Reseñas de Documentales y Libros

Bienvenidos a MasLibertad

Torrejón de Ardoz

Areas de Ciencias

Documentales y Libros

Las Ciencias del Universo

La Tierra

Vida y Evolución

Salud y Medicina

Tecnología

Documentales de Historia

Documentales de Religión

La Existencia de Dios

Historia Bíblica

Los Mitos del Edén

Abraham y su Descendencia

De Moisés a la Tierra Prometida

El Reino de Judá-Israel

La Vida de Jesús

El Entorno de Jesús

Nacimiento e Infancia

Juan Bautista

La Vida Pública de Jesús

Resucitando a Lázaro

Jesús el Revolucionario

El Auténtico Jesús

Los Misterios de Jesús

La Vida Privada de Jesús

Semana de Pasión

La Crucifixión

Series sobre Jesús

La Iglesia Primitiva

Reliquias del Cristianismo

La Biblia

Las Otras Escrituras

Misterios Fantásticos

Áreas de Religión

Economía y Política

La Última Página

Datos de Usuario

AnónimoEntrar

Datos de Pagina

Fue amigo de Jesús. Enfermó y sus parientes llamaron a Jesús para que lo sanara. Pero era demasiado tarde.  ¿O no?

Creada29-05-2017
Modificada31-05-2017
Total Visitas4
Septiembre1
Junio3
Septiembre0

Reseña del Documental Resucitando a Lázaro de la serie Los Enigmas de Jesucristo

Resucitando a Lázaro

El Evangelio de Juan 11:1-45 cuenta cómo Lázaro murió y luego fue resucitado por Jesús. Es uno de los relatos más largos de los evangelios, pero a pesar de ser el sujeto de la historia, Lázaro no habla nunca.

Según la tradición de la Iglesia Cristiana Ortodoxa, Lázaro tuvo que huir de Israel por las persecuciones religiosas a los cristianos, y en el año 45, apenas una década después de la crucifixión, viajó a Chipre, donde vivió otros 30 años más hasta su segunda y definitiva muerte. Y según esa misma tradición sobre su sepulcro se construyó una basílica.

En 1.972, unos obreros encontraron en la Iglesia de San Lázaro, en Lárnaca un sarcófago que contenía huesos. En un lateral estaba escrito "El Amigo de Jesús". Así era llamado Lázaro, y eso hizo suponer que los restos correspondían al mismo.

El Amigo de Jesús

Lázaro vivía con sus hermanas Marta y María en Betania, a tres Km de Jerusalén, una media hora andando, y allí se alojaba Jesús cuando visitaba Jerusalén, especialmente en la última semana de su vida.

Jesús tenía una relación especial con Marta y María, que eran muy opuestas. Mientras María era callada e introspectiva, Marta era alegre y activa. Una vez (Lucas 10:38-42) Marta se quejó de que María se quedaba siempre sentada a los pies de Jesús escuchando sus palabras mientras ella tenía que realizar todo el trabajo de atender a sus invitados.

En las últimas semanas de su ministerio, Jesús y sus discípulos estaban siendo perseguidos por las autoridades religiosas de Jerusalén y se alejaron al Este del Jordán. Lázaro enfermó y sus hermanas enviaron aviso a Jesús, pero cuando éste recibió el mensaje aún postergó su regreso varios días.

Cuando por fin regresó a Betania, Lázaro ya llevaba cuatro días muerto y había sido enterrado.

Marta fue la primera en conocer la llegada de Jesús y salió a su encuentro.

— Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano, mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará.

— Tu hermano resucitará.

— Yo sé que resucitará en la Resurrección, en el día postrero.

— Yo soy la Resurrección y la Vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

— Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

Y cuando hubo dicho esto, fue y llamó a su hermana María, diciéndole en secreto:

— El Maestro está aquí y te llama.

Juan 11:21-28 (Extracto)

La palabra griega usada por Juan es Didáscalos, que es traducida como Maestro.

María corrió hasta donde Jesús esperaba y le repitió las mismas palabras que había dicho su hermana.

— Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano.

Y Jesús lloró.

Después pidió que le llevaran al sepulcro y dijo Jesús:

— Quitad la piedra.

Marta le dijo:

— Señor, hiede ya, pues lleva cuatro días.

— ¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?

Entonces quitaron la piedra. Y Jesús dijo:

— Padre, gracias te doy porque me has oído. Yo sabía que siempre me oyes pero lo dije por causa de la gente que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.

Y clamó a gran voz:

— ¡Lázaro, ven fuera!

Y el que había estado muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario.

Juan 11:32-44 (Extracto)

Al llegar la noticia a Jerusalén, los sacerdotes del Sanedrín temieron que una proclamación de Jesús como Mesías pudiera provocar que los romanos les quitaran los cargos que ocupaban, y decidieron matarle.

Jesús y los suyos huyeron a Efraín, un pueblo cercano al desierto, pero cuando faltaban pocos días para la Pascua volvieron a Betania. Lázaro y sus hermanas celebraron su regreso con una fiesta y, durante la cena, mientras Marta les servía, María ungió los pies de Jesús con una libra de un caro perfume de nardo.

Al día siguiente Jesús y sus discípulos fueron a Jerusalén, iniciando la Semana de Pasión que llevaría a Jesús a la cruz.

Lázaro no es mencionado nunca más en la Biblia.

Lázaro en Chipre

Durante los primeros años tras la muerte de Jesús, hubo persecuciones contra los cristianos y algunos huyeron hacia diversas colonias judías que había en el Mediterráneo. Entre ellas estaba la isla de Chipre.

Una tradición narrada sobre el siglo VIII afirma que Lázaro viajó a Chipre, y allí predicó la resurrección de Jesús. Al parecer, cuando Pablo y Bernabé visitaron Chipre en su primer viaje apostólico, lo nombraron obispo de Lárnaca.

Sobre su sepulcro (el segundo y definitivo) se construyó una iglesia en el siglo V. Ésta fue destruida en el siglo VII, no se sabe si por la invasión musulmana que tuvo lugar en esas fechas o por un terremoto.

A finales del siglo IX corrió el rumor de que sus restos habían sido encontrados y en el 901 el emperador de Constantinopla envió unos caballeros a por las reliquias. A cambio, hizo que se construyera la actual iglesia de San Lázaro.

Los huesos permanecieron en Constantinopla, al menos hasta que fue tomada por los turcos. Después desaparecieron para siempre.

O tal vez no.

Los Huesos de Lázaro

En 1.970 se incendió la Iglesia de San Lázaro, en Chipre. Durante las obras de restauración se encontró un sarcófago con huesos en su interior.

Son sólo unos seis huesos, no el esqueleto completo. ¿Es posible que hubieran quedado allí en el 901, cuando los caballeros de Constantinopla vinieron a llevarse las reliquias?

Los huesos son sacados en procesión cada 17 de Marzo.

ESO dice el documental, pero en Wikipedia se dice que la procesión se realiza el Sábado antes del Domingo de Ramos.

Se consideran tan sagrados, que los custodios no permiten que se hagan análisis sobre ellos, pero sí acceden a que se analicen trozos de madera encontrados dentro del sarcófago que corresponden a la caja en la que estaban sus restos.

La madera es de enebro, que solía ser usada en Chipre en tiempos antiguos para la fabricación de ataúdes. Pero la datación por Carbono 14 indica que sólo tiene unos tres siglos de edad.

Hasta que se puedan analizar los huesos, no se podrá confirmar que pertenezcan a alguien que vivió en el siglo I y que, por consiguiente, podría ser el Lázaro descrito en el Evangelio de Juan.

La Identidad de Lázaro

Según algunos exegetas, el hecho de que Lázaro sólo sea mencionado en el evangelio de Juan sugiere que podría no ser un hecho histórico, sino una leyenda añadida a la historia para incluir el milagro de la resurrección.

Pero hay otro detalle en la historia que a algunos estudiosos les ha llamado la atención. El autor de Juan se refiere varias veces a sí mismo, pero no con su propio nombre, que nunca menciona, sino como el discípulo a quien Jesús amaba.

Y Lázaro es mencionado como el amigo a quien Jesús amaba.

¿Es posible que se tratara de la misma persona?

El discípulo amado no aparece ni es mencionado en el evangelio de Juan hasta la Última Cena, poco después de la resurrección de Lázaro, y el día antes de la crucifixión de Jesús.

¿Es posible que fuera Lázaro quien estaba sentado al lado de Jesús durante la última cena?

En mi opinión

Perdonad que me oponga a esta idea.

Según las costumbres de la época, Jesús no estaba sentado en una silla, sino recostado en un triclinium, con la cabeza hacia dentro y los pies hacia fuera. Como invitado de honor, estaba en un extremo, recostado sobre el brazo izquierdo y comiendo de una mesa central con la mano derecha.

Junto a él, apoyando la cabeza en el pecho de Jesús, se recostaba su anfitrión, el dueño de la casa, que es el discípulo amado que narra el Evangelio según San Juan, tal como fue escrito 70 ú 80 años más tarde en Éfeso.

Y a continuación estaban recostados los demás apóstoles.

Por los datos ofrecidos en Juan podemos deducir que este discípulo amado tenía su casa en Jerusalén, una casa rica, de dos plantas, en cuya planta superior se celebró la Última Cena. Era un personaje importante, conocido del Sanedrín y respetado por la portera del mismo, que le dejó pasar con Pedro al patio donde iban a juzgar a Jesús.

Era bastante más joven que Pedro y probablemente era sacerdote.

Nada de todo ello encaja con Lázaro.

Además, según el escritor y periodista Juan Arias en su libro del año 2.001, Jesús, Ese Gran Desconocido, la historia de la resurrección de Lázaro está copiada de un relato egipcio del año 1.000 aC, donde se narra cómo Horus resucitó a la momia de Al-Azar-Us. Ignoro si ese dato es fiable, pero en internet se pueden encontrar bastantes páginas a favor y otras tantas en contra. A vuestro criterio queda.

Lo cierto y comprobable es que Lázaro no fue mencionado por Marcos, 30 ó 40 años después de morir Jesús. Alrededor del año 80 (como mínimo) se escribieron los evangelios de Mateo y Lucas, basados ambos, pero de forma independiente, en Marcos, y tampoco ninguno mencionó a Lázaro. Y entre el 100 y el 110, 70 ú 80 años después de la crucifixión, un anónimo, que nadie sabe como se llama pero que la iglesia supone que es el apóstol Juan, dice que estuvo en sitios donde ningún evangelista anterior lo ha mencionado y narra la historia de un personaje que nadie antes había nombrado.

Sinceramente, después de haber escrito La Guía para Comprender los Evangelios llegué a la conclusión de que el autor del evangelio atribuido a Juan tiene toda la pinta de ser muy poco fiable. Por ser suave.

Así que siendo él el único que cuenta la historia de la resurreción de Lázaro, que no había sido mencionada por ningún evangelio ni epístola anterior en los 80 años trascurridos desde el hecho narrado, creo bastante probable que, copiada o no de la leyenda egipcia de Al-Azar-Us, es un añadido propagandístico para aumentar la lista de milagros de Jesús.

Ver Ficha de Resucitando a Lázaro de la serie Los Enigmas de Jesucristo

Perdón por la interrupción

La Ley me obliga a darte el siguiente

Aviso Legal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Si lo desea, puede Ampliar Información

Aceptar Cookies

Bienvenidos a MasLibertad | ¿Quién soy yo? | Cartas al Autor | Aviso Legal sobre Cookies