El Coronavirus COVID-19

Bienvenidos a MasLibertad

El Coronavirus COVID-19

Contagiados y Muertos por Países

Estos son los Muertos...

La Incompetencia de los Políticos

La Guerra de las Mascarillas

El Síndrome de China

El Pico de la Curva de Simón

Noticias del Coronavirus

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar
IP3.237.67.179

Datos de Pagina

La Incompetencia, Errores y Ruindades de los Políticos durante la Crisis del COVID-19

Creada20-03-2020
Modificada25-03-2020
Total Visitas60
Noviembre7

Incompetencia y Ruindad de los Políticos

No tenía intención de mezclar el tema del Coronavirus con temas políticos, pero anoche (16 de Marzo) vi en una entrevista a Tedros Adhanom, director general de la OMS, elogiando la "valentía" de nuestros gobernantes "pero..." criticando las actitudes de los ciudadanos.

En mi opinión, este tío es un ignorante que no conoce a nuestros políticos ni a nuestros ciudadanos.

La verdad, nuestros políticos han actuado y siguen haciéndolo, como unos irresponsables y cobardes.

Y los ciudadanos, al menos la inmensa mayoría, con pocas excepciones, se están comportando con mucha más valentía y sensatez que nuestros gobernantes.

Y no son los únicos, en la mayoría de los países, con pocas excepciones, los políticos han intentado esconder la cabeza bajo tierra, a ver si con suerte el virus pasaba de largo.

Antes del 8M

La OMS, Organización Mundial de la Salud, fue informada en Diciembre de 2019 de que en China se estaba extendiendo una grave epidemia de Coronavirus. Durante semanas, la OMS no hizo nada. No envió médicos ni observadores a recabar información.

Ya desde Enero, médicos entrevistados en China anónimamente, por temor a las represalias del gobierno chino, manifestaban estar aún más asustados por el virus. En España, los expertos de CSIC, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, alertaron al Gobierno de la necesidad de tomar medidas «desde el primer momento» para combatir el virus. El Gobierno no hizo caso.

El primer país europeo en el que entró el virus fue Italia. Los políticos españoles podrían haber estudiado su evolución para imaginar lo que era previsible que pasara en España o en cualquier otro país de similares características. No esconder la cabeza pensando que si no lo miramos pasará de largo.

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar
pon las tuyas a remojar.

Cuando se empezaron a dar los primeros casos en España, lo más normal y probable es que aquí se produjera una evolución y un crecimiento de casos similar. A no ser que hiciéramos algo diferente para reducir el índice de contagios. O incrementarlo.

A finales de febrero, por fin, la OMS hizo un llamamiento internacional a todos los países para que se prepararan para una posible pandemia global adquiriendo cuanto antes productos de protección individual, como mascarillas o guantes. El Gobierno de España no hizo nada.

La semana anterior al 8 de Marzo, con más de 500 contagiados y 10 fallecidos en España, diversas autoridades sanitarias, españolas y extranjeras, recomendaron que no se celebraran las manifestaciones convocadas en toda España para conmemorar el Día de la Mujer Trabajadora.

También la Presidenta de la Comunidad de Madrid pidió más contundencia en la lucha contra el Coronavirus, y pidió que se aplicaran medidas para apoyar a los servicios sanitarios y, especialmente, a las residencias de ancianos.

El Gobierno de Pedro Sánchez desacreditó esas recomendaciones y animó a todas las mujeres a asistir a la manifestación del 8M. También numerosos tertulianos de los medios de izquierda, que acusaban a la derecha de querer propagar el virus del machismo, que según ellos era mucho más peligroso que el coronavirus.

La misma OMS, al superar la cifra de 100.000 contagiados en el mundo, el 7 de Marzo publicó un informe en el que recomendaba tomar medidas para reducir el contagio. Una de esas medidas era evitar las concentraciones multitudinarias, especialmente en eventos deportivos y manifestaciones. De nuevo, el gobierno de Pedro Sánchez no hizo caso.

En vez de cancelar las manifestaciones y decirle a los ciudadanos que fueran prudentes y se refugiaran en sus casas para no contagiar ni ser contagiados, les animaron a acudir masivamente a la manifestación del 8 de Marzo en conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora.

A la cabecera de la manifestación iban las mujeres del Presidente Sánchez y del Vicepresidente Iglesias, junto con varias ministras y miembros de asociaciones feministas. A un grupo de mujeres de un partido de la oposición las insultaron, amenazaron y las echaron de la manifestación. Osea, que no era una manifestación de todas las mujeres, sino sólo de mujeres de izquierda.

Y allí estaban ellas, hombro con hombro para contagiarse el virus, con la terrible consecuencia de que en los días siguientes el número de contagiados y muertos superó con creces la curva de crecimiento que habían experimentado en Italia.

Todas esas muertes de más deberían pesar en las conciencias de los irresponsables que promovieron una manifestación que se debería haber aplazado, por lo menos hasta que hubiera pasado la crisis sanitaria. Pero hasta ahora los políticos gobernantes de España han demostrado no tener conciencia.

Ni vergüenza.

Después del 8M

Las mujeres del Presidente Sánchez y del Vicepresidente Iglesias, que desfilaron a la cabecera de la manifestación del Domingo, 8 de Marzo, se hicieron análisis el Miércoles 11, y comprobaron que ambas habían contraído el virus, junto con alguna otra ministra asistente. Y quién sabe cuantas otras personas que, por no ser esposas de dirigentes políticos no pudieron hacerse análisis.

Se informó a los medios de comunicación que la mujer del vicepresidente Iglesias había dado positivo en Coronavirus, pero se ocultó que también lo había dado la mujer del presidente Sánchez.

Haced lo que yo os diga.
No lo que yo haga.

Por puro sentido de prudencia, Iglesias, como cualquier persona cuyo cónyuge hubiera sido contagiado, debería haberse quedado en casa, evitando cualquier contacto con otras personas y cumpliendo sus obligaciones por teléfono o videoconferencia, pero ¿cómo iba él a perder la oportunidad de aparecer en las noticias y de intervenir en las importantes decisiones que había que tomar?

El Viernes 13 se celebra un Consejo de Ministros al que asiste Iglesias, a pesar de que por prudencia debería estar en cuarentena. ¡Ni siquiera llevaba una mascarilla! Un presidente decente, directamente, lo habría mandado a su casa. Destituido y con una multa ejemplar. Pero como Sánchez estaba en la misma situación (él lo sabía, pero los demás aún no) no se atrevió. Probablemente ni se lo planteó.

Tras siete largas horas de deliberación, compartiendo aire y virus, se declaró el Estado de Alerta, para pedir a los ciudadanos que no hicieran como ellos, que si tenían contacto con personas contagiadas, por pura prudencia debían quedarse en casa y en aislamiento.

No fue hasta esa noche, y publicado en los periódicos al día siguiente, que se supo que el presidente Sánchez estaba en la misma situación que Iglesias, que su mujer también había dado positivo en coronavirus y que él había tenido la desfachatez de querer ocultar una información tan importante que desde el primer minuto deberíamos haber conocido todos los españoles.

Una de las primeras medidas acordadas es que a partir de ese momento todas las compras de material sanitario para los hospitales públicos serán realizadas por el Ministerio que lo repartirá a las comunidades que lo requieran.

Se inició así La Guerra de las Mascarillas. Pero no sería la única.

La Guerra de la Propaganda

El Gobierno de Cataluña, al mando del inhabilitado Torra (si está inhabilitado como diputado ¿cómo puede ser presidente? Si no vale para cura, menos para Papa) ha cambiado su mantra "España nos Roba" por "España nos Mata". Se niega a acatar las órdenes del Gobierno y dice que seguirá actuando por su cuenta, junto con el lendakari vasco, también independentista, unidos para separar.

Ante esto, que debería llevar a su inmediata destitución, la ministra Robles "conmina" y "advierte", pero no hace nada.

En una entrevista en la BBC, Torra denuncia que el gobierno de España está provocando una catástrofe sanitaria en Cataluña. De nuevo el gobierno se muestra "preocupado", pero sigue sin hacer nada.

Valiente con los Muertos
Cobarde con los Vivos.

¿Donde está la prueba de lo que decía Tedros Adhanom sobre la supuesta "valentía" de nuestros gobernantes?

Si un presidente de España declara el Estado de Alerta para combatir el coronavirus, y los presidentes de dos comunidades autónomas se niegan a ello, lo valiente sería destituirlos de inmediato, mandar a las fuerzas del orden a detenerles y que el Ministerio se haga cargo del gobierno de esas regiones hasta que se supere la crisis y se convoquen nuevas elecciones. Excluyendo a delincuentes y fugitivos de la Justicia.

Si no lo hace es porque el presidente está gobernando gracias a los apoyos de esos dos, los que quieren desmembrar España. Los necesitó para gobernar y mientras tenga la exigua mayoría que tiene no dudará en comprarles su apoyo a costa y perjuicio de todos los españoles decentes.

El Resultado de la Incompetencia

España tiene 46 Millones de habitantes. Eso es el 0'6% de la población mundial.

En igualdad de condiciones, en España deberíamos tener el 0'6% de los casos de contagio y muertes de todo el mundo.  

Pero no es así. En países como Corea del Sur y Taiwan entre otros, lo han visto venir de mucho antes, se han preparado y tomado las medidas adecuadas. Sus políticos han salvado cientos, miles de vidas.

También en Alemania, uno de los primeros países de Europa con casos de Coronavirus, han tenido también miles de casos pero muchísimas menos muertes que sus países vecinos. El motivo es, sencillamente, que empezaron a prepararse desde mucho antes y dieron prioridad a los test de diagnóstico a la población, que realizan a razón de Medio Millón de test cada semana.

Pero España está gobernada por una banda de incompetentes y ruines, que sólo se preocupan por salir en televisión y presumir de supuestas pero falsas victorias, como repartir graciosamente las mascarillas y materiales sanitarios que ha robado a los hospitales andaluces y madrileños.

A día 25 de Marzo, en todo el mundo se han producido 423.000 contagiados y 19.000 fallecidos.

Con un porcentaje de población del 0'6%, en España deberíamos tener 2.500 contagiados y 115 fallecidos. 

Pero tenemos 42.000 contagiados y 3.000 fallecidos. El 10% y el 16%.

Todas las muertes que se han producido de más han sido por culpa de la Incompetencia, la Desidia y la Ruindad de nuestros gobernantes.

Colaboración Privada, Mezquindad Pública

Amancio Ortega, el mayor empresario de España, propietario de Inditex y de la cadena Zara, dona a la sanidad pública 300.000 mascarillas, va a mantener los empleos mientras pueda sin despedir a nadie, aunque tenga las tiendas cerradas, y va a reconvertir parte de sus empresas para producir más materiales sanitarios. Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores junto con Iglesias y los presidentes de la arruinada Venezuela, Chávez y Maduro, del partido Unidas Podemos y enemigo declarado de cualquier empresario, le critica y le acusa de querer aprovecharse de todos los contribuyentes.

¿Qué parte no ha entendido este envidioso resentido?

No sólo Inditex, también otras muchas empresas han puesto dinero, materiales y medios para ayudar desinteresadamente en la lucha contra la pandemia. Según el Vicepresidente, Pablo Iglesias, son limosnas despreciables. Él las desprecia y lo que él querría es, como su líder ideológico, Chávez, expropiar todas las propiedades y las empresas privadas y entoncés él sería muy generoso con el dinero de los demás. No sabe que para ser generoso hay que dar lo propio, no lo de los demás.

 

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies