahogarte dando un portazo al salir, así que es mejor mantener una población menor, quizás hasta cien habitantes, y ofrecer más espacios de esparcimiento, relajación y ocio.

Así pues, construidas por fin las habitaciones, habilitadas las cocinas y los aseos, los gimnasios y las discotecas, con las jardineras plantadas de hermosas flores, ha llegado la hora de habitar en él.

La velocidad de rotación se aumentará hasta tres rpm. con lo que en la planta baja, a cien metros del eje de rotación, pesarás lo mismo que pesabas en la Tierra.
Conforme subieras por las escaleras del cilindro central irías pesando cada vez menos y, en la planta superior pesarías poco más de la mitad, si en la Tierra pesabas 80 Kg, allí solo pesarás unos 45 ó 50.

Ahora tienes que subir cincuenta metros por una escalera de mano.
Esto son veinte pisos, una barbaridad, desde luego y nadie en su sano juicio se plantearía algo así de forma habitual.
Pero por cada escalón que subes pesas un poquitín menos. Al subir veinticinco metros pesas 25 Kg. así que en vez de estar cada vez más cansado resulta que te sientes más y más ligero conforme subes.
Llegará un momento en que empezarás a usar sólo las manos, sin necesidad de apoyar los pies en los escalones, aunque eso será ya a punto de entrar en el módulo central de la estación.
Para bajar, en cambio, se puede seguir un procedimiento similar al de los bomberos, una barra por la que se deslice la gente. Al bajar iremos aumentando de peso pero sólo pesaremos la mitad que en la Tierra al llegar a la primera planta (permitidme establecer una convención que me parece bastante lógica: en todas las estaciones orbitales de tipo torre centrífuga que se construyan, las plantas se numerarán desde arriba hacia abajo).

Al llegar al centro de la torre te encuentras en otro depósito que ha sido acondicionado como vestuario. Las paredes están cubiertas de paneles donde se guardan los trajes espaciales y a cada extremo de la sala hay una esclusa.

Diseño de la NASA de dos tanques unidos en una torre centrífuga

Habitat espacial construido con tanques

Aquí tenemos un par de diseños, uno de ellos compuesto por un solo depósito a cada extremo de una torre, y otro, más complejo, formado por dos anillos de doce tanques cada uno. 

A medida que se realicen nuevos viajes, los depósitos vacíos que sigan llegando se acondicionarán para usarlos como laboratorios o para formar parte de nuevos habitáculos.

En cualquier caso, estos hábitats no pueden ser permanentes. La falta de blindaje adecuado hace que sólo puedan ser usados para estancias cortas, de pocos meses de duración, y debiendo refugiarse en una cámara blindada en el centro de la estación, cuando se prevean radiaciones solares más intensas de lo habitual.

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies