Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Historia General

La Prehistoria

La Edad Antigua

Egipto

Grecia

Roma

Los Gladiadores Decapitados de York

El Mundo Perdido de Pompeya

La Vida Cotidiana de los Romanos

Las Legiones Perdidas de Varo

El Misterio de las Catacumbas

Ingeniería Romana

Roma: Imperio Oculto

Los Germanos

Cómo los Romanos Cambiaron el Mundo

Asia

América

Varias Civilizaciones

Ciencia y Tecnologías de la Antigüedad

La Edad Media

La Edad Moderna

La Edad Contemporánea

Documentales de Religión

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Enterradas bajo el subsuelo de Roma, aún se encuentran varias calles, templos y viviendas que nos muestran cómo vivían los romanos.

Creada06-06-2017
Modificada06-06-2017
Total Visitas13
Noviembre4
Octubre5
Septiembre1
Agosto1
Media Mensual2

Reseña del Documental El Imperio Oculto de Roma de la serie Ciudades bajo Tierra

Roma: Imperio Oculto

La ciudad de Roma fue el corazón de uno de los mayores imperios de la Tierra. Durante casi 3.000 años se han construido grandes palacios y modestas viviendas, y en muchas ocasiones se ha hecho sobre los escombros de edificios anteriores. Pero a veces se ha hecho sobre los mismos edificios, quedando algunos de ellos intactos y transitables bajo las calles de la Roma actual.

El Circo Máximo

En el siglo I aC Roma había crecido hasta ser la ciudad más grande del mundo. Un millón de personas se apiñaban dentro de sus murallas, que encerraban una extensión de 25 Km².

Circo Máximo de RomaAllí podían encontrarse numerosos edificios, palacios, templos y estadios, como el Circo Máximo, donde se celebraban carreras de caballos y carros, luchas de gladiadores y caza de fieras que atraían el interés de decenas de miles de espectadores.

Durante el mandato de Julio César las gradas se ampliaron para acoger hasta a 250.000 espectadores.

Hoy el terreno está nueve metros por encima de la pista original, pero hace 1.700 años bajo el estadio se encontraba un templo secreto, el Mitreo.

En el siglo I, cuando el cristianismo era aún desconocido en Roma, existían muchos templos y religiones adoradoras de muchos dioses. Las religiones se practicaban abiertamente, sin conflictos entre ellas, pero los adoradores de Mitra practicaban algunos de sus ritos en secreto.

Mitra es un dios de origen persa del que se decía que había nacido en una cueva, por lo que sus seguidores oficiaban sus ritos en cuevas y edificios subterráneos sin ventanas.

Los mitraicos realizaban sacrificios animales, principalmente de toros, a los que consideraban los animales más nobles y puros. Y su religión era seguida por la mayor parte de los soldados del imperio. Fueron los soldados romanos, en sus campañas en Partia (Irak e Irán) los que trajeron el culto y lo extendieron en el imperio entre el siglo I aC y el I dC.

Los constructores del templo subterráneo utilizaron piezas de mármol reutilizadas de otras edificaciones, y se han encontrado algunas inscripciones recortadas para que encajaran en su nuevo emplazamiento en altares, suelos y muros.

Los muros eran tan gruesos y sólidos que no se han hundido a pesar de los  casi 2.000 años transcurridos desde su construcción, y soportan incluso un edificio moderno de cinco plantas.

La Ínsula de Vicus Caprarius

Hace 2.000 años, mientras los emperadores vivían en grandes palacios, la mayoría de los romanos vivían en insulae, edificios de apartamentos de varias plantas. La mayoría han sido derruidos, pero algunos han quedado enterrados intactos bajo el terreno actual.

La Insulae Vicus Caprarius, de tres plantas, fue construida en tiempos de Nerón, después del incendio de Roma. En el siglo II se hicieron unas reformas y otras en el siglo IV.

Sobre el siglo XI y XII se elevaron nuevos estratos sobre los que se construyeron varios edificios de la Edad Media. Las calles y viviendas que quedaron bajo el nuevo nivel del suelo quedaron desiertas, pero han resistido hasta hoy.

En la planta baja de las insulaes se encontraban tiendas y talleres de comerciantes. En la primera planta, con terrazas, vivían los más adinerados. La tercera, hecha de madera, era para las clases más pobres.

La Ínsula Vicus Caprarius gozaba del privilegio de estar construida junto a un acueducto del que abastecía dos grandes cisternas de 15 m³ de agua. Disponía de agua corriente y retretes en los alojamientos de la primera planta.

El Estadio de Domiciano

En el año 80, el emperador Domiciano era aficionado a los deportes y asistía con asiduidad al Coliseo y al Circo Máximo, pero para dar cobijo también a deportes griegos hizo construir un nuevo estadio más pequeño, de sólo 300 m de largo por 60 de ancho, con cabida para 30.000 espectadores, que, inaugurado en el 86, estuvo en uso durante varios siglos hasta que, tras la decadencia del imperio, fue abandonado.

Sobre los graderíos, respetando la forma del estadio, en el siglo XVI se construyeron numerosos edificios dejando las antiguas pistas en el centro, formando la actual plaza de Navona, seis metros por encima de las antiguas pistas deportivas. Desde los sótanos de algunos de los edificios de la plaza se puede acceder a las habitaciones que había bajo las gradas.

Como en casi todo el mundo antiguo, la riqueza estaba en manos de menos del 1% de la población mientras el 99% vivían en la miseria. Muchos se veían obligados a ejercer la prostitución, que como era una actividad legal y habitual, a menudo se practicaba en público, bajo los arcos de entrada al estadio. El nombre de los arcos, en latín fornos, dio nombre a la actividad de la fornicación.

Los arcos fueron un avance arquitectónico fundamental, que al redistribuir el peso hacia las columnas permitía elevar edificios de varias plantas. La fabricación en serie de ladrillos permitió acelerar la construcción, lo que redujo a menos de la mitad el tiempo necesario para construir un edificio.

La Basílica de Trajano

Durante el reinado de Trajano, el imperio romano alcanzó su máxima extensión, 6 Millones de Km², con una población de 60 Millones de personas. Las riquezas del imperio se invirtieron en grandes obras públicas en Roma, con un Foro que empequeñecía a los anteriores y una gran basílica, de 180 m de longitud.

La Basílica era el centro administrativo del imperio y la sede judicial a la que acudían los romanos para todos sus asuntos legales. Alrededor había muchas tiendas y comercios que se extendían hasta el Foro, centro de reuniones sociales.

Estuvo en uso durante muchos siglos, hasta el final de la Edad Media cuando fue abandonada y los escombros de nuevas construcciones durante el Renacimiento comenzaron a enterrarla.

En el año 2.004, al realizar unas reformas en un edificio moderno, los obreros que trabajaban en el sótano abrieron un acceso a las plantas inferiores de la basílica, descubriendo un tesoro histórico de valor incalculable.

Bomberos de Roma

En 1.867, bajo un viejo edificio, se encontró una calle enterrada. En esa calle se encuentra un sólido edificio que, según descubrieron los arqueólogos que lo estudiaron, había sido un parque de bomberos en el siglo II.

Aproximadamente unos 400 bomberos vivían y tenían su base en este parque, muchos de ellos antiguos esclavos que habían sido liberados y ganado la ciudadanía. El trabajo no les faltaba, casi todas las noches se producía algún incendio en las cocinas o establos de la ciudad.

Combatían los incendios con cubos y mantas empapadas en agua que sacaban de las numerosas fuentes que había en la ciudad.

Me sorprende que el documental no mencione las Bombas de Agua, ya inventadas un par de siglos antes y que permitían lanzar chorros de agua con mangueras hacia el corazón del incendio. Ver Tecnología de la Grecia Antigua

También se ocupaban de mantener el orden por las noches, actuando como un cuerpo policial contra los frecuentes ladrones y asesinos que pululaban por las calles.

Dentro del edificio se encuentra una pequeña capilla dedicada al dios Genius, al que los bomberos adoraban.

A partir del siglo III dejó de usarse y durante la Edad Media los muros sirvieron de cimientos a los nuevos edificios que se construyeron encima, quedando bajo el subsuelo una escena de cómo vivían los romanos hace casi dos mil años.

Ver Ficha de El Imperio Oculto de Roma de la serie Ciudades bajo Tierra

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies